Leopoldo López puede surgir como el máximo líder de oposición

·2  min de lectura

José Meléndez, corresponsal

SAN JOSÉ, Costa Rica, octubre 25 (EL UNIVERSAL).- Cuando el opositor y ahora fugitivo político venezolano Leopoldo López compareció el jueves 10 de septiembre de 2015 en Caracas ante la jueza venezolana Susana Barreiros, para defenderse de las acusaciones de instigación pública, asociación para delinquir y determinación en daño e incendio, aprovechó su alegato público para recordar el cumpleaños de Manuela Rafaela, su hija mayor.

"Si me deja libre, iré al cumpleaños de mi hija Manuela, me casaré de nuevo con mi esposa y saldré a recorrer Venezuela. Si me condena, saldré con la cabeza bien alta. Va a tener usted más miedo de escribir esa sentencia que yo de recibirla", advirtió López a Barreiros.

La jueza condenó a López a 13 años, nueve meses, siete días y 12 horas de prisión por encabezar masivas, sangrientas y mortales protestas en contra del gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en febrero de 2014. Ante una multitud opositora en una calle de Caracas, López se entregó el 18 de febrero de 2014 a la Guardia Nacional Bolivariana y fue recluido y aislado en Ramo Verde, cárcel militar al sur de esa capital, desde la que, cada vez que pudo, denunció torturas.

López no logró asistir al cumpleaños de Manuela Rafaela, primogénita de su matrimonio en 2017 con la venezolana Lilian Tintori y hermana mayor de Leopoldo Santiago y Federica Antonieta López Tintori. Tampoco pudo acudir el lunes 22 de enero de 2018 al nacimiento de la menor. López sorprendió al mundo al conocerse ayer su sorpresiva salida el viernes de la embajada española en Caracas y su huida hacia Colombia para proseguir rumbo a España.

Con 80 meses sin libertad, López, de 49 años, quien es economista y principal jerarca del partido Voluntad Popular, podría convertirse en indiscutible y máximo líder de la fragmentada oposición venezolana, por su abultado expediente signado por una medalla: el presidio político.

López recibió el beneficio de casa por cárcel a partir del sábado 8 de julio de 2017, luego de 40 meses y 20 días en Ramo Verde. El martes 30 de abril de 2019, y en una sacudida a Venezuela, López apareció en una calle caraqueña para respaldar lo que derivó en un fallido alzamiento militar contra el régimen. Ante el fracaso, se asiló primero en la embajada de Chile, en Caracas, y luego en la de España, donde estuvo hasta el viernes pasado.

"Es momento de definiciones para el mundo democrático", sentenció, al felicitar a la oposición de Bielorrusia porque el Parlamento Europeo le confirió el Premio Sájarov para la Libertad de Conciencia y que en 2017 se le otorgó a la oposición venezolana y a López y demás presos políticos de ese país.