Cinco leyendas sobre brujas en México

·7  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 2 (EL UNIVERSAL).- Bolas de fuego que iluminan el cielo durante las noches de luna llena. Mujeres que se convierten en guajolotes o animales extraños. Estas son solo un par de manifestaciones de las brujas, aquellos seres malvados protagonistas de muchas leyendas de México cuyos relatos te van a erizar la piel. En "Destinos" de EL UNIVERSAL elegimos cinco de ellas.

1. La Nahuala de Puebla

En la ciudad de Puebla han surgido leyendas en los interiores de aquellos edificios centenarios cuyas fachadas están decoradas con talavera. Ese es el caso de la Casa del Alfeñique en el centro histórico de la "Ciudad de los Ángeles", pues se dice que en esa casona habitó la Nahuala, una mujer que se podía transformar en el animal que le diera su gana.

La leyenda de la Nahuala cuenta que en el terreno donde posteriormente se construyó la Casa del Alfeñique, en el centro histórico de Puebla, vivía una anciana que practicaba brujería, y que se podía transformaba en animales. La Nahuala robaba el alma de los niños para sumar años a su vida, por eso no dejaban que los pequeños se acercaran a la casa.

Como esta mujer no pudo juntar todas las vidas que necesitaba para ser inmortal, juró venganza. Cuentan que, si te acercas a esta casa embrujada durante la noche, el espíritu de la Nahuala se llevará tu alma. Hay quienes aseguran haber escuchado sus gritos siniestros en la madrugada.

En ese mismo sitio ahora se levanta el Museo Regional Casa del Alfeñique, una casona estilo barroco de 1790. La entrada tiene un costo de 40 pesos para los adultos y 20 pesos para menores de 12 años, adultos mayores y estudiantes con credencial vigente. Se exhiben pinturas de la época colonial, carruajes, esculturas y algunos códices.

Dirección: 4 Oriente 416, esquina con 6 Norte, Col. Puebla Centro.

Tel: 222 232 0458

Correo electrónico: casaalfenique@yahoo.com.mx

2. Brujas de Huichapan

Huichapan es un municipio y también un Pueblo Mágico del estado de Hidalgo. Es aquí donde está muy arraigada la creencia de la existencia de brujas. Se cuenta que en los cerros de esta región, estos seres llevan a cabo sus aquelarres y rituales. En el día puedes encontrar a muchas mujeres caminando por las calles. Lucen normales, como cualquier humano. Sin embargo, cuando las estrellas salen en el cerro de Coatépetl algo siniestro pasa.

Hay noches en las que practican magia negra en ese cerro, sobre todo a la luz de la luna. Se sacan los ojos, se cortan las piernas y brazos a manera de ofrenda. Muchas adoptan forma de guajolote en las noches, pero con el primer rayo del sol, dejan su piel y vuelven a convertirse en mujeres.

A muchos, ni se les ocurre pronunciar la palabra "bruja" los viernes y, de manera extraña, hay quienes protegen las entradas de sus casas con sal de grano o tijeras abiertas para que las brujas no se roben a los niños.

Antes de la pandemia, en este misterioso lugar, el gobierno municipal promovía un tour "miedo y misterio" para conocer más a fondo las leyendas de brujas, los sitios donde se supone suelen estar, además de otros lugares donde ocurren cosas extrañas.

Teléfono: (761) 782 0013

3. Las brujas de Los Dinamos

El Parque Nacional los Dinamos, al sur de la CDMX, es un lugar ideal para conectar con la naturaleza sin salir del gigante de asfalto. Puedes recorrer sus senderos naturales, conocer el Río Magdalena y las cascadas que se forman a su alrededor. Pero, ¿sabías que allí existen brujas esperando a su próxima víctima?

Los cerros de Los Dinamos han sido perfectos escenarios de leyendas que involucran magia negra, brujas, por supuesto, y ocultismo. En especial, en las noches de luna llena, el misterio se hace presente. Los lugareños aseguran que, si andas solo en la madrugada por ahí y volteas al cielo, alcanzarás a ver unas brillantes bolas de fuego que caen detrás de las montañas.

