Leópolis atiende a las refugiadas embarazadas y prepara un refugio para el invierno

·4  min de lectura

Leópolis (Ucrania), 31 ago (EFE).- Leópolis, a mil kilómetros del frente y con unos 720.000 habitantes, es refugio todavía para unos 150.000 ucranianos desplazados internos y, sin fin de la guerra a la vista, intenta mejorar sus condiciones de vida, como por medio de un refugio para embarazadas.

Algunos de esos refugiados pagan por su alojamiento o viven con familiares o amigos. Muchos, sin embargo, todavía dependen del que le proporcione en el Ayuntamiento.

El refugio "Nad Dzherelom" (Junto a la fuente) tiene el propósito de atender a un grupo especialmente vulnerable, el de las mujeres embarazadas y las que acaban de dar a luz.

"Necesitan más comodidad y no se les podía alojar en albergues o escuelas relativamente llenos", dice a Efe Anton Kolomeytsev, el arquitecto municipal.

El Ayuntamiento consiguió fondos de la Cruz Roja Ucraniana y logró levantar un refugio en dos meses y medio con una estructura de madera y la ayuda de una empresa que se trasladó a Leópolis desde Odesa por la invasión rusa.

Se levantaron dos edificios casi idénticos en un lugar estratégicamente elegido, a diez minutos de distancia de una maternidad. Junto a un parque, proporcionan tranquilidad y confort a las mujeres y al tiempo les permiten el contacto con los habitantes locales en una zona de juegos recién construida y en un lago cercano.

Diseñada para alojar a 112 personas en habitaciones de cuatro y equipadas con amplias cocinas, duchas y salas de juego, las casas acaban de comenzar a recibir a sus primeros residentes.

Uno de ellos es Tetiana, que abandonó su pueblo cerca de Starobilsk, en la región de Luhansk, por la insistencia de su marido, que trabajaba como guardia ucraniano de fronteras. La localidad está ahora ocupada por los rusos.

"Yo tenía un buen empleo en Starobilsk pero ahora todo se ha acabado una vez que Rusia ha decidido 'liberarnos'", dice Tetiana.

Cuenta a Efe que permaneció en una escuela local durante varios meses y que tuvo suerte de haber vivido en un aula y no en el gimnasio. Ahora está contenta de poder disfrutar de un relativo confort en el refugio con su hijo Yegor, al que espera dar a luz en estos días.

Otra mujer, Olena, se aloja en el refugio con su recién nacida Anita. Estaba embarazada cuando tuvo que permanecer nueve días en un sótano en Vorsel, cerca de Kiev, mientras la batalla por la capital ucraniana arreciaba.

Tuvo prematura a su niña ya en Leópolis. Se quedará en el refugio al menos hasta que su hija tenga seis meses y mientras su marido acaba de ser reclutado en el Ejército.

Tania, por su parte, confiaba en llegar a Polonia desde Bakhmut, en la región de Donetsk. Le robaron su pasaporte en el tren en el que la evacuaban y tuvo que quedarse en una escuela en Leópolis con su hija de 14 años y su hijo de 9. Allí descubrió que estaba embarazada.

"Nos dan todo. Lo único que falta son las medicinas caras para mis hijos, que necesitan un tratamiento especial", dice Tania.

Tres refugios en contenedores, construido con ayuda de socios polacos, están situados en otras partes de la ciudad, incluido uno de sus parques más antiguos, Stryiskyi, y albergan en total a mil personas. Pero no serán adecuados para los fríos meses de invierno y la ciudad se apresura en buscar alternativas.

Varios miles de refugiados han tenido que abandonar su alojamiento temporal en las escuelas de la ciudad por el comienzo de las clases. Aunque no se dejará a nadie si alojamiento, a muchos se les tendrá que encontrar lugar en otros edificios de propiedad municipal o en residencias de estudiantes.

"Aspiramos a garantizar al menos una privacidad básica a esta gente mediante la creación de paneles de separación", dice a Efe el arquitecto Kolomeitsev, quien añade que como los costes del alojamiento temporal y a largo plazo son casi idénticos, el Municipio piensa en mejorar el equipamiento de los segundos para que sean más cómodos para los desplazados internos.

Y concluye: "no sé cuántos refugiados más llegarán pero simplemente estamos haciendo lo que podemos dados los recursos limitados de los que disponemos".

(c) Agencia EFE