Linchado. Fue asesinado por vecinos luego de ser acusado de violar a sus hijas

LA NACION
·3  min de lectura

Un empleado municipal murió quemado cuando cerca de 50 vecinos prendieron fuego su casa en la localidad neuquina de Centenario luego de que se viralizara por las redes sociales que su exesposa lo había denunciado por abusar sexualmente de sus hijas de 5 y 9 años, hecho que es aún investigado y por el que no había sido detenido, informaron hoy fuentes de la investigación.

Los voceros agregaron que la reacción vecinal se potenció a raíz de la difusión en las redes sociales de detalles que no pudieron ser confirmados, sobre los abusos denunciados el pasado 30 de octubre por la expareja del hombre quemado.

El fallecido fue identificado como Rigoberto Godoy, de 65 años, quien residía solo en una casa de la zona de Villa Obrera, en Centenario.

El grupo de cerca de 50 habitantes que rodeó y prendió fuego la vivienda impidió que la policía y los bomberos pudieran acercarse al lugar, según dijeron a Télam fuentes allegadas a la pesquisa.

Debido a la violencia ejercida por los vecinos, incluso, varios efectivos policiales sufrieron heridas al ser atacados con piedras.

Violencia. Un cuerpo con treinta disparos, el sello de la banda más salvaje

Godoy había sido denunciado por abuso el sexual simple de sus dos hijas de 5 y 9 años el 30 de octubre pasado y, por esa razón, la Justicia había ordenado que ambas fueran examinadas por personal médico, que en un primer informe dijo que no detectó lesiones en sus cuerpos, indicaron las fuentes consultadas.

Al trascender la denuncia en redes sociales, el caso se viralizó rápidamente y se sumaron detalles nunca comprobados que llevaron a la reacción de los vecinos, explicaron los informantes.

Cuando la policía y los bomberos lograron atravesar la horda de vecinos enardecidos y sacar a Godoy de la casa, este ya había sufrido graves quemaduras en su cuerpo.

Godoy fue derivado al Hospital Provincial Castro Rendón de la ciudad de Neuquén, donde falleció el martes a la mañana.

La hermana del fallecido, Marcela Godoy, dijo al diario LMNeuquén que "no se entiende lo que hicieron" los agresores, ya que aseguró que ninguno en la familia tuvo "jamás problemas con la policía ni con los vecinos",

Sobre la denuncia radicada contra su hermano, la mujer dijo desconocerla y que en caso de haber cometido un delito debía pagarlo, pero no así.

"Enterré a mi hijo creyendo que había muerto en un accidente, pero me enteré de que lo había matado la policía"

"Si él cometió un delito tiene que pagarlo, pero no de esta manera, para eso tenemos una justicia", expresó la mujer, quien añadió: "Es la justicia la que tiene que proceder en esto. Si nos vamos a regir por la justicia por mano propia, la sociedad va a ser un caos. Así no se resuelven las cosas".

En tanto, fuentes de la investigación aseguraron a Télam que el hombre tenía un antecedente del año pasado cuando fue denunciado por un caso de abuso sexual, pero en principio los pesquisas dijeron que en esa causa fue sobreseído.

La investigación está a cargo de la fiscal de Homicidios, María Eugenia Titanti quien ordenó la autopsia de la víctima y una serie de medidas para recolectar información de vecinos del barrio donde ocurrieron los hechos, con el fin de intentar identificar a quienes cometieron el hecho.

Hasta el momento no hay imputados ni detenidos en la causa que es investigada como homicidio.