Lesión en Dominicana saca de juego y pone en peligro los “sueños” del cubano Yoenis Céspedes

Hay fantasmas que se niegan a partir. En el caso de Yoenis Céspedes, quien nunca pudo cumplir su potencial en Grandes Ligas debido a un rosario de lesiones, se trata de la salud, porque cuando parecía dar marcha atrás en La Máquina del Tiempo, vuelve a ver detenida su marcha en la República Dominicana.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El cubano tuvo abandonar un choque el martes en la Liga Invernal quisqueyana (LIDOM) debido a una lesión en el pie derecho y tuvo que ser ayudado para poder abandonar el terreno, porque no podía sostenerse por sus propios medios, lo que no augura nada bueno.

Céspedes se lesionó la rodilla al trata de llegar a la antesala y fue puesto out sin poder tocar siquiera la almohadilla, porque el dolor le obligó a tirarse en el terreno en la parte baja de la tercera entrada de un choque entre sus Águilas Cibaeñas y los Toros del Este.

Uno de los peloteros que mas controversia ha generado por su incorporación al equipo de Cuba rumbo al Clásico Mundial de Béisbol al comentar que no se había marchado por problemas políticos y solo por el deseo de jugar en Grandes Ligas, quizá hasta su participación con la escuadra de la mayor de las Antillas esté en peligro.

“Sé que ha habido mucho alboroto con eso de los peloteros cubanos que están en Estados Unidos’’, comentó Céspedes a la prensa dominicana.

“Yo salí de Cuba no por problemas políticos, sino buscando un sueño, detrás de un sueño. Yo siempre dije que, si alguna vez cuando terminara en Estados Unidos, podía representar a mi país de nuevo, lo iba a hacer con mucho gusto. Me llamaron para representar en el Clásico y por supuesto que dije que sí y aquí estoy’’.

Se ha reportado que la preselección cubana debe reportarse en La Habana sobre mediados de enero, pero no cabe duda de que las imágenes de Céspedes sostenido por sus colegas de equipo deben atemperar la idea del granmense pegando batazos en Asia.

Esta no es la primera vez que Céspedes se lesiona en Dominicana porque ya había perdido varios juegos debido a molestias en una pantorrilla, pero no cabe duda de que esta última trampa de la salud parece recordar sus peores momentos en las Mayores.

Dos operaciones en los talones fueron un tremendo retroceso de Céspedes, quien había perdido tiempo de juego en el 2018 debido a problemas en la cadera, quizá debido a sus dificultades para caminar y luego vino el incidente de la caída en un hoyo dentro de su rancho de .Port St. Lucie, que le provocó una fractura múltiple en el tobillo y que sería un factor en la reestructuración de su salario y salida definitiva de los Mets.

En los últimos cuatro años dentro de Grandes Ligas, Céspedes solo pudo salir al terreno en 127 encuentros: 81 en el 2017, 38 en el 2018, ninguno en el 2019 y ocho en el 2020. Y varios de esos en los que vio acción no estuvo al máximo de sus capacidades.

Mientras Céspedes se mantuvo saludable llevaba pasaporte de estrella. Nunca brilló más que en aquella porción del 2015 en que conectó 17 cuadrangulares para llevar a los Mets a la Serie Mundial. Eran días en que Nueva York estaba en la palma de su mano.

Céspedes volvió a estar brillante en el 2016 cuando disparó 31 jonrones y finalizó octavo en la votación del Jugador Más Valioso, convenciendo a los inquilinos de Queens que bien valía una extensión de cuatro temporadas y $110 millones. Nadie imaginaba la tormenta que se acercaba en el apartado de la salud.

Dos peloteros cubanos se ven envueltos en terrible accidente durante la temporada invernal dominicana

Todo se vino abajo con la abrupta partida de Céspedes del equipo -no fue a un juego en Atlanta- que el entonces gerente general Brodie Van Wagenen relacionó al impacto del coronavirus, pero que la prensa de Nueva York reportó como una frustración del pelotero con la falta de tiempo de juego.

Céspedes, quien había realizado showcases para ver qué interés había entre los equipos de Grandes Ligas, apuntaba en Dominicana a encontrar una nueva vitrina y prepararse para jugar con Cuba en el Clásico. Ahora ambas metas están en jaque por el fantasma de las lesiones que se niega a marcharse.