La “ley del nieto” que ilusiona a los argentinos que buscan la nacionalidad española

·4  min de lectura
En la Puerta del Sol de Madrid se encuentra desde 1950 el denominado Kilómetro Cero de las carreteras radiales de España. Es un lugar de cita y visita turística obligada.
En la Puerta del Sol de Madrid se encuentra desde 1950 el denominado Kilómetro Cero de las carreteras radiales de España. Es un lugar de cita y visita turística obligada.

“Yo tengo un abuelo español”, plantean —y se ilusionan— muchos argentinos que hacen trámites y gestiones para poder acceder a esa nacionalidad. Una gran cantidad ni siquiera llega a presentar papeles porque, como explica un gestor con experiencia, la ciudadanía española se transmite básicamente de padres a hijos; a diferencia de la nacionalidad italiana, en la que se pueden llegar a rastrear muchas generaciones anteriores para acreditar el parentesco.

Un nuevo proyecto de ley podría, sin embargo, cambiar esta realidad. La llamada “Ley de nietos” —en rigor, de “Memoria Democrática”— busca reparar a los españoles que se exiliaron como consecuencia de la Guerra Civil de 1936 y la dictadura franquista (1939/1975). El proyecto plantea dos nuevos supuestos de adquisición de la nacionalidad española: pueden acceder a ella los hijos e hijas nacidos en el exterior de las mujeres españolas que perdieron su nacionalidad por casarse con extranjeros (antes de la entrada en vigor de la Constitución de 1978) y los hijos e hijas mayores de edad de aquellos extranjeros que ya obtuvieron la nacionalidad española por derecho de opción (con fecha límite del 27 de diciembre de 2011).

Este último es el caso de Macarena Toledo, una porteña de 34 años que espera ansiosa la sanción de la ley. Su padre, nacido en la Argentina, obtuvo su nacionalidad española hace unos años. De haberla tramitado cuando ella era menor de edad, Macarena la habría obtenido fácilmente por ser hija de un español por opción. “Con la ley de nietos sería muy fácil, porque toda mi familia tiene los papeles. En su momento no me la adjudicaron porque cuando mi papá hizo el trámite yo era mayor de edad. Pero me imagino que si se convierte en ley me dan el pasaporte velozmente”, explica.

Vínculos y vida social. Cuando muchos deciden emigrar, ellos eligen volver al país

El 20 de julio pasado, el Consejo de Ministros del Gobierno de España aprobó el Proyecto de Ley de Memoria Democrática. Para que se convierta en ley debe antes debatirse en las Cortes, aprobarse y publicarse en el Boletín Oficial español. Esto podría demorar meses. Y no lograr el consenso suficiente entre partidos.

De hecho, una de las “preguntas frecuentes” sobre nacionalidad española del sitio web del Consulado Español en Rosario es si está vigente la Ley conocida como ‘Ley de Nietos o bisnietos’. No por ahora.

Desde la Embajada Española en la Argentina refirieron que no tienen información sobre los posibles tiempos de la ley, que depende de las Cortes Generales y no del Ejecutivo. ¿Reciben muchas consultas por este tema? “Con carácter general, el interés por la adquisición de la nacionalidad española en Argentina es alto. No podría ser de otra forma con todos los vínculos que nos unen: cualquier iniciativa genera interés”, explicaron.

También apuntaron que aún resta un proceso complejo antes de convertirse en ley. “Se trata de proposiciones o proyectos cuyo trámite de adopción lleva tiempo y pueden surgir modificaciones como consecuencia de las deliberaciones parlamentarias”, informaron. LA NACION intentó comunicarse con el Ministerio de Asuntos Exteriores español, pero no obtuvo respuesta.

Aluvión de demandas

“Sinceramente, lo veo muy verde”, plantea Carlos García Piñeiro, socio de Gestión Argentina, una empresa dedicada a trámites internacionales. Un dato de color: hasta el 2018 se dedicaban a realizar todo tipo de gestiones para argentinos residentes en Europa. Desde hace tres años trabajan mucho más con argentinos que quieren irse del país. “Más allá de que haya consenso entre los partidos, creo que de salir la ley habría un aluvión de demandas. Y ya hay una enorme cantidad de expedientes en trámite; si llegaran a aparecer los nietos y bisnietos deberían contratar a cientos de personas para tramitar nacionalidades. Todo esto con un 14% de parados”, explica Piñeiro, que es argentino y reside en España.

¿Cuál es la forma más común por la que los argentinos acceden hoy a la nacionalidad española? Según García Piñeiro, la más frecuente es por residencia: tal vez sus padres llegaron a España durante la crisis del 2001, se nacionalizaron e hicieron lo mismo con los hijos.

“Cualquier argentino que llegue con una visa de trabajo y resida de forma legal y continuada por dos años en España puede solicitar la nacionalidad española y conservar la argentina. Esto es por pertenecer a una excolonia: los ciudadanos de otros países no relacionados con España deben esperar 10 años y abandonar su ciudadanía de origen”, explica.

“Otras dos opciones [costosas] para acceder al pasaporte son venir con un visado no lucrativo que permite vivir legalmente en España (pero no trabajar) o llegar con visado de inversor en España [hay que calcular un mínimo de EUR 600.000 verificables]”. Todos los visados para residir o trabajar se gestionan en el Consulado de España en la Argentina.

En los grupos de Facebook de argentinos que buscan emigrar, algunos plantean que tienen conocidos que les pueden hacer un contrato de trabajo para ir de mozos por el verano. No está de más aclararlo: los contratos de trabajo deben estar autorizados por el Ministerio de Trabajo español. Y se suele dar el visado a profesiones específicas que hacen falta en España. Por ejemplo, se buscan bomberos de buques especializados en Cádiz o en Lugo aceptan deportistas profesionales.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.