¿Es legal el rápido ‘castigo’ de Florida a Disney? Los expertos cuestionan la decisión

·6  min de lectura

En cuatro días, las propuestas pasaron de ser borradores a leyes.

A instancias del gobernador Ron DeSantis, los legisladores de la Florida se apresuraron la semana pasada a aprobar dos proyectos de ley que despojan a The Walt Disney Co. de ciertos privilegios especiales, que DeSantis firmó el viernes.

La maniobra ultrarrápida fue una respuesta fulminante a la oposición pública de Disney a la recién aprobada ley de Derechos de los Padres en la Educación de Florida, o el llamado proyecto de ley “no digas gay”.

Fue también, según los expertos, legalmente dudosa.

El más destacado de los dos proyectos de ley de Disney elimina el Distrito de Mejora de Reedy Creek de la compañía, que durante más de 50 años le ha otorgado amplios poderes de autogobierno sobre su propiedad de Disney World, similares a los de un condado propio. La nueva ley disolverá ese y otros cinco distritos especiales el 1 de junio de 2023.

Durante la firma del proyecto de ley el viernes en Hialeah Gardens, DeSantis celebró esa victoria, haciendo referencia a la posición de Disney contra el proyecto de ley de educación anterior.

“¿Ustedes son una corporación con sede en Burbank, California, y van a reunir su poder económico para atacar a los padres de mi estado?”, dijo. “Vemos eso como una provocación, y vamos a luchar contra eso”.

LEA MÁS: El mapa del Congreso de la Florida es un cambio en la estrategia del Partido Republicano, un retroceso para los afroamericanos

Pero algunos expertos legales dicen que la medida podría ir en contra de la Primera Enmienda.

“Obviamente, Disney no tiene derecho a tener un distrito de mejora de negocios, pero me parece muy probable que sea inconstitucional quitarle algo así basado en el discurso”, dijo Daniel Greenwood, un profesor de derecho de la Universidad de Hofstra en Nueva York, que se especializa en el discurso corporativo.

Las rápidas aprobaciones de los proyectos de ley también forman parte de un patrón más amplio de DeSantis, que se sale con la suya en la Legislatura republicana y que tiene a los defensores de la transparencia preocupados por el sistema de controles y equilibrios en la Florida.

¿’Castigar’ a Disney?

Las corporaciones tienen los mismos derechos de la Primera Enmienda que los estadounidenses individuales, cristalizados por la famosa decisión del Tribunal Supremo respecto a Citizens United en 2010. En ese caso, el tribunal dictaminó que las empresas podían hacer contribuciones ilimitadas a las campañas, porque los cheques son una forma de libertad de expresión.

Adam Winkler, un profesor de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) que escribió un libro acerca de los derechos civiles de las empresas, dijo que espera que Disney plantee la Primera Enmienda en cualquier demanda.

“El Tribunal Supremo ha dicho que el gobierno no puede quitar beneficios especiales por razones indebidas”, dijo, y añadió que esta nueva ley sería como prohibirle a la gente que reciba cheques de asistencia pública si les desagrada Donald Trump.

Walt Disney World no respondió a dos correos electrónicos en los que se le preguntaba si tenía previsto presentar una demanda.

En respuesta a un correo electrónico en el que se preguntaba por posibles problemas legales, la portavoz de DeSantis, Christina Pushaw, dijo: “La afirmación de que una sola corporación tiene el derecho de la Primera Enmienda a su propio gobierno autónomo es simplemente absurda”.

“El gobernador DeSantis ha apoyado sistemáticamente una mayor igualdad de condiciones para todas las empresas de la Florida”, añadió. “No es una ‘represalia’ aprobar una legislación que se deshace de los recortes y promueve un entorno más justo para que todas las empresas hagan negocios”.

Los líderes legislativos republicanos han sostenido de forma similar que poner en peligro el distrito especial de Disney no está diseñado para castigar a la empresa, sino para eliminar un privilegio especial arrollador que nunca debería haber existido en primer lugar.

El representante Randy Fine, republicano de Palm Bay, quien patrocinó la versión de la Cámara de Representantes del proyecto de ley sobre distritos especiales, dijo el jueves en CNBC que el distrito de Disney equivalía a un “capitalismo amiguista” que iba en contra del libre mercado.

