Organización de ayuda a inmigrantes golpeada por denuncias de agresión sexual

·2  min de lectura

Portland (OR), 1 jun (EFE News).- La organización sin ánimo de lucro Casa Latina del estado de Washington, cuya labor se centra en proveer trabajo y educación a inmigrantes, está sometida a investigación debido a acusaciones de varias empleadas sobre agresiones sexuales y acoso laboral por parte de un empleado.

Un juez de la corte superior del condado de King denegó hoy martes una orden de protección solicitada por una mujer contra el supuesto acosador, alegando que “frotar la espalda y el trasero y hacer comentarios y gestos sexualmente sugerentes” no ameritaban aprobar la orden.

Marcos Martínez, director del centro, dijo en un comunicado que “defender las protecciones contra el acoso sexual ha sido una parte fundamental de nuestro trabajo, algo que no implica que nuestros miembros o quienes nos apoyan sean inmunes a perpetrar acoso sexual”.

Las acusaciones se dirigen a un empleado que ya no trabaja en la organización, y aunque Martínez no ha clarificado si el acusado fue despedido, la organización dijo que trabajaría para reconstruir la confianza.

Dos de los informes policiales de mujeres que denunciaron al presunto acosador se han llevado a la oficina del fiscal de Seattle para presentar cargos penales, ya que hablan de tocamientos y acoso verbal.

Tras salir a la luz estas acusaciones, inmigrantes que confiaron en la organización para conseguir trabajos de jornaleros o de limpieza denunciaron abusos y proposiciones deshonestas en los eventos que organizaba el centro.

Anteriormente, un caso de violación hace seis años, de una mujer por parte de un trabajador que acudieron para recibir ayuda de la organización, fue desestimado por falta de pruebas.

La organización, que en 2019 manejó unos ingresos de 2,2 millones de dólares entre subvenciones y donaciones, ha sido acusada también por algunos miembros de favoritismo, abuso de poder de los líderes y la exigencia por parte de los mismos de largas jornadas de voluntariado fuera del horario laboral.

El 22 de mayo en una protesta, empleados exigieron el cese de los líderes de la organización por haber tratado de encubrir y no darle importancia a numerosas acusaciones de violaciones y abusos en años pasados. Una nueva manifestación ha sido programada para el 4 de junio.

Los directivos de la organización se han comprometido a contratar investigadores para resolver la situación.

(c) Agencia EFE