Legitimar al régimen o silenciarlo: el dilema que enfrentan las grandes tecnológicas

·7  min de lectura
Zabihullah Mujahid, vocero de los talibanes, durante una conferencia de prensa en Kabul
Rahmat Gul

NUEVA YORK.- El domingo pasado, cuando los talibanes tomaron el control de Kabul, la capital afgana, un portavoz del grupo subió cinco videos a su canal oficial de YouTube. Las grabaciones, de entre dos y tres minutos de duración cada una, mostraban a los líderes talibanes felicitando a los combatientes por sus victorias.

Ahora es el momento de servir a la nación y darle paz y seguridad”, decía en un video el mulá Abdul Ghani Baradar, uno de los cofundadores de los talibanes, en pastún, sentado frente a funcionarios de alto nivel en un despacho con cortinas.

Cambio climático: se registró lluvia en un punto del planeta en que nunca llueve y encendió las alarmas

Decenas de nuevas cuentas pro talibanes que habían surgido en Twitter en los últimos días compartieron los cinco videos. En 24 horas, habían sido vistos más de 500.000 veces.

Según los investigadores, los videos forman parte de un esfuerzo de los talibanes por establecer su autoridad y legitimar su dominio en todo Afganistán mediante el uso de las redes sociales. Sin embargo, al publicar en Facebook y YouTube, los talibanes desafiaron las prohibiciones de esas plataformas. Las empresas de redes sociales, siguiendo las directrices del gobierno, en su mayoría consideran que los talibanes son una organización terrorista y no permiten contenido de este grupo en sus sitios.

La presencia renovada de los talibanes en las redes sociales ha puesto a Facebook, Twitter y YouTube en una situación delicada. Los gobiernos de todo el mundo están tratando de decidir si reconocen de manera oficial a los talibanes como gobernantes de Afganistán, por lo que las empresas no tienen respuestas fáciles sobre si deben seguir prohibiendo al grupo en internet.

Esto ha suscitado críticas porque en los últimos meses las empresas tecnológicas han suspendido las cuentas de algunos legisladores republicanos y de otras personas, al parecer con mayor facilidad. El martes, Facebook y YouTube eliminaron las cuentas de un portavoz talibán, Mohammad Naeem, solo después de que The New York Times solicitara comentarios sobre las cuentas. Las empresas no abordaron por qué las cuentas, que se crearon en septiembre, habían estado en sus plataformas a pesar de la prohibición impuesta al grupo.

En modo electoral, Lula camina el nordeste brasileño y ensaya movimiento hacia el centro

Hasta ahora, el enfoque de las empresas tecnológicas no es muy eficaz”, dijo Ayman Aziz, una investigadora independiente que ha estudiado Afganistán y Pakistán durante más de una década. “Los talibanes están estableciendo una nueva presencia, con su nuevo régimen, en internet”.

Representantes de YouTube y Facebook dijeron que prohibieron las cuentas de los talibanes y las eliminaron cuando las encontraron. Twitter, que esta semana declaró que prohíbe la apología de la violencia en su plataforma, no respondió a una solicitud de comentarios.

Es probable que la pregunta sobre qué permitir en línea a los talibanes no haga más que aumentar para las empresas de redes sociales. Desde el 9 de agosto, se crearon en Twitter y Facebook más de cien cuentas y páginas nuevas que dicen pertenecer a los talibanes o que apoyan su misión, según un análisis del Times. Este diario también encontró decenas de cuentas pro talibanes, incluso de altos funcionarios talibanes, que existían desde hace meses o años en los sitios y que estaban inactivas antes de volver a emitir contenidos durante la última semana.

El cofundador de los talibanes, mulá Abdul Ghani Baradar, la cara visible en los discursos difundidos en las redes sociales
El cofundador de los talibanes, mulá Abdul Ghani Baradar, la cara visible en los discursos difundidos en las redes sociales


El cofundador de los talibanes, mulá Abdul Ghani Baradar, la cara visible en los discursos difundidos en las redes sociales

Muchas de las cuentas trabajan ahora de manera conjunta para publicar videos, imágenes y consignas sobre el gobierno talibán. A menudo, se copian unos a otros los mensajes, para difundir el debate sobre la administración de los municipios locales y diseminar las afirmaciones de que los talibanes trajeron la paz a los afganos. El hilo conductor de toda la actividad consiste en alabar a los talibanes como legítimos gobernantes de Afganistán.

El uso de las redes sociales por parte de los talibanes es intencionado”, dijo Graham Brookie, director del Laboratorio de Investigación Forense Digital del Atlantic Council, que estudia la difusión de información en línea. “Saben que en la arena mundial necesitan presentar una cara pública responsable para ganar más legitimidad”.

Las tácticas de los talibanes en las redes sociales se parecen cada vez más a las de otros grupos terroristas que han intentado renovar su reputación, según los investigadores. El grupo Hamás, que controla la Franja de Gaza, y Hezbolá, en el Líbano, han utilizado las redes sociales para mostrar su lado más amable, con videos donde se ve a sus integrantes celebrando fiestas populares o haciendo donaciones a los pobres.

