Lesvy, el feminicidio que indigna a México

FOTO: ANDREA MURCIA /CUARTOSCURO.COM

Por Gloria Islas Rodríguez

México, 9 Sep (Notimex).- "Ya valió madre todo, Lesvy ya está muerta", dijo el novio de la hoy occisa y acusado del asesinato, Jorge Luis González, a Laura "N", amiga desde la primaria de la víctima, quien fue encontrada estrangulada el 3 de mayo de 2017 en Ciudad Universitaria.

Este miércoles continuaron las audiencias del juicio oral que se sigue a Jorge Luis González como presunto responsable del asesinato de su novia Lesvy Berlín Rivera Osorio, en una jornada de más de cinco horas en la que declararon 14 personas.

Laura "N" declaró que su amiga le había comentado que el imputado era violento, pero no en forma física sino emocional, no obstante refirió que Lesvy amaba a su novio, con quien vivía en unión libre en un cuarto rentado.

El día en que Lesvy fue hallada estrangulada con el cable de un teléfono público, en Ciudad Universitaria, Jorge Luis habló por la noche a Laura para que lo acompañara a buscar a su novia y preguntar a vigilancia.

Sin embargo, de camino y antes de acudir al Ministerio Público de Coyoacán, el imputado refirió: "Ya valió madre todo, Lesvy está muerta".

En tanto, Sócrates Francisco "N", agente de Investigación de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, dijo que Lesvy Berlín Rivera Osorio presentaba lesiones de cuello y golpes en el pómulo.

Además el policía de Investigación Noé González refirió que en el cuarto en donde vivían Lesvy y el acusado encontraron 10 indicios, entre ellos pipas, papel con yerba verde, gotero con residuos de sustancia color café, cuatro bolsitas transparentes con yerba verde y dos credenciales, una de la occisa y otra de Carlos "N".

En su oportunidad Teresa Hernández, empleada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), declaró que alrededor de las 23:00 horas observó a Jorge Luis turbado y nervioso, además de darle su nombre y de que trabajaba en la Preparatoria 2 como auxiliar de intendencia.

Refirió que Laura, amiga de la occisa, quien acompañó a Jorge Luis al Ministerio Público de Coyoacán, le comentó que no estaba muy de acuerdo con esa relación de unión libre que tenía la Lesvy de cuatro meses con el imputado, porque él la había hecho más adicta a las drogas.

Mientras Martha "N", otra empleada de la UNAM, dijo conocer a Lesvy desde 2009 a través de la mamá y describió a la joven como seria, inteligente e introvertida, que quería estudiar idiomas, música y viajar al extranjero.

Afirmó que conoció a Jorge Luis en el velorio de Lesvy: "lo vi de lejos, con una posición agachada y su mirada muy alterada, fuera de sí".

A su vez Gustavo "N", policía de Investigación, reveló que fueron revisados audios en los que se escucha: “No puedo con esto, chale...", "(...) encontraron una chava con una cadena de perro".

Se presume que los audios serían del 3 de mayo del 2017, sin embargo el investigador reconoció que no puede establecer si esa voz corresponde al acusado.

Marielena "N", dueña de la casa que rentaba el acusado, recordó que el último día que vio con vida a Lesvy traía a su perro con una cadena.

También comentó que vio al imputado el 3 de mayo como a las 6:30 horas alterado y nervioso, luego lo escuchó hablar a gritos con su papá y "una tal Laura".

Resaltó que su nieto grabó la llamada en la que el imputado dice “... No puedo con esto (...) Me estoy volviendo loco".

La asesoría jurídica de la víctima pidió que se escuchara el audio en la sala donde se llevaba el juicio oral, pero por problemas técnicos no se logró, por lo que sería este jueves cuando se puedan dar a conocer.

Novio golpeaba a Lesvy Rivera, declara testigo

Carlos David Castor Bonilla, testigo en el caso del asesinato cometido contra la joven Lesvy Berlín Rivera Osorio, refirió que en una reunión previa entre la víctima y su novio acusado del crimen, Jorge Luis González Hernández, éste la golpeó y también la madrugada de los hechos, el 3 de mayo de 2017, tuvo una pelea con ella.

En el marco de la audiencia inicial del juicio oral en el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México por el feminicidio de Rivera Osorio, Castor Bonilla, empleado de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma (UNAM) y en ese entonces compañero laboral de González Hernández, narró lo ocurrido entre el 2 y 3 de mayo.

Refirió que un día antes de los hechos (2 de mayo) fue invitado por Jorge Luis González para que junto con su novia Lesvy y otros sujetos convivieran en un área verde de Ciudad Universitaria, frente a la Facultad de Odontología, donde consumieron durante varias horas bebidas alcohólicas, junto con otro hombre apodado “el Cuervo”, así como un perro propiedad de la entonces pareja.

Ante el juez José Juan Pérez Soto, narró que pasadas las tres de la madrugada del 3 de mayo se despidió de Jorge Luis y Lesvy, quienes se retiraron del lugar, y él se fue a dormir en un área de la Facultad de Odontología y a las 7:00 horas se enteró de que habían encontrado a una mujer muerta en la Facultad de Ingeniería, por lo que se preocupó.

Por la mañana de ese día, refirió el testigo, le llamó Jorge Luis, alrededor de las 10:00, para preguntar si Lesvy se había quedado con él o si sabía algo de su novia.

Castor Bonilla recordó a Jorge Luis González que Lesvy se había ido con él y le preguntó si había tenido una pelea con su novia, a lo que el hoy acusado le aseguró que no. “Me pareció que estaba nervioso”, apuntó.

Sin embargo, continuó el testigo, la tarde de ese mismo día Jorge Luis regresó a Ciudad Universitaria y lo buscó. “Lo noté preocupado y pensativo”, comentó al señalar que le volvió a preguntar si había peleado con su novia y le dijo que sí.

Carlos David Castor, quien sigue laborando en la UNAM, también refirió que dos meses antes, es decir en marzo del 2017, Jorge Luis, Lesvy y él fueron a convivir en un hotel por el rumbo de Coyoacán donde consumieron cervezas y cocaína.

Agregó que pasaron ahí la noche y por la mañana, cuando él se encontraba en el baño, escuchó cómo Lesvy era golpeada a cabezazos por parte de su novio y que la joven lloraba, por lo que salió a informar a vigilancia del hotel de lo ocurrido.

La defensa del acusado de feminicidio trató de argumentar que, por el consumo de cocaína, Carlos David no era confiable, y cuestionó que en su primera declaración dijo que no hubo una pelea entre Jorge Luis y Lesvy la madrugada previa al crimen. Sin embargo, el testigo aclaró que por teléfono le aseguró que no y luego en persona reconoció que habían peleado.

En esta primera audiencia del juicio oral, que entró en receso para continuar este miércoles, comparecieron más de 10 testigos del Ministerio Público y de las abogadas de la familia de la víctima, incluido su padre Lesvy Rivera Calderón, quien expresó que desde que su hija empezó a vivir con el presunto victimario la comunicación con ella fue escasa.



NTX/GIR/JRD/MMH