Cómo acceder a la ley que perdonó la deuda de 35.000 euros a una pareja en Bilbao

·3  min de lectura

Una pareja de Bilbao se ha beneficiado de la llamada Ley de Segunda Oportunidad según la cual la justicia le ha liberado del pago de una deuda de 35.266 euros. El juez ha considerado que el matrimonio cumple los requisitos necesarios para ello dándoles la oportunidad de empezar de nuevo sin esa carga económica en virtud de una normativa que fue aprobada en 2015 precisamente con ese objetivo. 

Para poder solicitar beneficiarse de la Ley de Segunda Oportunidad hay que cumplir una serie de requisitos. (Foto: Getty Images)
Para poder solicitar beneficiarse de la Ley de Segunda Oportunidad hay que cumplir una serie de requisitos. (Foto: Getty Images)

En el caso de esta pareja residente en la capital bilbaína, su situación económica se complicó después de que uno de los componentes fuese despedido por una reducción de plantilla y al otro le redujesen las horas de trabajo. No podían hacerse cargo de los pagos que debían afrontar e iniciaron el proceso, como indica Deia. Estudiado su caso, el Juzgado de Primera Instancia número 10 de Bilbao les concedió el Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho (BEPI), asociado a la Ley de Segunda Oportunidad.

La pregunta que surge a raíz de ese caso es en qué consiste la Ley a la que se ha acogido esta pareja y quiénes pueden hacerlo. Aprobada en 2015 y publicada en el BOE, donde puede consultarse íntegra, está orientada a personas físicas que no pueden hacerse cargo de la deuda que acarrean. Pero no todo el mundo puede acogerse a ella, sino que hay que cumplir una serie de requisitos.

Según varias webs de bufetes de abogados especializados en este tipo de caos, estos serían los siguientes: 

  • Ajustarse a lo que se denomina deudor de buena fe.

  • La deuda no puede superar los cinco millones de euros.

  • No se cuenta con el patrimonio suficiente para pagar esa deuda.

  • No ser objeto de un concurso culpable. Es decir que este no se haya producido debido a una insolvencia intencionada.

  • No haber rechazado una oferta de trabajo acorde a sus capacidades en los cuatro años anteriores.

  • Haber intentando antes llegar a un acuerdo extrajudicial con las partes con las que se tiene contraída la deuda.

  • Que no pese una condena sobre el solicitante por los siguientes delitos: económicos, contra los derechos de los trabajadores, falsedad documental, contra el patrimonio, contra la Hacienda Pública o contra la Seguridad Social.

  • No haber solicitado el acogimiento a esta ley en la última década. 

  • Deberá aceptar que su nombre aparezca, durante un periodo de cinco años, en el Registro Público Concursal.

Uno de los puntos más importantes y que quizá pueda resultar más confuso para el ciudadano es el de la buena fe del deudor. En COAGA Abogados y Asesores explican a través de su web que para valorar eso el juez lo que tiene en cuenta es que antes de llegar a ese punto el solicitante haya cumplido con otros como intentar llegar a un acuerdo extrajudicial, no haber rechazado trabajos… 

Básicamente, y como se desprende de la expresión de ‘buena fe’, se trata de que la situación no haya sido buscada, intencionada y que se hayan agotado toda las opciones previas antes del llegar al punto de no poder hacerse cargo de la deuda.

EN VÍDEO | Así es la curiosa jornada laboral de un recolector de monedas de máquinas expendedoras

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.