Liberales y Verdes buscan llegar juntos al próximo gobierno alemán

·3  min de lectura
De izquierda a derecha, el secretario general de los liberales del FDP, Volker Wissing, la líder de los Verdes, Annalena Baerbock,  Christian Lindner, del FDP, y Robert Habeck, de los Verdes
VOLKER WISSING

PARÍS.– Mientras liberales y Verdes comenzaron a estudiar la forma de llegar juntos a la mesa de negociación con el objetivo de integrar la próxima coalición de gobierno en Alemania, Angela Merkel felicitó este miércoles por su victoria electoral al líder de la socialdemocracia, Olaf Scholz, complicando así la tarea de su propio delfín, Armin Laschet.

El gesto de Merkel se pareció mucho a un desprecio hacia Laschet, candidato desafortunado de la unión conservadora CDU-CSU de la canciller en las elecciones federales del 26 de este mes. Sobre todo porque el propio Laschet esperó hasta este miércoles para felicitar a su rival, según fuentes de la socialdemocracia (SPD). Un Laschet empecinado que, lejos de reconocerle a su adversario la prioridad para convertirse en el próximo canciller, persiste desde el domingo en defender la legitimidad de su partido para discutir con los Verdes y los liberales del FDP la posibilidad de formar una mayoría.

Volcán de La Palma, en vivo: la caída de lava y las nuevas erupciones en directo

Desde el día de las elecciones, las críticas no paran de aumentar en las filas conservadoras contra el candidato de la CDU y jefe del partido, que fue derrotado en su propia circunscripción y cuya formación padeció el peor revés electoral de su historia. Tanta es la indignación que el martes fue abandonado por sus aliados bávaros de la CSU, lo que comprometió seriamente sus deseos de convertirse en canciller aliándose con los Verdes (Grünen) y los liberales del FDP.

Los socialdemócratas, por su parte, no dejan de afirmar que quieren formar un gobierno de coalición liderado por Scholz, con los ecologistas y con el FDP.

Nuevo libro: una escandalosa respuesta de Trump y la venganza de Melania por presuntas infidelidades

En esas condiciones, alemanes y europeos deberán comenzar a habituarse a la expresión “coalición semáforo” (roja por el SPD, verde por los Grünen y amarilla por los liberales), pues es muy posible que sea esa combinación, inédita a nivel federal pero experimentada en varios länder (estados), la que gobierne el país en algunas semanas.

Antes de que Scholz les tendiera la mano, Verdes y FDP se habían reunido anoche por primera vez para estudiar posibles puntos de acuerdo e ir juntos a la mesa de negociación. Y para que no quedara ninguna duda de que van por buen camino, los líderes de ambas formaciones publicaron este miércoles una selfie en la que se los ve juntos y sonrientes, que rápidamente se volvió viral.

Ambos partidos, extremadamente alejados en el espectro político alemán –en particular cuando se trata de rigor financiero o de medidas para combatir el cambio climático–, saben que ninguna de las grandes formaciones, ya sea la CDU o el SPD, conseguirá formar gobierno sin ellos.

Pero la decisión de negociar primero entre ellos es original: después de las legislativas de 2017, cuando Merkel les propuso formar con la CDU-SCU una “coalición Jamaica” (negra por la CDU, verde por los Grünen y amarilla por los liberales), las reuniones se realizaron en presencia de las tres formaciones. Entonces, el FDP –primer guardián del rigor presupuestario– había roto las negociaciones un mes y medio después de las elecciones.

El conservador Armin Laschet
INA FASSBENDER


El conservador Armin Laschet (INA FASSBENDER/)

“Mejor no gobernar que gobernar mal”, había dicho Christian Lindner, que recibió de inmediato los reproches de su partido.

También en el caso de los Verdes, que antes de las elecciones habían manifestado su voluntad de llegar a un acuerdo con los liberales, la decisión de comenzar a negociar con ellos traduce una decisión de llegar a un acuerdo.

“Es bueno que los partidos más alejados unos de otros comiencen a ver si pueden trabajar juntos”, declaró el copresidente de los Grünen, Robert Habeck.

La foto de los líderes verdes Habeck y Annalena Baerbock junto al jefe del FDP, Lindner, y el secretario general, Volker Wissing, en un lugar desconocido pareció enviar un mensaje optimista sobre esas perspectivas. “Estamos buscando puntos en común y puentes por encima de las divisiones. E, incluso, encontrando algunos”, indicó el texto de la foto.

El SPD había anunciado ayer que esperaba iniciar conversaciones con ambas formaciones esta semana aunque, según fuentes allegadas a Scholz, las reuniones comenzarán recién la semana próxima.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.