La libra esterlina cae a su nivel más bajo frente al dólar estadounidense desde 1985

·3  min de lectura
 (Getty)
(Getty)

La libra esterlina cayó a su nivel más bajo frente al dólar estadounidense desde 1985, una noticia ominosa en el primer día completo de Liz Truss como primera ministra.

Este mínimo, que no se veía desde los tiempos de Margaret Thatcher, se debe en parte a la fortaleza del dólar, como señaló esta mañana Andrew Bailey, gobernador del Banco de Inglaterra.

Pero las sombrías perspectivas económicas de Gran Bretaña también influyeron, ya que el banco ha advertido que la subida vertiginosa de los precios de la energía provocará una recesión que durará más de un año. Además, se espera que el Reino Unido tenga el crecimiento más débil de los países del G7 el próximo año.

“Los mercados parecen estar disfrutando de la oportunidad de afectar a la libra esterlina”, dijo Valentin Marinov, investigador principal de divisas de Credit Agricole.

El miércoles por la tarde, la libra cayó hasta un 1 por ciento, hasta los US$1,1403, mientras el dólar continuaba con su reciente racha de fortaleza, alcanzando un máximo de 24 años frente al yen japonés y acercándose a un máximo de 20 años frente al euro.

Los mercados financieros se han visto sacudidos por los planes económicos de Truss. Sus promesas de recortes fiscales, junto con la previsión de destinar £100.000 millones a la reducción de las facturas energéticas, han llevado a los inversores a deshacerse de las libras esterlinas y los bonos del Estado en las últimas semanas.

El nuevo canciller, Kwasi Kwarteng, dijo en una reunión con los jefes de los bancos que llevaría a cabo una “agenda descaradamente favorable al crecimiento”.

Los economistas dudan que el plan de reducción de impuestos de la primera ministra pueda estimular el crecimiento. El Dr. George Dibb, del Institue for Policy Research, dijo: “Liz Truss tiene razón al tener ambiciones audaces para hacer crecer la economía, pero todo indica que está volviendo a las políticas fallidas de recortes fiscales y desregulación”.

“Más de una década de recortes en el impuesto de sociedades han fracasado en su propia promesa de impulsar la inversión. Cualquier recorte del impuesto sobre la renta en este momento se verá probablemente compensado por la subida de los tipos de interés por parte del Banco de Inglaterra”.

Huw Pill, economista jefe del banco, declaró el miércoles ante el Comité Selecto del Tesoro de los Comunes que el plan de Truss de congelar las facturas de la energía probablemente forzaría otra subida de los tipos de interés, a pesar de impedir que la inflación alcance el máximo del 13,3 por ciento previsto para el otoño.

En su comparecencia ante los diputados, junto con Bailey y otros dos miembros del Comité de Política Monetaria del Banco, Pill dijo que una decisión sobre los tipos de interés no reflejaría una caída de la inflación en las próximas semanas.

“Esa implicación a muy corto plazo sobre la inflación puede no ser lo más importante para el punto de vista de la política monetaria. Para el punto de vista de la política monetaria es lo que implica el paquete de medidas... para la inflación en horizontes más largos”, dijo.

Los cuatro funcionarios del banco culparon a Rusia de los problemas económicos actuales del Reino Unido por frenar las exportaciones de gas a Europa. “Me temo que no podemos controlar lo que hace Vladimir Putin”, dijo Bailey.

Los economistas han advertido que la zona euro también se enfrenta a una recesión, lo que hace temblar los mercados bursátiles de todo el continente. El FTSE 100 cayó un 0,6 por ciento, mientras que el CAC 40 de Francia y el DAX de Alemania perdieron un 0,4 por ciento cada uno.