Lento avance del escrutinio en Ecuador, sin reconocimiento del candidato opositor

Santiago PIEDRA SILVA
1 / 2

El presidente de Ecuador, Rafael Correa (i) abraza al candidato electo Lenin Moreno en el Palacio presidencial de Carondelet en Quito el 3 de abril de 2017

El presidente de Ecuador, Rafael Correa (i) abraza al candidato electo Lenin Moreno en el Palacio presidencial de Carondelet en Quito el 3 de abril de 2017 (AFP | Rodrigo Buendía)

El último tramo del escrutinio de actas en la elección presidencial del domingo en Ecuador avanzaba el martes con lentitud, frente a la resistencia del opositor de derecha Guillermo Lasso a reconocer el resultado, cuándo faltan sólo unas cuantas décimas para que concluya el conteo.

Con el escrutinio del 99,61% de las actas, el Consejo Nacional Electoral (CNE) ha confirmado el triunfo del exvicepresidente socialista Lenín Moreno, que obtuvo el 51,16% de los votos válidos, contra 48,84% del exbanquero Lasso, según el dato más reciente.

La diferencia de 2,32 puntos porcentuales representa una ventaja de 229.546 votos para Moreno, quien desde el lunes se declaró presidente de "todos" los ecuatorianos y recibió la felicitación de mandatarios latinoamericanos y del secretario de la OEA, Luis Almagro.

El coordinador de procesos electorales del CNE, Diego Tello, explicó a la prensa que la demora se debe a la "realidad geográfica" de Ecuador, sobre todo en la Amazonia, desde donde las actas deben ser transportadas en botes por dos ríos, y porque aún falta que lleguen los resultados de todos los ecuatorianos que sufragaron en el extranjero.

Mientras, el oficialista Moreno realiza ya actividades como presidente electo para el período 2017-2021, Lasso se niega a reconocer el escrutinio, el cual ha anticipado que impugnará porque considera que "en el conteo de votos hay fraude".

"No vamos a reconocer jamás unos resultados que han violentado la voluntad popular", dijo el lunes ante unos 2.000 partidarios instalados en las afueras de la sede del CNE, en Quito, para reclamar "transparencia" en el escrutinio.El excandidato de derecha agregó que las autoridades "intentan un fraude para imponer un gobierno ilegítimo", advirtiendo que impugnará el resultado "cuando la ley nos lo permita".El titular del CNE, Juan Pablo Pozo, señaló a su vez que tras concluir el escrutinio, el resultado será notificado a los partidos de Moreno y Lasso, quienes promueven políticas antagónicas.- Observadores no vieron "discrepancias" -Ese paso abrirá la puertas para que cualquiera de las dos organizaciones pueda presentar ante el CNE objeciones e impugnaciones sobre el conteo e incluso apelaciones ante el máximo Tribunal Contencioso Electoral, agregó.El trámite de esos recursos puede tardar hasta 15 días, de acuerdo con Pozo.El CNE inicialmente tiene plazo hasta el 12 de abril para proclamar resultados.La Organización de Estados Americanos (OEA), igual que la Unasur tuvo un papel de observador internacional del balotaje ecuatoriano, indicó que "constató que no hubo discrepancias entre las actas observadas y los datos oficiales", aunque lamentó "el uso político que se hizo de las encuestas a boca de urna".Tras el cierre de urnas el domingo, dos encuestadoras divulgaron sendos sondeos a boca de urna con resultados opuestos, tras lo cual ambos candidatos celebraron, sembrando la incertidumbre en el país.Lasso, quien en 2013 perdió el comicio con el presidente saliente, Rafael Correa, se reunió el lunes en Quito con la delegación de observadores de la OEA, anotando que "no puedo aceptar esos resultados porque no corresponden a la voluntad popular"."Exigiremos un reconteo de los votos, y he sido claro al decir, si en ese reconteo de los votos con absoluta transparencia, con una auditoría informática, el señor Moreno gana con un voto, yo acepto el resultado", expresó el exbanquero conservador.Correa, en el poder desde 2007 y cuyo mandato concluirá el 24 de mayo próximo, aunque con distintos matices al de Venezuela y Bolivia implantó el "Socialismo del siglo XXI" en un país con fama de ingobernable.Moreno sostiene que mantendrá la "revolución ciudadana", como Correa denomina a su proyecto de gobierno, pero que hará cambios porque "todo se puede mejorar".En la elección del 19 de febrero pasado, Moreno captó un 39,26% de los sufragios válidos frente a 28,09% de Lasso. El oficialista quedó muy cerca de ser electo en primera vuelta (para lo que la ley exige un 40% de los votos y una diferencia de diez puntos sobre el segundo).