Linchado. Vecinos mataron a un hombre, en otro caso de justicia por mano propia

Pablo Mannino
·2  min de lectura

MENDOZA.- Al igual que lo ocurrido en Tucumán durantela cacería y muerte del presunto asesino de una nena de 9 años, Mendoza quedó hoy conmocionada por un linchamiento. Y en este caso los investigadores no solo apuntan a vecinos, sino también a policías por su presunta responsabilidad en la muerte de un hombre de 33 años. Esa persona había sido denunciada por su pareja por violencia de género en la comuna de Las Heras. El hecho se produjo durante la madrugada de este sábado, luego de que los efectivos llegaron a la vivienda de la denunciante e intentaron detener al sospechoso, identificado como Maximiliano Flores.

Cuando el hombre logró escaparse, tras querer quitarle el arma reglamentaria a un uniformado, se dispuso una guardia policial en la vivienda, ubicada en la calle Paso Hondo, pero algunas horas más tarde el acusado regresó y se enfrentó con los agentes, causándole lesiones a uno de ellos. Fue en ese momento, cuando vecinos del barrio comenzaron a golpear con furia a Flores, quien tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital zonal, Ramón Carrillo, donde falleció.

Por tal motivo, los investigadores analizan por estas horas el contenido de las cámaras de seguridad del lugar para intentar determinar cómo fueron los hechos y quienes tuvieron participación en el homicidio.

ADN del crimen. Una llave que abrió el horror en la "casita del bosque"

La pesquisa es liderada por la fiscal Andrea Lazo, quien busca precisar si la muerte de Flores se produjo como consecuencia de los golpes o por otras causas. De acuerdo con fuente del Ministerio de Seguridad, no se registraron arrestos por este caso.

Fue la pareja de Flores, una mujer de 30 años, quien dio aviso a la policía de que había sido atacada poco antes de la medianoche. Personal del 911 dio instrucciones a un móvil de la fuerza para dirigirse de inmediato al lugar, donde quedó una consigna policial, luego de que el hombre se escapara. Pero, cuando el denunciado volvió al hogar, cerca de las 5a., se enfrentó con los efectivos y los vecinos de la zona, quienes le propinaron una paliza que terminó con su vida.