Laviña: "Hay falta de presencia de grandes empresas españolas en Guatemala"

Guatemala, 4 nov (EFE).- El nuevo embajador de España en Guatemala, José María Laviña, ha notado "una falta de presencia de las grandes empresas españolas" en el país durante sus primeros dos meses en el cargo, por lo que se esmerará en un pronto retorno de las mismas.

Así es la visión que el diplomático, próximo a cumplir 56 años, tiene como una primera impresión tras aterrizar en Guatemala, un país cuya estabilidad macroeconómica "la reconocen en todo el mundo" y en donde ha visto un "mejor" abordaje de la pandemia que en su España natal.

Pero la inversión española es uno de los objetivos primordiales para Laviña. "Algunas (de las grandes empresas) estuvieron en el pasado pero ya no están en el momento actual y sin duda hay que trabajar para que eso retorne. Para eso, hay que dar las condiciones para que sea atractivo este país para la inversión extranjera", aseguró en entrevista para la Agencia Efe desde su residencia en Ciudad de Guatemala.

Ese tipo de condiciones para programar el regreso se centran en "una mejora al marco empresarial y la seguridad jurídica", dice, y subraya que ya en el Congreso guatemalteco los diputados "están trabajando en un buen número de leyes y yo espero que los bloques y bancadas se pongan de acuerdo en llegar a esos consensos necesarios".

Para el embajador, que desde mayo de 2017 se desempeñaba como subdirector general de Personal del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación hasta su llegada en Guatemala, el trabajo del Congreso podría contribuir a "una mejora de la inversión empresarial progresiva" con leyes de "contratos, de infraestructuras o la de competencia".

Incluso, al funcionario español le interesa con especial atención la posibilidad de que el país concrete una ley de aguas, que además sería de utilidad para muchos de los proyectos en ciernes que el país europeo contempla, como el saneamiento de los caudales altamente contaminados en el país centroamericano.

Toda acción, soslaya, será marcada por la buena relación que existe entre España y Guatemala, en su gran "conocimiento mutuo" y "de larga data".

LA PANDEMIA GUATEMALTECA

Según el embajador español, Guatemala ha hecho "mejor" el trabajo para contener el avance de la pandemia que otros países. También, "ha tenido mejor suerte o ha tenido una calificación sanitaria que desconozco, pero el hecho es que tras prácticamente seis meses de confinamiento y de medidas en Guatemala sí se ha tomado y sí ha habido una mejora de la situación".

Guatemala ha contabilizado hasta la última actualización del martes un total de 109.147 casos de la covid-19 y 3.752 decesos, la mayor cifra de Centroamérica, por lo que el embajador sugiere no bajar la guardia.

"No debemos olvidar que el virus está presente, que la enfermedad es una pandemia y no conoce de fronteras y en cualquier momento la situación se puede empeorar, por lo tanto las medidas deben seguir adoptándose y tomándose", insistió.

Laviña dijo además que la pandemia también es una "oportunidad de transformar nuestras estructuras económicas" y que será un buen momento para la "digitalización, la economía verde, la cohesión", similar a como se ha contemplado en el "plan español de recuperación".

LOS PUNTOS DE ENCUENTRO Y LA LUCHA ANTICORRUPCIÓN

En sus primeras semanas en Guatemala, las condiciones de la pandemia y el distanciamiento social tampoco le han impedido a Laviña encontrarse y entrevistarse "con una multitud de personas de instituciones de la sociedad civil", quienes le han acogido de una forma "favorable".

Durante los encuentros, el embajador ha notado "proximidad, calidez y ganas de trabajar juntos y yo espero responder a esa demanda el tiempo que esté acogido con la hospitalidad guatemalteca".

Laviña cuenta que ha seguido "muy de cerca" la cobertura de los medios de comunicación y de la prensa guatemalteca de los casos de corrupción, pero afirma que más que señalar o describir le gustaría "no poner el acento en el pacto de corruptos, porque eso daría la impresión de que esa es la opinión de la tendencia mayoritaria de el Estado guatemalteco. Y por mi corta experiencia creo que no es así".

En cambio, sí ha podido constatar que Guatemala "tiene unos funcionarios muy capacitados, un Gobierno con una amplia perspectiva de reforma y mejora de desarrollo económico del país, además de unos legisladores con ganas de sacar adelante a Guatemala y unos jueces y fiscales comprometidos con el Estado de derecho".

Emiliano Castro Sáenz

(c) Agencia EFE