Los legisladores iraníes exigen castigos severos para los "alborotadores" en medio de protestas

FOTO DE ARCHIVO: Un periódico con una imagen de portada de Mahsa Amini, una mujer que murió tras ser detenida por la policía de la moral iraní, en Teherán

DUBÁI, 6 nov (Reuters) - Los legisladores iraníes de línea dura instaron el domingo al poder judicial a "tratar con decisión" a quienes participen en disturbios, mientras la República Islámica lucha por reprimir la mayor muestra de disidencia en años.

Las manifestaciones antigubernamentales generalizadas estallaron en septiembre tras la muerte de la joven kurda iraní Mahsa Amini, que había sido detenida por la policía de la moral por haber incumplido supuestamente el estricto código de vestimenta impuesto a las mujeres.

"Pedimos a la justicia que se ocupe con decisión de los autores de estos crímenes y de todos los que colaboraron en ellos y provocaron a los alborotadores", afirmaron en un comunicado 227 de los 290 legisladores del Parlamento iraní, que tiene una mayoría de miembros de línea dura, según medios de comunicación estatales.

La agencia de noticias activista HRANA dijo que hasta el sábado habían muerto 318 manifestantes en los disturbios, incluidos 49 menores. También murieron 38 miembros de las fuerzas de seguridad, añadió.

Los medios de comunicación estatales dijeron el mes pasado que habían muerto más de 46 miembros de las fuerzas de seguridad, incluida la policía. Los funcionarios del gobierno no han proporcionado una estimación de un número más amplio de muertos.

Los dirigentes iraníes han prometido actuar con dureza contra los manifestantes, a los que han calificado de alborotadores, y han culpado a sus enemigos, incluido Estados Unidos, de fomentar los disturbios.

Las manifestaciones continuaron en muchas ciudades el domingo, desde Teherán hasta la ciudad central de Yazd y la ciudad norteña de Rasht, según grupos de derechos y videos en las redes sociales.

Reuters no pudo verificar de forma independiente los informes de los grupos de derechos, ni las publicaciones e imágenes en las redes sociales.

En la ciudad kurda de Marivan, el grupo de derechos Hengaw afirmó que las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra la multitud que se había reunido tras el funeral de otra mujer, Nasrin Ghaderi, para protestar por su muerte.

Hengaw dijo que Ghaderi murió el sábado tras caer en coma luego de que sufrió graves golpes en la cabeza por parte de las fuerzas de seguridad mientras se manifestaba en Teherán.

Un fiscal, citado por los medios de comunicación estatales, dijo que Ghaderi tenía un problema cardíaco preexistente y que había muerto por "envenenamiento", sin entrar en más detalles. No hubo comentarios oficiales inmediatos sobre el informe de los disparos.

Semanas después de la muerte de Amini, un informe del forense negó que Amini hubiera muerto por golpes en la cabeza mientras estaba detenida, como afirmaban sus padres, y relacionó su muerte con problemas médicos previos.

Los estudiantes de una docena de universidades, incluidas las de las ciudades norteñas de Rasht y Amol, celebraron protestas el domingo al grito de "muerte al dictador", una referencia a la máxima autoridad de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, según los videos no verificados en las redes sociales.

(Escrito por Parisa Hafezi; Editado en Español por Ricardo Figueroa)