Libia y la UE estudian un plan de ayuda para vigilar la frontera sur

·3  min de lectura

Trípoli, 28 may (EFE).- Garantizar la seguridad de la frontera sur, puerta de entrada de migrantes procedentes de los países vecinos, es una de las prioridades del nuevo Gobierno Nacional de Unidad (GNU) transitorio en Libia, afirmó hoy la ministra libia de Asuntos Exteriores, Najla al-Manqoush.

En declaraciones a la prensa tras reunirse en la capital con el comisario europeo de Vecindad y Ampliación de la Unión Europea (UE), Oliver Varhelyi, y los ministros de Asuntos Exteriores de Italia, Luigi Di Maio, y Malta, Evarist Bartolo, la jefa de la diplomacia advirtió de que Libia no puede abordar sola este problema y que en ese aspecto se debatió la ayuda técnica y material de la UE.

"Todo el problema comienza en el sur", recalcó Al Manqoush en alusión a la extensa línea divisoria que separa Libia de Argelia, Níger y Chad.

"Esa gran cuestión es una prioridad para Libia, un país que busca el camino hacia la paz, la seguridad y la estabilidad, la nación que más sufrió las consecuencias de la migración ilegal, lo que nos obliga a seguir un enfoque más global de este problema", subrayó.

Según datos de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), cerca de 10.000 personas, la gran mayoría procedentes de países del Sahel y el África Subsahariana, han sido interceptado en alta mar y devueltos en caliente a Libia en los primeros cinco meses de 2021, pese a que el país norteafricano aún está considerado "un lugar no seguro".

CENTENARES DE MUERTOS ANUALES

Además, 173 han muerto y 459 han desaparecido en los diferentes naufragios que se han constatado, según datos de la OIM, que pide un cambio en las políticas de migración de la Unión Europea en el Mediterráneo Central, la ruta migratoria más mortífera del mundo.

Miles de personas más mueren cada año en el desierto del Sáhara, víctimas del frio, los accidentes, las persecuciones de las fuerzas de Seguridad y la dureza de las mafias, denuncian por su parte organizaciones de defensa de los derechos humanos en el Sahel.

"Hablamos sobre cómo fortalecer nuestra asociación en la lucha contra la migración ilegal y el monitoreo de las fronteras del agua mediante la adopción de estrategias a corto y largo plazo", dijo Di Maio, cuyo país es criticado por el apoyo logístico y financiero que concede desde 2017 a la controvertida Guardia Costera Libia, a la que organizaciones internacionales independientes vinculan con las mafias.

La visita se encuadra en el marco de la creciente actividad diplomática que despliega la UE en Libia desde que el pasado marzo el llamado Foro para el Diálogo Político para Libia (FDPL), un organismo no electo creado por la ONU, designase el Gobierno transitorio, que debe gestionar el país hasta las elecciones legislativas previstas para el 24 de marzo.

El pasado 17 de mayo la delegación de la UE, principal proveedor de ayuda en Libia, reabrió, sus puertas en Trípoli tras años cerrada.

El FDPL inició el pasado miércoles el debate definitivo sobre los obstáculos que aún frenan la reforma de la ley electoral de cara a los próximos comicios, que deberá ser aprobado por el Parlamento y el Consejo de Estado Superior en un plazo máximo de tres semanas.

Sin embargo, el jefe del Ejecutivo admitió recientemente que, aunque se avanza rápido en las vertientes política y económica, no ocurre así con la parte militar y en particular con el programa de desarme de las milicias y la creación de un Ejército unificado.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.