Legislador que pidio sancionar a Mar-a-Lago por fiesta recibe mensaje racista

Agencia EFE
·3  min de lectura

Miami, 4 ene (EFE News).- El congresista estatal floridano Omari Hardy recibió un insulto racista por correo electrónico tras haber pedido que se sancione y cierre el club Mar-a-Lago del presidente Donald Trump por haber infringido las normas para prevenir contagios de covid-19 durante su fiesta de fin de año.

"Ya tuve mi primera tanda de odio por correo desde que pedí a @pbcgov (condado de Palm Beach) que multe y cierre Mar-a-Lago", escribió el legislador demócrata afroamericano en Twitter junto a una foto del correo que le llegó.

A Hardy se unió el abogado Daniel Uhlfelder, conocido por sus campañas para instar a la gente a que use máscaras y guarde la distancia de seguridad, para protestar por la fiesta que se celebró el 31 de diciembre en Mar-a-Lago para dar la bienvenida al 2021.

En vídeos publicados en redes sociales se ve a los asistentes a la fiesta, en la que no estuvo el presidente Trump, pues regresó a Washington antes de lo previsto, bailando y divirtiéndose sin mascarillas ni distancia física entre ellos, incluidos su hijo Donald Jr. y Kimberly Guilfoyle, su novia.

Tampoco los artistas que actuaron, entre ellos el rapero Vanilla Ice, llevaban cubierta la boca y la nariz, de acuerdo con las imágenes publicadas.

"Mar-a-Lago es un club, un club es un negocio y los negocios deben acatar la orden de uso de mascarillas del condado Palm Beach o recibir una multa o incluso una orden de cierre", escribió el legislador el 1 de enero después de haber publicado varios de los vídeos de la fiesta en su cuenta.

Ese mismo día envió una queja formal al administrador adjunto del condado, Todd Bonlarron, en el que señala que la fiesta, de la que Trump es anfitrión todos los años en Mar-a-Lago, puede convertirse en un "evento súper propagador del virus" en Palm Beach este año.

Para Hardy, este claro desafío de las normas del condado pone en peligro la salud pública y alienta a otros dueños de negocios a no acatarlas tampoco.

El legislador indicó que hasta lo que él sabe, el presidente y sus propiedades están sujetos a la ley y la Presidencia no concede a quien la ejerce un "privilegio especial" para poner peligro la salud y el bienestar de los habitantes de Palm Beach.

El legislador se pregunta por los empleados de Mar-a-Lago y cómo después de haber estado trabajando en esa fiesta pueden contagiar a sus familias y a otros vecinos en sus actividades cotidianas.

El abogado Uhlfelder, que usa un disfraz de muerte con guadaña y túnica para advertir a los bañistas de los riesgos de contraer la covid-19 si no se siguen las medidas preventivas y ha demandado al gobernador de Glorida, Ron DeSantis, por la -a su juicio- escasa respuesta del estado a la pandemia, apoya a Hardy en esta ofensiva.

Uhlfelder también publicó el correo en el que alguien llama "nigger" (una palabra despectiva para referirse a un afromericano) y le pide que "cierre la puta boca", usando las siglas STFU (Shut The Fuck Up).

Hasta ahora no ha habido reacción de las autoridades del condado Palm Beach, donde Trump, su esposa Melania y su hijo menor, Barron, tienen su domicilio a efectos legales desde finales de 2019.

(c) Agencia EFE