Listas para ensayos en humanos las primeras dos vacunas brasileñas contra COVID-19

Eduardo Simões
·2  min de lectura
Foto del martes de un empleado con un vial que contiene la vacuna de Sinovac contra el COVID-19 en el centro de producción del instituto Butantan en Sao Paulo

Por Eduardo Simões

SAO PAULO, 26 mar (Reuters) - Brasil reveló el viernes sus dos primeras vacunas candidatas desarrolladas a nivel nacional contra el COVID para ensayos en humanos, y aunque faltan meses para su uso deberían ayudar al país a controlar la pandemia.

El regulador de salud de Brasil, Anvisa, dijo que había recibido una solicitud para comenzar las pruebas de fase 1-2 de una vacuna desarrollada en Brasil conocida como Versamune. La vacuna fue desarrollada por la Universidad de São Paulo Ribeirão Preto, en conjunto con Farmacore y PDS Biotechnology, según el regulador.

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de Brasil, Marcos Pontes, aseguró que la vacuna Versamune era una de las tres inyecciones respaldadas por el gobierno federal.

Más temprano el viernes, el instituto biomédico brasileño Butantan dijo que buscará la aprobación para empezar ensayos en humanos con su propia vacuna. El gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, afirmó que el objetivo es empezar con las inoculaciones en julio, un calendario agresivo incluso para los estándares de la reciente carrera para desarrollar las vacunas contra el COVID-19.

Butantan aspira a producir 40 millones de dosis de la nueva vacuna -llamada Butanvac- este año, a partir de mayo, dijeron funcionarios, en el marco de un intento por ayudar a un balbuceante programa de inmunización nacional que no ha logrado frenar el desatado brote del coronavirus en Brasil.

Doria afirmó en una conferencia de prensa que la producción de Butanvac no interferirá con la asociación del instituto de financiación estatal para producir y distribuir una vacuna contra el COVID-19 desarrollada por la firma china Sinovac Biotech Ltd.

Funcionarios de Butantan dijeron que la nueva vacuna ha sido diseñada para proteger contra la variante contagiosa P1 del coronavirus, que surgió en la región amazónica el año pasado y está alimentando una mortal segunda ola de casos que está desbordando los hospitales del país.

La vacuna se desarrolló utilizando un virus modificado, que causa la enfermedad de Newcastle en las aves, para provocar una respuesta inmune a una proteína de pico del nuevo coronavirus.

Los planes de Butantan son probar la vacuna en 1.800 voluntarios en dos fases, indicaron a Reuters dos personas conocedoras del proceso antes del anuncio oficial.

(Reporte adicional de Carolina Mandl; Editado en Español por Ricardo Figueroa y Carlos Serrano)