La liberación de Lula domina la agenda del Grupo de Puebla

LA NACION

Al poner un pie en Buenos Aires para participar de la cumbre internacional del Grupo de Puebla, líderes progresistas latinoamericanos celebraron la libertad de Inacio Lula da Silva y alentaron la posibilidad de que asista el 10 de diciembre a la asunción de Alberto Fernández.

Ya llegaron a Buenos Aires la expresidenta de Brasil Dilma Rousseff, el expresidente de Paraguay Fernando Lugo, el exsenador chileno Marco Ominami y el senador brasileño y uno de los fundadores del Partido de los Trabajadores (PT) Aloizio Mercadante, entre otros.

La reunión de los líderes de la región se realizará en el Hotel Emperador, sobre la avenida del Libertador al 400, en Retiro, donde el propio Mercadante ayer celebró la libertad de Lula, posando para los fotógrafos haciendo la "L" con sus dedos en alto.

El clima entre los recién llegados era de alegría y alentaban la idea de que Lula llegue a Buenos Aires para el 10 de diciembre, cuando asuma Fernández como presidente.

El evento es un encuentro de líderes políticos que a través del progresismo quieren buscar alternativas para mejorar la calidad de vida de la gente. Esto es el encuentro de Puebla, donde todos comparten la idea política de Lula, por eso cayó muy bien la noticia, dijeron los organizadores para describir el clima que se vivió ayer en el hotel.

Las deliberaciones de los líderes comenzarán hoy cuando el presidente electo Fernández participe de los discursos inaugurales.

Fernández será el anfitrión del encuentro que se extenderá hasta mañana. El lema de la reunión es "el cambio es el progresismo" y este nuevo bloque aspira a convertirse en el nuevo eje alrededor del cual se centre la política de la región de aquí en adelante.

Está previsto que además participen del encuentro Ernesto Samper, de Colombia; Álvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia, y Daniel Martínez, candidato del Frente Amplio que competirá en el ballottage en Uruguay, además del expresidente José "Pepe" Mujica.

Otro de los integrantes del grupo, el español José Luis Rodríguez Zapatero, no llegará para el encuentro, como estaba anunciado. Anoche los representantes extranjeros compartieron una cena privada en la que no se habló de otra cosa que de la libertad de Lula.

Ominami fue uno de los líderes extranjeros que ayer celebraron la liberación del expresidente de Brasil y dijo que el Grupo de Puebla "puede ser una muy buena síntesis de los aciertos de los gobiernos progresistas, pero también una síntesis que asuma positivamente los errores. Puede iniciar algo nuevo".

Los participantes ven la reunión como el nuevo eje regional progresista construido alrededor de la llegada de Fernández al poder.

Integran la lista de participantes por la Argentina Felipe Solá, Jorge Taiana, Julián Domínguez y Carlos Tomada. "Este grupo surge con la idea de repensar los procesos de integración. No buscamos competir con otros grupos, pero tenemos una agenda diferenciada y reactiva al avance de los gobiernos conservadores en la región", señaló Tomada a LA NACION.

Por Chile participarán: José Miguel Insulza, exsecretario general de la OEA y senador; Karol Cariola, diputada comunista; Camilo Lagos, presidente del Partido Progresista, y el senador Alejandro Navarro.

Completan la lista de asistentes Celso Amorim, excanciller de Brasil; Guillaume Long , excanciller de Ecuador; Esperanza Martínez, exministra de Paraguay; Gabriela Rivadeneir, de la Asamblea Nacional de Ecuador; Carlos Sotelo García, exsenador de México, y Beatriz Paredes, senadora mexicana.

La actividad está organizada por el Centro de Estudios Estratégicos de la Relaciones Internacionales y la Fundación Progresa de Chile.