“Cuando Disney le dio una patada al avispero hace varias semanas, empezamos a estudiar los distritos especiales”, dijo. “Esto es algo que tiene sentido hacer en general, pero, debido a la forma en que Disney se ha comportado, ahora existe la voluntad política de hacerlo”.

Como parte de su oposición al proyecto de ley de educación, Disney anunció la congelación de todas sus contribuciones políticas en la Florida.

La agencia crediticia desconfía del impacto que el proyecto de ley que disuelve Reedy Creek podría tener sobre la deuda de Disney.

Además de Reedy Creek, cuyos poderes son mayores que los del típico distrito especial, la nueva ley también disolvería otros cinco distritos especiales en todo el estado creados antes de 1968. Según una lista estatal, hay aproximadamente otros 1,800 que no se verían afectados, incluidos los usados por la comunidad de jubilados y meca de los votantes republicanos, The Villages.

Si el distrito se disuelve oficialmente, los contribuyentes del área de Orlando podrían verse afectados por los cientos de millones de deuda acumulada por Disney. Pero, en una declaración el viernes, DeSantis dijo que los contribuyentes no deberían esperar ningún aumento y que su oficina propondrá una “legislación adicional”.

Investigando a las corporaciones

DeSantis le había advertido a algunas de las empresas más poderosas de la Florida, en un evento de la Cámara de Comercio de la Florida a finales del año pasado, que no mostraran “debilidad corporativa”, o de lo contrario iba a investigar sus operaciones.

DeSantis ha demostrado en múltiples ocasiones su capacidad de usar la fuerza política para conseguir la aprobación de sus prioridades.

El gobernador republicano, quien se presenta a la reelección y que se piensa que podría presentarse a las elecciones presidenciales de 2024, apoyó una iniciativa para excluir a ciertos distritos escolares de la posibilidad de recibir fondos estatales si habían aplicado previamente mandatos de uso de mascarilla en contra de la política estatal. Se enfrentó públicamente con el presidente republicano del Senado, Wilton Simpson, por un proyecto de ley sobre los Everglades, y hasta ahora se ha negado a respaldar la candidatura de Simpson a comisionado de agricultura, a pesar de que los periodistas se lo pidieron mientras Simpson estaba a su lado.

Y, con el rediseño de los distritos congresionales del estado que se hace una vez por década, DeSantis intervino para ofrecer su propia propuesta de mapa y luego vetó el mapa de la Legislatura después de que no siguiera su modelo, diciendo que el plan de la Legislatura priorizaba indebidamente la raza sobre las protecciones de igualdad de la Enmienda 14. Los legisladores republicanos finalmente le cedieron la responsabilidad de trazar el mapa a su oficina.

Una nueva valla publicitaria que le da la bienvenida a los visitantes.
Una nueva valla publicitaria que le da la bienvenida a los visitantes.

Los legisladores aprobaron el mapa propuesto por DeSantis el jueves durante una sesión especial, por encima de los gritos de protesta de los demócratas afroamericanos. DeSantis lo firmó el viernes.

“La Legislatura [históricamente] se tomó sus funciones y su ‘no pisar nuestra responsabilidad’ muy malditamente en serio, y, al menos en esta sesión, parecía que la rama ejecutiva reinaba suprema”, dijo Screven Watson, un antiguo cabildero de Tallahassee y consultor demócrata.

Pamela Marsh, directora ejecutiva de la Fundación de la Primera Enmienda, una organización sin ánimo de lucro que aboga por la transparencia en el gobierno estatal, dijo que tanto la selección de Disney como el rápido proceso usado para aprobar los proyectos de ley son motivos de preocupación. Tampa Bay Times y Miami Herald son miembros de la organización.

“Tiene un efecto escalofriante en la democracia, tiene un efecto escalofriante en la participación del pueblo en su gobierno”, dijo.

“Cuando los tres poderes del Estado no están separados, es una violación constitucional”, añadió Marsh. “Como alguien que estudia la Constitución, creo que está siendo atacada desde muchos ángulos”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.