Legisladores estadounidenses sugieren incluir 25 películas sobre latinos en el Registro Nacional de Cine

Christina Morales
·4  min de lectura

El caucus hispano del Congreso le ha dado continuidad a labores iniciadas en enero, cuando nominó la película “Selena” para el Registro Nacional de Cine, con una lista de 25 filmes más que le gustaría ver incluidos en el registro.

La película de mayor antigüedad entre las nominadas por el caucus la semana pasada fue producida en 1982. La lista incluye títulos como “Spy Kids” (2001), comedia sobre una familia latina, y “Frida” (2002), ganadora de varios óscares, basada en la artista Frida Kahlo. Por lo regular, el registro incluye nuevas películas en diciembre.

“Es esencial que el Registro Nacional de Cine de la Biblioteca del Congreso refleje la verdadera diversidad de la cultura estadounidense”, señaló el presidente del caucus, el representante Raul Ruiz, demócrata de California, en un comunicado. “Incluir más filmes latinos en el Registro Nacional de Cine ayudará a realzar las historias sobre latinos, promover un panorama de inclusión en los medios y empoderar a los cineastas y escritores latinos”.

Establecido por el Congreso en 1988, el registro preserva cintas que considera “de importancia cultural, histórica o estética”. Cada año, un comité selecciona 25 títulos que se agregan al registro.

“La Biblioteca del Congreso agradece las nominaciones del Caucus Hispano del Congreso y su interés en el Registro Nacional de Cine”, declaró Brett Zongker, vocero de la Biblioteca del Congreso, y añadió: “El registro tiene como objetivo garantizar la preservación de filmes que presenten el rango y la diversidad” del patrimonio cinematográfico de Estados Unidos.

La comunidad latina, que representa el 18,5 por ciento de la población, constituye el mayor grupo minoritario de Estados Unidos. Por desgracia, todavía no tiene suficiente representación en el cine y la televisión. Un estudio realizado en 2019 por la Escuela de Comunicaciones y Periodismo de la Universidad del Sur de California reveló que solo el 4,5 por ciento de los papeles con algún diálogo en las 1200 cintas de mayor recaudación entre 2007 y 2018 fueron interpretados por latinos.

De las cerca de 800 películas incluidas en el registro, al menos 17 son ejemplos de historias latinas. El número de directores latinos en el registro es mínimo: solo son 11; 9 hombres y 2 mujeres.

El representante Joaquin Castro, demócrata de Texas, encabezó la iniciativa de las nominaciones. En general, los guardianes de la cultura estadounidense, como Hollywood y el registro nacional, mantienen al margen a los creadores latinos y sus historias, indicó Castro. Añadió que por lo regular se presenta a los latinos de manera negativa en todos los medios (como integrantes de pandillas, narcotraficantes o mujeres hipersexualizadas).

En una carta a la bibliotecaria del Congreso, Castro and Ruiz escribieron que esas ideas equivocadas y estereotipos en los medios son factores significativos que “motivan las actitudes actuales en contra de los latinos en la sociedad estadounidense” y afectan áreas “desde la ley migratoria hasta el sistema educativo e incluso la presente crisis de salud pública”.

La lista del caucus se elaboró a partir de recomendaciones de los votantes, además de películas identificadas por organismos como la Asociación Nacional de Artes y Cultura Latinas, la Fundación Nacional de Artes Hispanas, la Coalición Nacional Hispana de Medios y Latinx House (que emplea un término de género neutro para referirse a los latinos).

“Por lo regular, nuestras historias no figuran en la cinematografía estadounidense, y todavía menos se les reconoce como piezas culturales importantes en la historia del país”, señaló Castro en una entrevista telefónica. “Esta iniciativa tiene como propósito cambiar esa situación”.

Las 25 películas que seleccionó el caucus reflejan historias de distintas nacionalidades, como mexicana, puertorriqueña, dominicana, cubana, colombiana, argentina, salvadoreña y nicaragüense.

La lista abarca muchas áreas de la experiencia latina, desde nativos de Estados Unidos y sus territorios hasta inmigrantes que llegaron al país debido a su ideología política e intervenciones en América Latina, dijo en una entrevista Theresa Delgadillo, profesora de Estudios Chicanos y Latinos en la Universidad de Wisconsin-Madison.

“Es una manera importante de influir en los esfuerzos a favor de la diversidad de la industria”, dijo Delgadillo acerca de las acciones del caucus.

No fue la única que, a pesar de entusiasmarle la iniciativa, criticó la lista porque, al igual que otros profesores, considera que incluye pocas historias sobre latinas y personas LGBTQ.

This article originally appeared in The New York Times.

© 2021 The New York Times Company