Si te preguntas qué son, la respuesta quizá no sea la que esperabas. Según los habitantes más longevos de Los Dinamos y zonas aledañas, se trata de brujas que han salido a iniciar sus ritos, a buscar recién nacidos para robárselos y, así, nunca envejecer. No faltan aquellas que solo quieren vengarse de aquellos humanos que pudieron timarlas para escapar de su maldad. No son pocos los que aseguran haber visto a mujeres hermosas convertirse en guajolotes cerca de esta zona.

Horario: lunes a domingo de 6 am a 6:30 pm

Dirección: Camino a Los Dinamos, Reserva de los Dinamos, La Carbonera. Santa María Magdalena Atlitic.

4. Mulata de Córdoba

Por ahí de 1618, en la ciudad de Córdoba, en Veracruz, una hermosa mujer cautivaba a hombres con su belleza. Nadie sabía su origen: ¿dónde vivía? o ¿en qué lugar nació? Eran algunas de las preguntas que se hacían. Le apodaban la Mulata de Córdoba, y era experta podía predecir temblores, eclipses, enfermedades, sabia de herbolaria. Por eso, la acusaban de 'bruja'.

Había rumores de que la Mulata de Córdoba tenía un pacto con el diablo, y, por eso, la Santa Inquisición la encarceló.

Pero una noche, un carcelero le llevó un pedazo de carbón a petición de la mujer. Con el carbón la Mulata dibujó un barco en uno de los muros de la prisión.

Sorprendentemente la Mulata de Córdoba saltó al barco trazado con carbón y se cuenta que desapareció para siempre. El guardia que la cuidaba quedó aterrado. A la mañana siguiente, cuando los demás vigilantes llegaron a la cárcel, encontraron al carcelero al borde de la locura.

La cárcel donde la encerraron es ahora el antiguo Fuerte de San Juan de Ulúa, a 15 minutos del centro de la ciudad de Veracruz. Los muros de este lugar, que llegan a tener hasta un metro de espesor, conservan un museo en su interior. Es posible visitar sus rincones y túneles, y revivir historias macabras como La Mulata de Córdoba.

Dirección: Camino Escénico a San Juan de Ulúa S/N, Manuel Contreras.

Horario: martes a domingo de 9:00 a 16:30

Teléfono: 229 938 5151

5. La bruja de Aculco

En el Estado de México, en el municipio de Aculco, el frío cala los huesos. Las mañanas se cubren de una capa de niebla. Entre cascadas, peñas, ríos y calles empedradas donde se construyeron casas de cantera blanca pasan sucesos escalofriantes. Uno de ellos pregona que hay espíritus que no quieren dejar Aculco y almas encerradas en los árboles. El relato más escalofriante es el de una mujer de piel trigueña y pelo negro que, a pesar de su belleza, nadie se le acercaba, pues había algo raro en ella. La gente decía que era una persona poco confiable y practicante de magia negra. El tiempo pasó y nadie se acercaba a la mujer, ella quería ser madre, los años corrieron y la esperanza se fue.

Así que ella decidió convocar entes malignos para que le concedieran el deseo de ser madre. Sin embargo, lo único que creció en ella fue el odio. Un día, desesperada, hizo un trato con el diablo y, al poco tiempo, comenzaron a desaparecer niños en el pueblo de Aculco. La gente confrontó a la mujer, pero lo único que vieron fue un enorme árbol en medio de la casa de ella. Para sorpresa el árbol era la mismísima bruja, junto al alma de los niños desaparecidos.

Los habitantes del pueblo empezaron a machetear el árbol, pero una voz macabra confesó lo ocurrido. Desde entonces, el árbol permanece intacto. No falta quien cuente que, si cortas un pedazo del tronco, saldrá una savia blanca y luego de unos minutos se tornará roja como la sangre. Se dice que todavía se escuchan a los niños gritando.

El gobierno del municipio de Aculco realiza un recorrido de leyendas por este Pueblo Mágico, así que, si vas a sitio, te recomendamos pedir informes en el ayuntamiento para obtener más información.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.