Lidia Gabriela pidió auxilio antes de aventarse del taxi

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 3 (EL UNIVERSAL).- Testigos aseguraron que antes de morir, la joven Lidia Gabriela sacó medio cuerpo del taxi gritando “¡Ayuda! ¡Ayuda, no me quiere bajar!” mientras el vehículo avanzaba a una gran velocidad.

Alexis Pérez, novio de Lidia Gabriela, habló con la periodista Azucena Uresti en su programa en Grupo Fórmula, sobre la muerte de quien fuera su pareja sentimental, misma que perdió la vida al lanzarse de un taxi que presuntamente la tenía privada de su libertad y que circulaba a pocos metros de la estación del Metro Constitución de 1917.

De acuerdo con el joven, los hechos comenzaron a volverse extraños fue en la hora en que ella sale de su casa, cerca de las 4:54 para encontrarse con él, en la hora de salida de su trabajo.

“Me dice que se subió al taxi y que esta persona salió por otra ruta por la cual normalmente nosotros no tomamos cuando llegamos a tomar taxi, entonces tomó otra que en lugar de acercarte te aleja del lugar”, dijo en entrevista con la periodista.

Además, Lidia le habría comentado que el taxista traía una tarifa súper alta la cual no es la normal por el horario y explicó, a las 5:10, cuánto le habría cobrado el conductor. Ese fue el último mensaje que recibió de ella Alexis.

El novio de la chica siguió trabajando pero aseguró que tiene una relación tan buena con ella que siempre se contestan los mensajes, lo cual hizo más grande su angustia por la falta de respuestas después de aquel último texto.

Incluso le hizo una recarga porque creyó que se trataba de que se le había acabado el crédito y por tanto no llegaban los mensajes, pero no fue así.

Desesperado, Alexis Pérez rastreó el teléfono de su novia pues tenía el suyo vinculado con el de ella y le resultó “súper extraño” darse cuenta de que el teléfono aparecía junto a Metro Constitución de 1917.

Esto acrecentó la preocupación de la pareja de Lidia por lo que optó por pedirles ayuda a sus padres, les pidió que fueran al lugar para cerciorarse de que no pasara nada raro, ellos van y como iban hablando por teléfono con él, alcanza a escuchar ruidos de las sirenas de patrullas y ambulancias.

“Después, nada más escucho que mi mamá empieza a llorar muy feo y pues ahí es donde viene lo peor”, expresó.

Cuando llegó Alexis Pérez al lugar, notó en su celular que el de su novia se empezaba a mover, volteó y la camioneta forense ya se iba del lugar.

El joven aseguró en la entrevista que se trató de un taxi de los que son concesionados por el gobierno capitalino y que las autoridades ya tienen los videos del C5 para indagar el caso.