Liberan a 37 retenidos por conflicto agrario entre Oaxaca y Chiapas

JUCHITÁN, Oax., diciembre 2 (EL UNIVERSAL).- Una persona muerta y 37 personas de origen chiapaneco retenidos por comuneros zoques chimalapas fue el saldo que dejó un enfrentamiento y desalojo por invasión a los Bienes Comunales de Santa María Chimalapas, Oaxaca, por parte de presuntos habitantes de Chiapas.

Miguel Ángel García Aguirre, coordinador regional del Comité Nacional para la Defensa y Conservación de Los Chimalapas informó que durante toda la noche y madrugada recibió reportes de habitantes zoques oaxaqueños de la zona, quienes le informaron que los hechos comenzaron la mañana del viernes con un primer intento de invasión de tierras comunales de Santa María Chiamalapa resguardadas por los habitantes de Nuevo San Andrés, agencia de Santa María, ubicado en los límites con Chiapas en la zona oriente.

"La invasión fue propiciada por el dueño del Centro Ecoturístico Los Ocotones, Ariel Gómez Jiménez, quien envió a un grupo de paramilitares escoltando a indígenas Tzotziles a invadir tierras comunales de Nuevo San Andrés para seguir ampliando su proyecto de tala ahora en tierras oaxaqueñas", señaló.

De acuerdo con su denuncia, los chiapanecos llegaron en una camioneta Lincoln y escoltados; cuando los comuneros oaxaqueños supieron de la invasión fueron a desalojarlo y así se dio el primer enfrentamiento, donde no hubo heridos.

"Los chiapanecos huyeron hacia Cintalapa, Chiapas, por un camino alterno pasando por López Portillo, agencia de Chimalapas, pero allí ya los esperaban y se dio un segundo enfrentamiento", narró García Aguirre vía telefónica a EL UNIVERSAL.

En este segundo enfrentamiento murió una persona que venía con los presuntos invasores y se detuvo a 37 chiapanecos, así como varias camionetas.

Por la noche, después de dificultades de comunicación, se logró informar a la Secretaría General de Gobierno de Oaxaca (Segego) de la situación, por lo que se enviaron ocho camionetas con elementos de la Policía Estatal para intervenir y les fueran entregados por la madrugada los retenidos y el muerto.

"Nuevamente se reactiva el conflicto agrario con violencia entre Oaxaca y Chiapas, por la insistencia de talamontes chiapanecos de invadir territorio oaxaqueño. Ahora existe una gran tensión y miedo de los habitantes de Nuevo San Andrés de que sean atacados por los paramilitares. Nosotros exigimos que se retome el problema agrario que está en Controversia Constitucional, que se ponga un alto total a estas invasiones de otra forma seguirán las muertes.", comentó el activista.

El conflicto entre Oaxaca y Chiapas por Los Chimalapas se trata de un asunto de límites estatales que data de hace más de 50 años.

En ese contexto se creó el núcleo agrario Nuevo San Andrés, con indígenas tzotziles llevados a ocupar ese pedazo de tierra cercano a Los Ocotones y Cintalapa por un dirigente de nombre Ariel Gómez Jiménez, pero en el 2014 cuando se dieron cuenta de que habían sido engaños y que no serían pequeños propietarios decidieron adherirse como comuneros de Santa María Chimalapas en el 2014, esta traición fue respondida con un primer ataque paramilitar en marzo del 2017 a un grupo de habitantes que venía en una camioneta de regreso de ir de compras a Cintalapa, Chiapas.

En esa ocasión fueron atacadas 6 personas, y luego de amenazas a los habitantes de Nuevo San Andrés de que la comunidad sería arrasada, llegó una misión de observación que documentó la situación y pidió medidas cautelares y vigilancia de la zona, la cual se ha mantenido con esporádicos brotes de violencia.