LITORAL

VOZ ORIGINAL

FELICIANO SÁNCHEZ CHAN, EN DEFENSA DE LA LITERATURA MAYA

La serenidad y sapiencia que da la experiencia son notorias en el rostro del poeta y dramaturgo maya Feliciano Sánchez Chan, quien, con seguridad, pero no con una voz arrebatada, defiende el valor de la literatura en lenguas originarias, la ubica a la misma altura de la que se escribe en español; la primera no tiene nada que deberle a la segunda, y por ello sus más recientes poemas ya no cuentan con una traducción al castellano. Con ese ímpetu, en 2008 presenta y es aprobada una propuesta para abrir la Escuela de Creación Literaria en Lengua Maya, de manera que se preparan y salen titulados los egresados.

En charla con Litoral, el ganador en 1996 del Premio Itzamná de Literatura en Lengua Maya y en 2006 el primer lugar en los Segundos Juegos Florales Nacionales, convocados por la Universidad Autónoma de Yucatán, destaca que la literatura maya no nace en los años 80 del siglo XX, tiene una tradición que se remonta a casi dos mil años, como lo han señalado expertos de la talla del arqueólogo, historiador y epigrafista español Alfonso Lacadena, y en la actualidad, de acuerdo con un registro propio, existen unas 300 personas que la practican.

En ello ha tenido algo qué ver la apertura en 2008 de la Escuela de Creación Literaria en Lengua Maya, establecida en el Centro Estatal de Bellas Artes (CEBA), en Mérida, Yucatán, carrera que se cursa en seis semestres, a la par del curso en español, señala el autor de la iniciativa, la cual expide al final un diploma que acredita como tal y en cualquiera de las dos modalidades. Otros efectos de irradiación de esta iniciativa, primera en el país, es que algunas personas que no la ha podido cursar se ha animado a escribir, además de que en otras entidades del país, con poblaciones hablantes de otras lenguas, han seguido su ejemplo y emprendido iniciativas similares.

Feliciano Sánchez cuenta con un currículum extenso, que le ha permitido reunir experiencia, conocimientos certificados, a los que suma su vida propia, su vida dedicada a la literatura. En la plática recuerda que su trayectoria inicia a los nueve años de edad, cuando con un grupo de compañeros de tercero de primaria convoca a los artistas de su pueblo a realizar un festival, en el cual él decide dirigir una obra de teatro que él mismo escribe, aunque sin darse cuenta en realidad como lo hace, pero que finalmente termina con buenos resultados. Posteriormente se dedica a recopilar en español tradiciones orales, cantadas en maya en carnavales de su pueblo, Xaya, Tekax, Yucatán.

Sin embargo, es hasta los 20 años de edad, al entrar a un curso para ser promotor cultural, cuando se da cuenta que había otros “locos como yo” que escribían, pero en maya, y es cuando la literatura toma sentido para él, no como antes. Retoma entonces en su lengua materna la recopilación de las tradiciones de su pueblo mencionadas. Esta vocación ya en su propio idioma la decide también por su gusto por el sonido y la musicalidad de su lengua materna. Así nacen sus primeras obras teatrales y poemas.

Por ese tiempo, junto con otros escritores mayas, forma un grupo para discutir sobre literatura hecha en su propia lengua y para hablar de ésta, publicando sus trabajos en insertos de algunos periódicos, en revistas propias de corto tiraje o inclusive en hojas, cuadernillos sueltos. En 1999 escribe su primer libro de poesía en maya, Ukp’éel wayak’ (Siete Sueños), que en 2008 reedita Escritores en Lenguas Indígenas A.C. (ELIAC), de la que forma parte. Se trata de la obra que le abre la puerta al reconocimiento nacional e internacional, pues ese mismo libro es incluido en el volumen Cinco Poetas Mayas de la Península, que el gobierno de su estado y la Universidad Nacional Autónoma de México publican posteriormente, incorporando un disco con los poemas recitados en la voz de sus propios autores. Además, en 2014 el poeta estadounidense Jonathan Harrington lo traslada al inglés y publica una edición bilingüe en la unión americana, con la editorial New Native Press.

Sánchez Chan, quien en 2012 es invitado de honor del Encuentro Internacional de Poesía Liriko Fest 2012, realizado en Eslovenia, anota que entre 1996 y 1999 se asienta en la Ciudad de México y realiza una serie de estudios literarios en español, los cuales le permiten ver que la escritura en lenguas originarias necesita de otro filtro. No es que no sirva el aportado para la literatura en castellano, pero existen estudios, como el del mencionado Alfonso Lacadena, que indican que la escritura maya prehispánica hecha en vasijas, estelas, templos y códices relativos a hechos relacionados con dioses, gobernantes y sacerdotes, por ejemplo, tienen una intención para hacer exquisito, embellecido el lenguaje, que cuenta con figuras literarias propias, y por lo tanto no se puede describir bajo las normas del español.

De este tipo de estudios, y a partir de sus conocimientos de la tradición oral y escrita de su pueblo, “se puede decir que, así como hay una poética del castellano, así se puede decir que hay una poética de la lengua maya”, y la tarea es hacerla.

Esta tesis la reafirmó gracias al taller que recibe en 2010 organizado por la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y la Dirección General de Culturas Populares para ser certificado como coordinador literario en su lengua materna, y el cual complementa con otros cursos y diplomados en español. Con ellos confirma su valoración de la literatura indígena como propia, diferente de la occidental, lo cual desembocará en su propuesta de crear una carrera de tres años para que los escritores mayas se titulen con una estética, una metodología, una poética propia.

Para comprobarlo explica que, por ejemplo, el castellano es un idioma tónico y el maya es tonal y aglutinante; en maya existen las cinco vocales del español, pero cada una tiene cinco variantes por su entonación, dando un total de 25, además de que por su énfasis o entonación las palabras mayas pueden tener dos acentos, y en español solo uno. “Eso nos hace distantes, distintos y disímbolos”. Lo mismo ocurre con la estructura, es decir la gramática.

Lo anterior repercute también en la traducción al español, indica, pues al hacerlo los hablantes mayas deben asumir la responsabilidad de hacerlo a sabiendas de que no se debe hacer literalmente, es decir cambiando una palabra por otra, pues hay mucho más a tomar en cuenta. Entonces, a la hora de la creación se debe entender que no puede ser en español con una gramática y sintaxis maya, anota por último quien actualmente se da a la tarea de elaborar un manual de creación literaria en lengua maya.

NTX/RML/LIT19