Lejos de las pantallas: con menos restricciones, este año los amigos apostaron por los festejos en Palermo

·4  min de lectura
Matías, Gabriel, Ignacio y Jonathan festejan en uno de los bares de Palermo
Hernán Zenteno

A las 17, la Plazoleta Julio Cortázar, conocida como Plaza Serrano, del barrio de Palermo, estaba medio vacía. Sin embargo, 30 minutos después la postal era otra: grupos de chicos y chicas empezaron a llenar el espacio para festejar el Día del Amigo, el segundo que se celebra en el contexto de pandemia. Sin embargo, es el primero con los bares y los restaurantes abiertos, aunque con aforo.

“Ya vivimos sin miedo”: El pueblo bonaerense donde el 97% está vacunado y hubo un solo muerto durante la pandemia

“El año pasado no lo pudimos celebrar y queríamos festejar este año, con los protocolos adecuados”, dijo Sharon, que estaba con sus amigas, Camila y Martina, en el bar Lado V (Honduras 4969). Hacía dos meses que no se veían. “A pesar del contexto de la pandemia, necesitamos también salud mental, despejarnos un poco con amigos”, señaló la joven de 23 años.

Desde el sábado pasado, la Ciudad flexibilizó las restricciones impuestas a los locales gastronómicos. Así, los bares y restaurantes están autorizados a extender el horario de apertura hasta la medianoche y ampliar el aforo al 50% en los salones interiores. Además, se autoriza que haya hasta seis clientes por mesa dentro de los locales, y ocho, en las que se ubican en el exterior. Estas medidas favorecieron los festejos.

Inspectores del Gobierno de la Ciudad controlaron que se cumplieron las medidas preventivas en los locales
Hernán Zenteno


Inspectores del Gobierno de la Ciudad controlaron que se cumplieron las medidas preventivas en los locales (Hernán Zenteno/)

Con cervezas en las manos, Gabriel, Ignacio, John y Matías se reunieron en Temple Bar (Costa Rica 4677). “Hacía un montón que no nos juntábamos por la pandemia y hoy era la excusa perfecta para tomar unas cervezas en compañía”, señaló Gabriel. “De a poquito vamos saliendo un poco más. El año pasado no pudimos festejarlo”, agregó Matías.

Abril Taus estaba sentada en otra mesa del mismo bar, junto a sus amigos Jorge Hernández, Sofía Noez y Dafne Quiroga. “Es un día muy comercial, pero está bueno para juntarse y tomar algo. El Día del Amigo es todos los días, siempre están para confiar cuando uno pasa una situación fea. Hoy quiero brindar por la amistad”, dijo mientras alzaba su cerveza y miraba a sus compañeros.

Clases: para pasar de año, los estudiantes deberán aprobar el 70% de los contenidos priorizados

En La Puntita, un local que se dedica a la elaboración de waffles y que está ubicado en Gurruchaga 1876, la fila daba la vuelta a la cuadra. “Todos los días viene mucha gente, pero no tanta como hoy”, aseguró Brian, el encargado del comercio. “Para controlar el aforo interior, permitimos que haya cuatro personas por mesa y por 45 minutos. Siempre hay alguien controlando la fila de afuera, para que se respete el distanciamiento social y también nos ayudan los agentes del gobierno de la Ciudad”, afirmó.

Cintia Martínez, Jennifer Capia y Jessica Hidalgo aguardaban en la fila para entrar al local. “Somos amigas de la infancia y hacía más de dos meses que no nos juntábamos. Mantenemos siempre las precauciones y las tres estamos vacunadas, pero quisimos pasarlo bien un rato después del trabajo, ya que el año pasado lo pasamos encerradas y trabajando”, indicaron.

En Costa Rica al 4600, siete amigas, todas de 17 años, esperaban el colectivo en una parada. Se habían reunido cerca de las 15. Estaban emocionadas por juntarse porque el año pasado celebraron el Día del Amigo por videollamada. Ninguna está vacunada todavía. “Nos sentamos en una mesa del exterior de un restaurante porque superábamos el número permitido para estar en el salón”, señaló Sofía, una de las amigas del grupo.

En las mesas exteriores de los bares puede haber hasta ocho comensales
Hernán Zenteno


En las mesas exteriores de los bares puede haber hasta ocho comensales (Hernán Zenteno/)

Clarisa, de 19 años, se juntó con sus cuatro amigas de la misma edad en un local de Havanna (Armenia 1788). Todas habían terminado de rendir los exámenes finales de sus carreras y decidieron festejar. “No habíamos caído en que era el Día del Amigo, pero nos gusta celebrarlo siempre y el año pasado no pudimos”, señaló. Además insistió en las dificultades de encontrarse en época de pandemia: “Todas somos de lugares diferentes y escogemos un punto medio. Vamos en taxi para no usar el transporte público porque nos cuidamos bastante. Antes no lo pensabas y te tomabas un colectivo, así que es bueno poder organizarse. Ahora solo queda esperar la vacuna”, agregó.

Dos funcionarios de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) caminaban por las calles más transitadas de Palermo. “Estamos concientizando, por ser 20 de julio, explicándole a los comerciantes las medidas del 50% del aforo en el interior, el horario de cierre a las 24, la capacidad máxima de personas por mesa seis en el interior y ocho en el exterior, que respeten siempre el distanciamiento. Ante cualquier inquietud que tenga el comerciante, tenemos personal de la Agencia Gubernamental de Control que se pueden acercar a los establecimientos”, señaló uno de ellos a LA NACIÓN. Y agregó: “Por el momento, se están respetando las medidas. Hay muy buena prevención de los comerciantes, que eso nos alivia mucho a nosotros”, declararon.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.