Los libros representativos de Mircea Cartarescu

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 5 (EL UNIVERSAL).- Uno de los escritores más sonados para el Nobel de Literatura, desde hace varios años, fue anunciado este lunes como el ganador más reciente del premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2022.

Además del Premio FIL, Mircea Cartarescu ha sido galardonado con el Vilenica en 2011 y el Formentor en 2018, premios con mucho prestigio a nivel internacional. Es, además, el novelista rumano vivo más conocido en el presente.

Su obra abarca no sólo novela y cuento, sino poesía y ensayo. Los siguientes tres libros son excelentes opciones para quien busque introducirse en el universo de Cartarescu.

El ruletista

Con esta nouvelle, que también se editó de forma independiente en español, inicia el libro de cuentos Nostalgia (en rumano se llama Visul, a.k.a. El sueño, lo cual ya da pautas de hacia dónde se dirige la escritura de Cartarescu). El ruletista trata sobre un hombre desafortunado, muy desafortunado, que tiene suerte en una sola actividad a la que no cualquier se atrevería a dedicarse: la ruleta rusa.

La novela, por cierto, estuvo prohibida en Rumania.

Solenoide

Si bien, el estilo y los intereses de Cartarescu se enraízan en los grandes clásicos de la literatura occidental, por esta obra ha sido comparado con novelista como el estadounidense Thomas Pynchon. Solenoide trata sobre un hombre que, en medio de una crisis existencial, se muda a una extraña casa con forma de barco. Para la crítica esta voluminosa novela es uno de los puntos cumbre en la trayectoria de Cartarescu; el libro donde alcanza más profundidad y carácter alucinatorio u onírico.

El cegador

El jazz, la adicción, los recuerdos de la década de los 60, los cultos místicos, la llegada del totalitarismo, la historia de una niña a la que le crecen alas de mariposa, Bucarest como el centro gravitacional de todo lo que cohesiona la trama y las deidades de Oriente son algunos de los elementos que integran la trilogía El cegador (de la cual ya se han traducido al castellano los primeros dos volúmenes: El ala izquierda y El cuerpo); una historia que, para lectores y crítica, es también una de las más ambiciosas de Cartarescu y que podría recordar a los grabados de M. C. Escher, observados.