El Gobierno desmintió querer regular los “discursos del odio” pero se mostró a favor de una ley de publicidad oficial: “Cálmense, bajen un cambio”

·4  min de lectura
Gabriela Carruti
Gabriela Carruti - Créditos: @Presidencia

Luego de que la titular del Inadi, Victoria Donda, se mostrara proclive a realizar una ley para limitar los “discursos de odio” amparada también las posturas de otros referentes del Frente de Todos, que aseguraron que estas expresiones motivaron el ataque contra Cristina Kirchner, desde el Gobierno desmintieron ahora trabajar en una iniciativa que vaya en esa línea.

“No es así, no hay ningún proyecto que se esté analizando en ese sentido”, sostuvo la portavoz de la Casa Rosada, Gabriela Cerruti, quien sin embargo se quejó por la reacción opositora ante esta cuestión. “Cálmense, bajen un cambio”, pidió en El Destape Radio la vocera, que sí se mostró de acuerdo con impulsar una ley de publicidad oficial. “El Gobierno tiene todo el derecho del mundo a decidir qué tipo de medios quiere impulsar”, aseveró en El Destape Radio.

Convencida de que las leyes para frenar las expresiones violentas ya existe en la Argentina, Cerruti dijo que la idea del Gobierno es cumplir con esa legislación vigente y “debatir” de qué se habla cuando se mencionan los discursos de odio, para así evitar “correr las barreras” de la convivencia democrática.

En base a esa tarea de identificación, planteó: “Parece que meter todo en la misma bolsa no es meter nada. No es lo mismo criticar, insultar, hasta pelearse o ser más o menos vehemente, que un discurso sistemático de construcción de la otra persona como un otro plausible de ser exterminado o asesinado, son dos cosas diferentes, son límites muy claros”.

En ese sentido siguió: “No estamos hablando de cualquier discurso, estamos hablado del discurso que de un tiempo a esta parte en el mundo están instalando los grupos estos llamados ‘libertarios’ o de ultraderecha, que se montan en otros partidos políticos, medios de comunicación; pero que es un discurso profundamente antidemocrático”.

Bajo ese posicionamiento, insistió con que “no hay ley mordaza” en la agenda del Frente de Todos. “No somos Venezuela. No estamos trabajando en eso. Si me hablás de todo lo que se hace para que no haya discriminación y persecución, el Inadi trabaja en todos estos temas, son de análisis permanente”, intentó explicar para imprimirle mesura a la convocatoria inicial que había hecho Donda.

Y con el precepto de que la administración de Alberto Fernández evalúa de qué manera afrontar esta situación a través del intercambio de ideas, se puso a ella misma como ejemplo. “Yo soy vehemente como periodista y como política. Te discuto, investigué, metí denuncias judiciales. No me voy a hacer la carmelita descalza hablando de este tema. Claramente lo que quiero decir es: ‘No es todo lo mismo’. No es que no se puede debatir, investigar, denunciar. Hay límites que se cruzan y algunos medios lo cruzan muy seguido”, expresó.

Ya involucrada en el terreno de la prensa, entendió en primer término que ninguno de los “grandes medios” depende de la pauta del Gobierno para subsistir y sí se mostró proclive a dinamizar una legislación que tenga que ver con cómo se distribuye el dinero en publicidad oficial. “En la Argentina tenés cierto corset y soy impulsora de una ley de publicidad oficial, que en la Ciudad logré que se votara por unanimidad y la vetó [Mauricio] Macri”, introdujo Cerruti.

“Tenemos que tener una ley de publicidad oficial que ponga este tipo de parámetros. El Gobierno tiene todo el derecho del mundo a decidir qué tipo de medios quiere impulsar, no que esté atado al rating, la venta o a lo que sea”, indicó la portavoz, quien detalló que esa iniciativa se basaría en definir qué “valores” quiere transmitir la administración nacional y qué tipo de medios pretende que mantengan esa “conversación colectiva”.

Por otra parte, habló del contenido en las redes sociales y dijo que en esas plataformas, sobre todo en Twitter, se genera un microclima violento que generó dificultades en el mundo. “Es un problema del que tenemos que hablar”, dijo la portavoz. Y fue ahí cuando se quejó por las asociaciones que se hacen entre la propuesta del Gobierno y la ley constitucional contra el odio impulsada por la gestión chavista en Caracas. “Queremos hablar de convivencia democrática y de cómo hacemos frente a estos temas; y cuando empezamos a tratar de hablar, nos empiezan a decir ‘la ley’, ‘la mordaza’, ‘Venezuela’. Cálmense, bajen un cambio”, pidió la portavoz.

También apuntó duramente contra la titular de Pro, Patricia Bullrich, quien no se solidarizó con Cristina Kirchner luego del atentado. Dijo sobre la exministra de Seguridad que decidió dirigir “a un grupo muy fanático de la sociedad” y añadió: “Eso la lleva a salir de la regla más elemental de la democracia, que es que tenés que repudiarlo. No hay otra. Si creen que van a construir política sobre grupos de fanáticos, lo que hacen es alentarlos. Ahí tenés a los [Donald] Trump, a los Bolsonaro”.

Noticia en desarrollo