La resistencia busca su espacio: expulsan a los talibanes de tres distritos al norte de Kabul, en el Valle de Panshir

Las publicaciones de los talibanes no tardaron en encontrar una audiencia creciente. Los seguidores de sus páginas oficiales de Facebook aumentaron un 120 por ciento, hasta superar los 49.000 usuarios el miércoles. En YouTube, los videos del grupo comenzaron a recibir decenas de miles de vistas, en comparación con el promedio anterior de menos de 1000 visualizaciones.

Brookie comentó que Facebook, YouTube y Twitter difícilmente quedarán bien, hagan lo que hagan, debido a la reputación de ideología extremista de los talibanes.

Hay un debate muy real sobre el hecho de que permitir que los talibanes permanezcan en las redes sociales mientras actúan para limitar los derechos de los grupos que gobiernan”, dijo.

Kabul; afganistán; talibanes
Rahmat Gul


Combatientes talibanes posan para una fotografía tras la toma de Kabul, Afganistán. (Rahmat Gul/)

Dentro de las empresas, Facebook ha activado en los últimos días un equipo de respuesta de emergencia para darle seguimiento a la situación en Afganistán y evaluar el uso que los talibanes hacen de sus productos, incluida su aplicación de mensajería WhatsApp, de acuerdo con empleados de la red social. Según empleados que participaron en las discusiones internas de las empresas, Twitter y YouTube han tratado de leer entre líneas los cables diplomáticos de los líderes mundiales sobre si el gobierno de Estados Unidos formaría una relación de facto con los talibanes.

Sin embargo, aunque las empresas eliminen las cuentas de los talibanes, las prohibiciones han sido laxas. Cuando Facebook bloqueó esta semana la cuenta de WhatsApp de Zabiullah Mujahid, un portavoz talibán, este distribuyó entre los periodistas una nueva cuenta de WhatsApp aún activa de otro líder talibán.

Los talibanes también evitan ser descubiertos con facilidad al cambiar la forma de escribir sus etiquetas o términos clave y utilizar aplicaciones encriptadas, como Telegram y WhatsApp, para sembrar sus mensajes y pedir a voluntarios que traduzcan los mensajes de las redes sociales a varios idiomas, comentó Aziz.

Tragedia en Uruguay: uno de los pilotos argentinos fallecidos era un joven instructor de vuelo

Parece que, por error, las estrategias están afectando a otros usuarios que han publicado contenido que rechaza a los talibanes. Después de que el sitio de noticias HumSub publicara un artículo este mes para contrarrestar una columna de un periódico local que elogiaba a otro fundador de los talibanes, Mullah Muhammad Omar, Facebook eliminó el artículo, dijo Adnan Kakar, editor de HumSub.

Inmediatamente, recibimos un mensaje de que ‘su artículo se eliminó debido a los estándares sobre personas y organizaciones peligrosas’”, dijo. Kakar aseguró que su cuenta personal y la página de Facebook de HumSub también fueron suspendidas durante 24 horas y se bloqueó la opción de transmisión en vivo y la publicidad durante 60 días. Afirma que cuando le preguntó a Facebook no obtuvo respuesta.

Para agravar las dificultades que enfrentan las plataformas, muchas de las nuevas cuentas pro talibanes han tenido la precaución de publicar contenidos que no hacen apología de la violencia o que incitan al odio, lo que violaría las normas de las empresas.

Milicianos talibanes posan para una foto mientras muestran su bandera en Ghazni
Gulabuddin Amiri


Milicianos talibanes posan para una foto mientras muestran su bandera en Ghazni (Gulabuddin Amiri/)

En Twitter, el 8 de agosto apareció una nueva cuenta con el nombre del Estado no reconocido de los talibanes, el Emirato Islámico de Afganistán. La cuenta, con más de 400 seguidores, ha publicado dos videos que muestran maniobras militares de los talibanes. Sin embargo, ninguno de los dos videos contenía imágenes violentas o gráficas ni hacía llamados directos a la violencia.

Del mismo modo, una página de Facebook que se creó hace seis días, y que se presentaba como una tienda de comestibles aunque solo ha publicado contenido sobre los talibanes, ha elogiado en gran medida a Mujahid, el portavoz de los talibanes.

La expresidenta de Bolivia Jeanine Áñez intentó suicidarse en prisión: está estable

Él es honesto. Dios bendiga a los talibanes”, decía una publicación en la página. “Aquí también escucharemos sus voces”.

El martes, en una conferencia de prensa en Kabul, se le preguntó a Mujahid sobre la libertad de expresión. Acusó a Facebook de ser hipócrita por promover la libertad de expresión mientras censura al grupo con la eliminación de las cuentas de los talibanes.

“Esa pregunta se la debería hacer a quienes declaran ser promotores de la libertad de expresión pero no permiten la publicación de información extranjera”, declaró Mujahid.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.