Legisladores de Virginia se adaptan al trabajo vía Zoom

SARAH RANKIN y DENISE LAVOIE
·2  min de lectura
La presidenta de a Cámara de Delegados de Virginia, la demócrata Eileen Filler-Corn, sale de la legislatura estatal desierta tras una sesión por zoom, Richmond, Virginia, 10 de febrero de 2021. (AP Foto/Steve Helber)

RICHMOND, Virginia, EE.UU. (AP) — La pandemia de coronavirus sigue trastornando la rutina diaria de la Asamblea General de Virginia, un legislativo estatal sujeto a antiguas tradiciones.

El organismo que remonta su linaje por más de cuatro siglos a 1619 ha estado trabajando bajo circunstancias extraordinarias al legislar en gran medida por videoconferencia.

La situación ha provocado dificultades técnicas persistentes, una situación fuera de lo común en la que se profieren obscenidades a través de micrófonos abiertos y quejas graves de legisladores y cabilderos. Los detractores señalan que legislar vía Zoom limita la transparencia, impide la participación pública y diluye el proceso democrático.

“Si lo hiciéramos año tras año me parecería terrible. Pero dada nuestra situación, me parece bien”, dijo Megan Rhyne, directora ejecutiva de la Coalición por un Gobierno Abierto de Virginia.

La presidenta de la Cámara de Representantes ha dicho que los ajustes —realizados en consulta con expertos en salud pública— han sido esenciales y han logrado mantener a sanos a legisladores y otro personal.

La Cámara de Delegados de 100 escaños optó por realizar reuniones virtuales para prevenir la transmisión del virus, como lo hizo durante la mayor parte de una sesión especial el año pasado. Y aunque el Senado, más pequeño, lleva a cabo sus sesiones en forma presencial, los miembros tienen la opción de participar a distancia después de que el senador Ben Chafin falleciera en enero después de contraer el coronavirus. .

Ninguna de las cámaras realiza audiencias de comisiones y subcomisiones —donde se realiza buena parte del trabajo legislativo— en forma presencial y con asistencia del público, el cual puede seguirlas por internet. En circunstancias normales, esas reuniones son abiertas al público.

Algunos demócratas afirman que el sistema virtual tiene sus beneficios, como el de testificar sobre un proyecto por video sin faltar al trabajo para viajar a Richmond, la posibilidad de comentar por escrito y la transmisión en vivo de todas las reuniones públicas.

Pero muchos legisladores republicanos, que se opusieron al formato virtual de la Cámara de Representantes, señalan que el acceso al internet es lento en las zonas rurales y surgen problemas técnicos al momento de emitir sus votos.