Liberan a un cómplice de crímenes neonazis en Alemania a la espera de apelación

En la imagen de archivo, el acusado Ralf Wohlleben, cómplice del grupo neonazi Clandestinidad Nacionalsocialista (CNS), en el tribunal de Munich, el 14 de mayo de 2013. REUTERS/Kai Pfaffenbach

BERLÍN (Reuters) - La justicia ordenó la puesta en libertad de un cómplice clave de un grupo neonazi que mató a 10 personas a lo largo de siete años en una campaña de violencia racial, afirmando que ya había cumplido condena suficiente como para no suponer un riesgo de fuga a la espera de la apelación de su sentencia.

La orden de liberar a Ralf Wohlleben, condenado a 10 años de prisión por obtener el arma utilizada para cometer nueve asesinatos, se produce una semana después de que Beate Zschaepe, uno de los líderes del grupo, fuera condenado a cadena perpetua.

Ambos formaban parte de Clandestinidad Nacionalsocialista (CNS), cuyos miembros mataron a ocho turcos, un hombre griego y una policía alemana entre 2000 y 2007.

Los jueces dictaminaron que Wohlleben podía obtener la libertad condicional, puesto que ya había pasado seis años y ocho meses bajo custodia mientras se le juzgaba por delitos que incluyen dar cobijo a los asesinos, Uwe Boehnhardt y Uwe Mundlos.

Los ataques conmocionaron a un país que creía haber aprendido las lecciones del pasado. Un informe posterior señalaba que la policía había "subestimado enormemente" el riesgo de violencia de extrema derecha y que la célula no fue detectada por diversos errores.

Cinco de los 10 asesinatos tuvieron lugar en Bavaria, los hechos más violentos de este tipo en Alemania desde los asesinatos perpetrados por la Fracción del Ejército Rojo de extrema izquierda, que terminaron en 1991 con un saldo de al menos 34 muertos.


(Información de Thomas Escritt; Traducido por Alba Calejero en la redacción de Madrid)