Lindsey Graham y otros republicanos del Senado ya se están alineando contra un juicio político

Griffin Connolly
·3  min de lectura
La senadora Lindsey Graham es una de los pocos republicanos que ya se están manifestando en contra del segundo juicio político contra Donald Trump. (Getty Images)
La senadora Lindsey Graham es una de los pocos republicanos que ya se están manifestando en contra del segundo juicio político contra Donald Trump. (Getty Images)

Los senadores republicanos ya se están oponiendo al juicio político de Donald Trump planeado por los demócratas de la Cámara de Representantes, diciendo que destituir al presidente saliente de su cargo en los días previos a su partida haría "más daño que bien" para el tejido social del país.

Los senadores Lindsey Graham de Carolina del Sur y Roger Wicker de Misisipi votaron a favor de certificar la victoria electoral del presidente electo Joe Biden la semana pasada después de que una multitud pro-Trump irrumpiera en el Capitolio, donde interrumpieron los procedimientos de certificación, amenazaron a los legisladores y saquearon el edificio.

"A la luz de la declaración del jueves del presidente Trump prometiendo una transferencia ordenada del poder y pidiendo la curación en nuestra nación, un segundo juicio político hará mucho más daño que bien", tuiteó Graham el jueves acerca del video publicado por Trump, prometiendo una transición pacífica a la administración Biden.

Sin embargo, según The New York Times, Trump se arrepiente de publicar esa declaración en video y prometió no renunciar en los próximos días ni desvanecerse silenciosamente en el olvido político en los próximos años.

Aún así, Graham le está tomando la palabra del presidente en el video, la única declaración que Trump ha publicado que va en contra de docenas y docenas de comentarios previos instando a sus partidarios a luchar contra una "elección robada". Aproximadamente 90 jueces federales, incluidos los jueces de la Corte Suprema, se han pronunciado en contra de los desafíos de Trump y los republicanos a la legitimidad de las elecciones de 2020, diciendo que prácticamente no hay evidencia de fraude generalizado.

Graham citó el corto plazo de la acusación y un juicio posterior en el Senado como una de las razones por las que no lo apoyaría.

“Me decepciona escuchar que se está procediendo con un segundo juicio político dado que sólo quedan nueve días en la presidencia de Trump. Ya es hora de que todos intentemos sanar a nuestro país y seguir adelante. La acusación sería un gran paso atrás”, escribió el republicano de Carolina del Sur.

Wicker esbozó una mentalidad similar para oponerse al juicio político.

“De acuerdo con nuestra Constitución, el traspaso ordenado del poder se producirá al mediodía del 20 de enero. La mejor forma de que nuestro país sane y supere los hechos de la semana pasada sería que este proceso continúe”, dijo el senador en un declaración el lunes.

Algunos republicanos han señalado que están abiertos a acusar y destituir al presidente en los próximos días, argumentando que es demasiado inestable para liderar el poder ejecutivo y debe enfrentar las consecuencias de sus acciones durante los últimos meses que alimentaron la insurrección en el Capitolio la semana pasada.

Los disturbios dejaron cinco muertos, incluido un oficial de policía del Capitolio de Estados Unidos.

Politico informó el lunes que hasta 10 republicanos de la Cámara de Representantes, incluida la presidenta de la conferencia republicana Liz Cheney, están considerando votar a favor del juicio político cuando se lleve a la sala el miércoles.

La senadora republicana Susan Collins de Maine escribió en un relato de lo sucedido en el Capitolio que Trump "incitó [a los insurrectos] en primer lugar".

El artículo de la Cámara de Representantes sobre el juicio político condena oficialmente a Trump por "incitación a la insurrección".

Los senadores republicanos Lisa Murkowski de Alaska y Pat Toomey de Pensilvania pidieron a Trump que renuncie, aunque sus posturas sobre el juicio político y la destitución no están claras.

El senador Ben Sasse ha dicho que consideraría destituir a Trump en un juicio político, informó The Hill.

El senador de Utah Mitt Romney fue el único republicano que votó para condenar a Trump en su primer juicio político. No ha dicho cómo votaría en un segundo juicio político a finales de este mes.