La ley de prescripción digital que el Gobierno paralizó y no reglamentó para las recetas en farmacias

Con el lanzamiento de la pastilla las farmacias se llenaron de curiosos, pero sólo se vende bajo receta
La prescripción digital permite un acceso más rápido a la información

El Gobierno removió este lunes la excepción que permitió presentar durante la pandemia una receta médica mediante una foto y que tenga validez en las farmacias. Luego, el martes el Ministerio de Salud dio marcha atrás y extendió el plazo con una prórroga hasta el 28 de febrero para recetas de medicamentos crónicos. En medio de estos idas y vueltas, desde hace casi tres años descansa la ley de prescripción digital y teleasistencia que fue aprobada por ambas cámaras del Congreso y que continúa sin reglamentación oficial.

Ese sistema venía funcionando, funcionó y fue muy útil durante la pandemia”, comentó a LA NACION el médico y senador nacional por Tucumán, Pablo Yedlin, uno de los autores de la Ley 27.553 de prescripción digital y teleasistencia y recordó: “En medio de esa situación de emergencia hicimos ese proyecto que se votó en diputados y en el senado y ya es ley en la Argentina, pero todavía no está reglamentada”.

El legislador reconoce que la posibilidad de presentar una foto con la receta hecha con puño y letra por mail, WhatsApp o Telegram fue de gran ayuda durante la crisis del Covid-19 y el ASPO, pero entiende que la continuidad de esa modalidad sin las certificaciones y la seguridad correspondiente puede contraer algunos problemas. “No daba mucha garantía ni al paciente ni al prescriptor ni al financiador, porque con una sola foto podías ir a distintas farmacias con la misma receta”, explicó.

Por eso, reclama que se formalice y se ponga en funcionamiento la ley sancionada en mayo de 2020 por el Poder Legislativo. “Lo ideal hubiera sido tener la reglamentación de la ley antes de dar de baja el sistema de fotos”, dijo sobre la medida anunciada el 26 de diciembre en el Boletín Oficial y aclaró: “La idea es que la gente no tenga que ir al médico a buscar la receta y que necesariamente sea en formato de papel”.

A pesar de los pedidos directos a Carla Vizzotti durante las reuniones que mantienen con la ministra y en los consejos federales de salud, Yedlin no sabe cuándo podría reglamentarse y por el momento no tiene pensado hacer ningún pedido formal.

Hoy, las únicas recetas digitales que se aceptan en farmacias, según pudo saber LA NACION, son aquellas que además de haber sido emitidas digitalmente cuentan con la firma digital certificada y tienen un código de barras. Como realizar el cambio llevará tiempo, la opción sigue siendo la vieja y olvidada receta de papel, para la que hay que acudir presencialmente al consultorio médico y gestionarla.

Qué es la ley de prescripción digital y teleasistencia

Como autor de la ley, Yedlin explicó para qué sirve la digitalización de las recetas y por qué debería reglamentarse cuanto antes. “Esa ley lo que prevé es un sistema de receta de prescripción digital real no por fotos de hojas manuscritas. Un sistema donde vos podés validar al usuario, al prescriptor, al médico y su matrícula y donde su información pueda estar asegurada y validada en formato digital”, señaló.

La idea que propone la ley es que se cree a nivel nacional, y en cada jurisdicción, un marco en el cual la firma de los médicos quede registrada para que cuando den una receta y se presente en la farmacia quede constancia de que esa receta ya se utilizó.

Para ello, se propuso un sistema de firma tanto electrónica como digital. “La electrónica es que el médico ponga un usuario y código y eso sea validado por algún sistema. La digital, además de eso, requiere un registro de firmas digitales y se usa una validación tipo token como en los bancos”, detalló Yedlin.

Sin embargo, aclaró que el registro de los médicos es propio de cada jurisdicción y por lo tanto, cada provincia debería crear su propio sistema homologado para validar las firmas de sus médicos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Según especificó, no se trata de las firmas o sellos que se dejan en las recetas físicas sino de la creación de “un sistema de códigos que valide la identidad del médico”. “Los ministerios de cada provincia tienen un registro de firmas de los médicos así que si vos tenés dudas de si la firma del médico es real podés ir a chequearlo. En el sistema digital eso debiera ser electrónico”, argumentó.

En ese sentido, definió que las provincias no lo pueden hacer porque “no está claro cuáles son los requisitos que la Nación le va a dar al sistema”, pese a que algunas obras sociales, PAMI y hospitales privados implementaron su propio sistema para los pacientes. “La deuda que tenemos con el Ministerio de Salud es que reglamenten la ley y tengamos una verdadera prescripción digital”, cerró.