La ley de seguridad de Hong Kong, un espejo de la censura cibernética en China

Por Cate Cadell
Los legisladores asisten a una reunión para debatir la ley de seguridad nacional en el Consejo Legislativo, en Hong Kong, China

Por Cate Cadell

PEKÍN, 7 jul (Reuters) - La nueva Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong supondrá un cambio drástico en la vigilancia digital en la ciudad, al introducir estrictas medidas a las empresas que se asemejan a la tradicional censura de los contenidos antigubernamentales que se lleva aplicando desde hace años en el resto de China.

Las empresas tecnológicas extranjeras han rechazado las nuevas leyes, y Facebook, Twitter y Google, entre otras, han dicho que suspenderán las solicitudes estatales de información sobre usuarios hasta que se aclare qué es lo que se requiere.

Expertos en leyes de Internet en China dicen que la legislación está en consonancia con las políticas chinas de seguridad nacional en el ciberespacio, dando pistas sobre lo que le espera a una ciudad acostumbrada desde hace mucho tiempo a amplias libertades de privacidad digital.

Las leyes de China, que en algunos casos comparten una redacción similar a la de Hong Kong, han dado lugar a amplias restricciones desde 2013 y a un fuerte aumento de las condenas por delitos cibernéticos.

"Para indigenizar el ciberespacio de Hong Kong, habría que hacer en un período de tiempo muy corto, y en un entorno muy conflictivo, lo que el Gobierno chino fue capaz de hacer en el resto del país durante años", dijo Rogier Creemers, de la Universidad de Leiden en los Países Bajos, experto en datos y leyes de Internet en China.

La ley de Hong Kong incluye poderes ampliados que eluden los juzgados y elevan la financiación de la vigilancia encubierta para recopilar información, y permiten la participación de personal técnico de fuera de Hong Kong.

Expertos jurídicos de Hong Kong afirman que los poderes ampliados de la policía local sobre la seguridad nacional anulan un sistema arraigado de supervisión judicial y gubernamental de la vigilancia encubierta, un régimen construido sobre la base de años de impugnaciones judiciales.

La líder de Hong Kong, Carrie Lam, dijo en una conferencia de prensa el martes que los casos que involucran a agentes chinos serían "raros".

"En última instancia, el tiempo y los hechos dirán que esta ley no socavará los derechos humanos y las libertades", aseguró.

Según los detalles publicados a última hora del lunes, las autoridades pueden exigir a las empresas que eliminen contenido en Internet basándose en "motivos razonables para sospechar" que viola las leyes de seguridad nacional. Los proveedores de servicios que no cumplan se enfrentan a penas de cárcel y a una multa de 100.000 dólares.

La normativa recuerda a la ley cibernética de China continental de 2017, que establece que los operadores deben "proporcionar apoyo y asistencia técnica" a las autoridades que deseen eliminar o revisar el contenido basándose en motivos de seguridad nacional.


CUMPLIMIENTO OBLIGATORIO

En el sector de empresas de tecnología ya se está diciendo que es posible que no haya otra opción que cumplir.  

"Si quieres estar en Hong Kong, tienes que cumplir con la Ley de Seguridad Nacional, entonces tienes que cooperar con la policía de Hong Kong. Muy simple, muy claro", dice Francis Fong Po-kiu, presidente honorario de la Federación de Tecnología de la Información de Hong Kong, una asociación empresarial que representa principalmente a empresas locales.

Bajo el presidente Xi Jinping, China ha construido uno de los marcos legales de vigilancia digital más avanzados y punitivos del mundo.

Tanto las leyes de Hong Kong como las de China evitan la necesidad de obtener órdenes judiciales y piden que se amplíe la propaganda en las escuelas, los medios de comunicación y la Administración, promoviendo la unidad nacional.

Tanto unas como otras incluyen castigos para las personas "sospechosas" de incitar al odio contra el Gobierno central, sin más detalle.

"La vaguedad es una táctica para gobernar", dice Creemers, quien agregó que los castigos estrictos de carácter disuasorio son fundamentales para la eficacia de las leyes de China.


APLICACIÓN EFECTIVA

En el continente, las leyes cibernéticas han tenido un gran éxito a la hora de anular contenidos considerados antigubernamentales.

En 2014, cuando Pekín amplió el delito penal consistente en "provocar peleas y causar problemas" para incluir actividades en Internet, las condenas por este concepto se quintuplicaron, según un recuento de los datos del sitio oficial de los tribunales chinos.

Algunos de los casos más conocidos afectaron a artistas, abogados de derechos civiles y blogueros.

Las leyes de Hong Kong y del resto de China también tienen diferencias fundamentales.

Las empresas de China y los proveedores de servicios de Internet deben almacenar registros de datos personales durante un período de hasta cinco años y crear mecanismos de autocensura, mientras que todos los usuarios de Internet deben estar registrados con un documento de identidad nacional. En Hong Kong no se han establecido esas restricciones específicas.

"Todavía no tenemos jurisprudencia. Así que tendremos que ver qué pasa", dijo Fong. "Pero las cosas van mucho más rápido de lo que esperábamos".


(Información de Cate Cadell; información adicional de Greg Torode in Hong Kong; traducido por Tomás Cobos)

Nuestro objetivo es crear una comunidad segura y respetuosa de cada uno de sus miembros. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad y mientras estamos trabajando en ello, hemos suspendido temporalmente los comentarios en artículos. Gracias por tu comprensión.