En el país de Gales hay un hombre inmune al cáncer, pero no lo sabe

Linfocito T humano. (Imagen creative commons vista en Wikipedia).

De todos es sabido que muchas veces los científicos descubren cosas inesperadas (y muy útiles) mientras perseguían alcanzar conocimiento sobre algo completamente distinto. A este fenómeno se le conoce como serendipia, y ha dado lugar a hallazgos de los que todos disfrutamos.

Esta misma semana, hemos sabido que en Gales (Reino Unido) un equipo de investigadores que analizaba las existencias de un banco de sangre, acaba de toparse con un descubrimiento imprevisto que podría suponer todo un hito revolucionario en el tratamiento del cáncer.

En efecto, investigadores de la Universidad de Cardiff se toparon en ese banco de sangre de Gales con un nuevo tipo de células inmunológicas (del tipo Linfocito T) que tiene un enorme potencial en la lucha contra todo tipo de cánceres. La razón de este “superpoder” se debe a que el linfocito en cuestión posee un receptor - desconocido hasta ahora - que parece acoplarse a los tipos de tumor humano más comunes (pulmón, piel, sangre, colon, mama, huesos, próstata, ovarios, riñón y cérvix) mientras ignora a las células sanas.

Los test en laboratorios han sido muy prometedores, y todos los cánceres mencionados acabaron sucumbiendo ante este super-linfocito T.  Según explica el líder de los investigadores relacionados con el estudio, el profesor Andrew Sewell, encontrar una célula capaz de involucrarse en terapias contra tantos tipos de tumor es “sumamente inusual”. Obviamente el hallazgo abre las esperanzas de encontrar un tratamiento común a todos esos tipos de cáncer, algo que hasta el momento no se creía posible.

Preguntado por el donante de la sangre en cuyo plasma se encontró el polivalente linfocito T, que podría estar paseándose por Gales sin tener ni idea de que es inmune al cáncer, el profesor Sewell respondió que es posible que así sea.

En sus propias palabras: “estas células inmunológicas podrían ser muy raras, o podría ser que muchas personas portaran este receptor pero que por alguna razón no se ha activado; en realidad aun lo desconocemos”.

Por lo que puedo leer, el linfocito recién descubierto consigue adherirse a una molécula de las células tumorales llamada MR1, que no varía entre los humanos. Por el contrario, alguna de las terapias empleadas actualmente para tratar la leucemia, por ejemplo, se basan en la conexión de los linfocitos a una molécula llamada HLA, que varía enormemente en la población, razón por la que algunas personas pueden curarse y otras no.

Como podéis adivinar, esto hace aún más atractivo el potencial del súper linfocito galés, que no solo podría tratar todo tipo de cáncer, sino que también podría compartirse entre toda la población.

¿Llegará pronto a nuestros hospitales? Bueno, ya sabéis que todos los tratamientos médicos experimentales deben seguir un largo camino en el que no solo demuestren que sirven para curar, sino que además deben probar que no provocan efectos secundarios peligrosos. De momento nos encontramos en la fase de experimentación con ratones.

Según puedo leer, cuando los investigadores inyectaron estos nuevos linfocitos T en ratones modificados genéticamente para portar células tumorales y un sistema inmunológico humano, los resultados fueron alentadores.

La medicina no debe ir rápido en estos casos, sino siguiendo los pasos que marcan la prudencia y el método científico. Si finalmente las expectativas se cumplen, y estas nuevas células inmunológicas superan todos los test y ensayos previos, probablemente nos encontremos ante una revolución médica que podría dotar al organismo humano de una herramienta para manejar el cáncer.

Pero para eso hace falta un largo camino, y antes que nada los científicos tendrán que entender el modo en que estos linfocitos T logran reconocer y acabar con las células cancerosas, mientras dejan de lado a las células sanas.

El trabajo se ha publicado en Nature Immunology

Me enteré leyendo el Telegraph.

Otras historias que te pueden interesar: