La leche Collantes saltó a la fama con un eslogan que hoy estaría prohibido

·2  min de lectura

Según un estudio realizado el año pasado las tres marcas de leche más vendidas en España son Central Lechera Asturiana en el norte, Puleva en el sur y Hacendado en el resto del país, con un goloso 21,6% del pastel. Sin embargo, hace unas décadas y antes del boom de Mercadona y de las marcas blancas, muchos niños madrileños bebían una leche que se producía en un pequeño pueblo de Cantabria. Su nombre: Collantes.

Hacendado es la leche más vendida en España, aunque poco tiene que ver con leches más remotas como Collantes. Imagen vía datacentric.es
Hacendado es la leche más vendida en España, aunque poco tiene que ver con leches más remotas como Collantes. Imagen vía datacentric.es

En el pueblo de Bárcena de Pie de Concha aún se pueden ver las antiguas instalaciones de Lecherías Collantes. Fundada en 1908 como fábrica de quesos y mantequillas, en 1928 comenzó a elaborar leche pasteurizada y en 1930 inauguró un centro de recogida en Carranza, Vizcaya.

Collantes tuvo tal éxito que en sus mejores momentos cargaba diariamente ocho trenes de leche para Madrid y otras ciudades como Valladolid. Parte de su popularidad se debe al pegadizo eslogan que todo el mundo se sabía y que incluso grababan en la parte de atrás de sus botellas: con la leche Collantes “los chicos se hacen gigantes”.

Antiguas botellas de leche Collantes. Imagen vía todocoleccion.net
Antiguas botellas de leche Collantes. Imagen vía todocoleccion.net

¿Tenía algo esta leche que hiciera que los niños crecieran más que los que tomaban otras marcas? Por supuesto que no, y si el simpático eslogan nos suena a cosa viejuna es porque hoy en día probablemente estaría prohibido por ser publicidad engañosa.

Y es que, desde 1988, la Ley General de Publicidad regula en España los anuncios y define aquellos supuestos en los que la publicidad se considera ilícita. Con el tiempo el control se ha ido haciendo más estricto y se ha incorporado la regulación europea, que garantiza que las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables que se hagan sean veraces, claras, fiables y útiles para el consumidor.

Así que ya sabes, si de niño bebías leche Collantes y no has pasado del metro sesenta, no es tu culpa: esta leche no hacía milagros y era como cualquier otra, aunque muchos nostálgicos afirman que su sabor no tenía nada que ver con las que se venden ahora.

VÍDEO: Esta es la receta original para aprender a hacer Baileys casero