La última lección de 2021: ómicron es el resultado de ignorar la ciencia, como hace DeSantis | Opinión

·5  min de lectura

Ah, la falsa sensación de seguridad de lo que, en una pausa en el alboroto de la pandemia, parecía como la liberación de la amenaza de infección por COVID-19. De repente, ha sido arrebatada por la variante ómicron y los floridanos empeñados en correr riesgos vertiginosos.

Y justo a tiempo para Nochebuena, Navidad y Nochevieja.

¡Bah!

Avivadas por la naturaleza supremamente contagiosa de ómicron, las infecciones están aumentando nuevamente en la Florida.

La semana pasada el estado experimentó el mayor aumento de varios días de casos nuevos reportados desde el 6 de septiembre. Las muertes también están aumentando, según un análisis de los datos estatales disponibles llevado a cabo por el Miami Herald

Con la llegada de la nueva variante, aparecieron todas las señales de problemas y una realidad no tan nueva: filas de horas para las pruebas de COVID en Miami-Dade. Cientos de vuelos cancelados en todos Estados Unidos por falta de personal. Dos cruceros de Royal Caribbean y un barco Carnival que navegaban desde PortMiami y Fort Lauderdale informaron brotes de coronavirus a bordo y provocaron cuarentenas de pasajeros y tripulación.

Deja vu para 2020.

¿Cuál es la posición de DeSantis sobre ómicron?

¿Y cuál es la posición del gobernador de Florida, Ron DeSantis?

Anclado en el mismo sitio donde ha permanecido desde el inicio de la pandemia.

Todavía no lidera el camino con políticas sensatas, o al menos con palabras de orientación adecuadas para quienes más necesitan escuchar deferencia a la ciencia en lugar de su charlatanería: quienes se resisten a las vacunas por razones políticas.

Pero no hay posibilidad de que eso suceda.

DeSantis todavía está ocupado promoviendo tratamientos en lugar de prevención. Todavía sigue difundiendo mentiras por Fox News y en cualquier programa conservador de derecha que lo escuche sobre el Dr. Anthony Fauci, la máxima autoridad del país en enfermedades infecciosas.

El gobernador dice que le importa un comino la ciencia de la contaminación del “faucismo”, un tema de proselitismo político para contrarrestar lo que el resto de nosotros vemos que hace sobre el derecho al voto y la educación, gobernando con tal autoritarismo que se acerca peligrosamente al fascismo con cada iniciativa.

Muchos de nosotros desearíamos que dejara la política a un lado, al menos por el coronavirus.

Salvaría vidas, especialmente las de los agentes de la ley a quienes siempre está promocionando, ya que más policías en el sur de la Florida han muerto a causa de la infección por COVID-19 durante la pandemia que por el trabajo policial real.

A lo largo de la pandemia, la línea de fuego ha sido el virus, no los delincuentes con armas de gran potencia. ¿Cómo les parece eso como sorpresa?

El legado de DeSantis: fracasó en vacunar y proteger a los floridanos del COVID | Opinión

Ómicron y el comportamiento de riesgo

Sin embargo, a pesar de todo lo que sabemos ahora sobre el coronavirus y sus efectos dañinos, el ómicron, ahora dominante en los Estados Unidos y que se propaga más rápido que otras variantes, no está causando tanto revuelo en la Florida, que rechaza las mascarillas y detiene las vacunas.

En las zonas de Jacksonville donde paso la temporada de fin de año, es como si omicron no existiera. La mayoría de las personas no usan máscaras ni se distancian socialmente. El comportamiento es tan contagioso como el virus. Con vacuna triple, socializo de una forma que ni siquiera pensaría en hacerlo en el sur de la Florida, más densamente poblado.

Pero una vez más, es hora de que detengamos el comportamiento de riesgo y nos volvamos a poner la máscara de grado médico, al menos en lugares con mala ventilación, advierten los expertos. Es hora de mantener la distancia social en el interior o hacer las reuniones navideñas al aire libre.

A estas alturas todos deberíamos estar acostumbrados a esto, pero ¿quién va a atender el sentido común cuando el máximo líder del estado no está involucrado en la prevención, después de más de 62,347 muertes por coronavirus? Lo más probable es que solo sea la misma multitud, impulsada por la ciencia, que se ha vacunado y recibido el refuerzo.

DeSantis ni siquiera les dice a los medios si recibió la vacuna de refuerzo. Y probablemente permanecerá callado ahora que su mentor, el expresidente Donald Trump, fue abucheado recientemente en un evento republicano cuando dijo que él había recibido la vacuna de refuerzo.

No, ómicron no hará ninguna diferencia en las actitudes de la multitud devota a Trump-DeSantis.

A la multitud adoradora de los charlatanes que DeSantis favorece le encanta señalar a las personas vacunadas y que aún han contraído el virus como prueba de sus creencias desacreditadas. Por ejemplo, lo que aparentemente sucedió en los cruceros, que requirieron vacunas para la tripulación y los pasajeros.

Pero ahora no están bajando los cuerpos de los barcos en bolsas amarillas como vimos en 2020. Esta vez, las personas tienen síntomas leves de la variante ómicron que se propaga rápidamente. ¿No llamarías a eso un éxito?

La ciencia nos dio lo que necesitábamos para detener la propagación generalizada del virus: las vacunas. Pero en el tan promocionado país más avanzado del mundo, demasiados rechazaron esa solución optando más bien por la “libertad de elección” para infectarse.

Y entonces, el novedoso coronavirus produjo fácilmente una nueva variante para conducirnos al 2022, otro año más de COVID.

Ómicron es lo que sucede cuando actuamos de manera egoísta y rechazamos el hecho de que estamos interconectados con el resto del mundo en nuestra humanidad común.

La actitud de yo, yo, yo solo aumenta nuestra vulnerabilidad a las enfermedades.

Todos (excepto aquellos con excepciones médicas bien fundamentadas) debemos vacunarnos, no solo por nosotros mismos, sino para hacer nuestra parte por el resto de la humanidad. Sin cuerpos en donde puedan residir, los virus no pueden sobrevivir ni mutar.

Ómicron es la última lección de 2021.

Presta atención y lleva la sonrisa navideña detrás de la máscara, incluso si los mandatos de seguridad no son lo que cae bien en la Florida de DeSantis.

Y no te olvides de celebrar. Si estás leyendo esto, es porque todavía estás aquí.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.