La legislación propuesta por Trump podría debilitar leyes que protegen a las redes sociales

Por Nandita Bose y Jeff Mason
FOTO DE ARCHIVO: El presidente de los Estados Unidos habla con la prensa mientras discute una orden ejecutiva sobre las empresas de redes sociales en la Oficina Oval de la Casa Blanca en Washington, EEUU

Por Nandita Bose y Jeff Mason

WASHINGTON, 29 may (Reuters) - El presidente Donald Trump dijo que introducirá una legislación que podría recortar o debilitar las leyes que han protegido a empresas de Internet como Twitter y Facebook, en un extraordinario intento de regular las plataformas de redes sociales donde ha sido criticado.

La legislación propuesta es parte de una orden ejecutiva que Trump firmó el jueves por la tarde. El presidente estadounidense había atacado a Twitter por haber etiquetado sus tuits, sobre afirmaciones infundadas de fraude en la votación por correo, con una advertencia que instaba a los lectores a comprobar los hechos.

Trump quiere "eliminar o cambiar" una disposición de una ley conocida como la Sección 230 que protege a las compañías de redes sociales de la responsabilidad por el contenido publicado por sus usuarios. Trump dijo que el Fiscal General de los Estados Unidos, William Barr, comenzará a redactar la legislación "inmediatamente" para regular dichas empresas.

El miércoles, Reuters informó el plan de la Casa Blanca para modificar la Sección 230 basado en una copia de un borrador de una orden ejecutiva que los expertos dijeron que era poco probable que sobreviviera al escrutinio legal. La versión final de la orden publicada el jueves no tenía cambios importantes, excepto la propuesta de una legislación federal.

"Lo que creo que podemos decir es que lo vamos a regular", aseguró Trump al firmar la orden.

"Me han llamado demócratas que quieren hacer esto, así que creo posiblemente se podría tener una situación bipartidista", aseguró el republicano, que busca la reelección en las elecciones del 3 de noviembre.

Twitter calificó la orden de "un enfoque reaccionario y politizado de una ley histórica" y dijo que los intentos de debilitar la Sección 230 "amenazarían el futuro de la expresión en internet".

Una portavoz de Google dijo que la orden dañaría "la economía de Estados Unidos", mientras que un portavoz de Facebook dijo que "alentaría a las plataformas a censurar cualquier cosa que pudiera ofender a alguien".

La orden, tal y como está escrita, intenta burlar al Congreso y a los tribunales para dirigir las variaciones a las interpretaciones consolidadas desde hace tiempo de la Sección 230. Representa su último intento de usar las herramientas de la presidencia para obligar a las empresas privadas a cambiar las políticas que considera que no le son favorables.

"En cuanto a los esfuerzos presidenciales para limitar los comentarios críticos sobre sí mismos, creo que habría que remontarse a la Ley de Sedición de 1798 -que hizo ilegal decir cosas falsas sobre el presidente y algunos otros representantes públicos- para encontrar un ataque supuestamente arraigado en la ley por parte de un presidente a cualquier entidad que comente o publique comentarios sobre asuntos públicos y personas públicas", dijo el abogado especializado en la Primera Enmienda, Floyd Abrams.

Jack Balkin, profesor de derecho constitucional de la Universidad de Yale, dijo que "el presidente está tratando de asustar, coaccionar y persuadir a las empresas de redes sociales de que lo dejen en paz y no hagan lo que Twitter acaba de hacer con él".

Las acciones de Twitter bajaron un 4,4% el jueves y las de Facebook perdieron 1,7%, mientras que las de la empresa matriz de Google, Alphabet Inc, subieron ligeramente.

Trump, que usa Twitter prácticamente todos los días para promover sus políticas e insultar a sus oponentes, ha afirmado durante mucho tiempo sin pruebas que el sitio web está sesgado a favor de los demócratas. Él y sus partidarios han presentado los mismos cargos infundados contra Facebook, que la campaña presidencial de Trump utiliza mucho como vehículo publicitario.


(Información de Nandita Bose, David Shepardson, Alexandra Alper y Jeff Mason en Washington; información adicional de Elizabeth Culliford en Birmingham, England; Susan Cornwell y Susan Heavey en Washington; Karen Freifeld en New York; y Katie Paul en San Francisco; editado por Nick Zieminski y Grant McCool; editado en español por Carlos Serrano, Javier López de Lérida y Andrea Ariet)