LITORAL: Desde el librero

Temas del español contemporáneo, de Luis Fernando Lara

Luis Fernando Lara es un reconocido lingüista, incansable defensor del idioma español, en particular del que hablamos los mexicanos, labor de las que se pueden ver en sus resultados como director del proyecto del Diccionario del Español en México (DEM), que encabeza en El Colegio de México (Colmex) desde 1973, además de haber sido propuesto y aceptado para ocupar una silla en El Colegio Nacional (Colnal), que detenta desde 2007.

Además de ser miembro del Sistema Nacional de Creadores, este doctor en lingüística y literatura hispánicas por el Colmex, grado que obtuvo en 1975, es un prolífico autor de libros, entre los que cabe mencionar Teoría del diccionario monolingüe (1996), Lengua histórica y normatividad (2004) y Teoría semántica y método lexicológico (2015).

A esta pléyade debe sumarse Temas del español contemporáneo, publicada en el último año y que reúne un grupo de conferencias que impartió en el Colnal con el propósito de difundir cuatro temas que atañen a la sociedad hispanohablante contemporánea que atañe a todos, para entender el papel actual del idioma que compartimos con miras al futuro. Se trata de cuatro charlas en las que el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2013 hace una fuerte defensa de la lengua aún en contra del país de origen: España.

Los temas que abordó en esas conferencias, y que para su difusión el Colmex y el Colnal publicaron en un breve libro dentro de la colección Jornadas, número 165, son “Variación, multicentrismo y multipolaridad del español contemporáneo”, “La diversidad en ciencia y traducción”, “Lo ´políticamente correcto´ y el papel de los diccionarios” y “El valor económico del español”, por sus títulos abreviados.

En sus alocuciones, el especialista nacido en 1943 hace una exaltación de la pluralidad del habla que nos hermana a casi 500 millones de personas en el mundo, siendo la segunda a nivel mundial después del chino mandarín y que en América Latina nos fue impuesta en el siglo XV. Pluralidad que, no obstante, nos permite comunicarnos y entendernos a pesar de todas las singularidades de cada país, porque fuimos educados lingüísticamente para ello, para entendernos.

Y es esa riqueza y ese poder de entendimiento lo que hay que resaltar de este idioma y sus hablantes, lo que va en contra de los intereses que se puedan tener en uniformarla, bien a través de medios como las academias de la lengua, en primer lugar de la española y en segundo de algunas de Latinoamérica, o incluso las preponderantes empresas editoriales multinacionales.

Para Lara, Premio Wigberto Jiménez Moreno 1995 y Antonio García Cubas 2006, así como Doctor Honoris Causa por la Universidad de Sherbrook, de Quebec, Canada, ese es uno de los riesgos que enfrenta en la actualidad el español, otro es el ataque que proceden de intereses comerciales que dominan en el mundo y que tienen su principal ideología en el neoliberalismo, pues su avasallante paso sobre las economías nacionales también lo es sobre las lenguas al imponer un lenguaje y modismos, que en pocas palabras son anglicismos, para muchos de los cuales existen palabras en español, pero “se ve mal” no estar a la moda de ese lenguaje economicista.

Desde este punto de vista, y dentro de este círculo, se puede ver la iniciativa de registrar como marcas palabras o frases, en incluso la Marca España o la oleada que promueve la creación de empresas culturales. La segunda busca en un momento dado cobrar el derecho por el uso de la lengua que hablamos todos los hispanoparlantes, lo que significa que este idioma pertenece a todos y a nadie en particular, es un bien cultural, no una empresa o una industria, por lo que no se debe pagar para entrar a ella, usarla.

Como se puede apreciar, Temas del español contemporáneo es una publicación que vale la pena en cada una de sus 166 páginas.

NTX/RML/LIT19