Latinos en procesadoras de pescado en Massachusetts exigen vacunas

Agencia EFE
·3  min de lectura

Nueva York, 11 mar (EFE News).- Miles de latinos que laboran en las procesadoras de pescado en Massachusetts, en su mayoría centroamericanos, luchan por ser vacunados contra la covid-19 luego de que los trabajadores de primera línea como ellos fueran excluidos el pasado febrero de la lista de prioridades, de acuerdo con un líder de esta industria.

El guatemalteco Adrián Ventura, director ejecutivo del Centro Comunitario de Trabajadores en New Bedford, dijo a Efe que unos 5.000 inmigrantes latinos, que trabajan en unas 30 procesadoras de pescado a lo largo del puerto, fueron considerados trabajadores esenciales durante la pandemia y que ahora son los olvidados.

De acuerdo con Ventura hay preocupación entre éstos de que aumente la cifra de contagios y muertes si no se les vacuna.

Su organización ha registrado infecciones en más de 280 familias locales y la muerte de entre 9 y 12 trabajadores latinos de las procesadoras.

Los trabajadores considerados esenciales -muchos de ellos latinos y afroamericanos, los más afectados por la pandemia- habían sido incluidos para ser vacunados en la fase 2 en Massachusetts, que comenzó el pasado 1 de febrero.

Sin embargo, el mes anterior el gobernador, Charlie Baker, optó por dar prioridad a los mayores de 65 años y a residentes y personal de viviendas asequibles para personas mayores.

También incluyó a personas de 16 años o más con dos o más de ciertas condiciones médicas y, comenzando este jueves, a maestros y trabajadores de cuidado infantil.

"Están dejando fuera a trabajadores esenciales que ponen el sagrado alimento en las mesas de casi todo el país y que se manda también a otros países", afirmó.

Destacó que estos inmigrantes -de los que dijo al menos un 20 % son indígenas de Guatemala- reciben el pescado desde que los barcos entran al puerto, lo limpian y procesan para luego enviarlo a otras ciudades, estados o países.

También hay mexicanos y "cientos de puertorriqueños que llegaron luego del huracán María" que destruyó la isla en 2017.

Recordó que a principios de la pandemia tuvieron que luchar para que se tomaran medidas que protegieran a todos los obreros del principal puerto pesquero de la nación.

"Una de las compañías se atrevió a decir que hasta que no muriera uno no limpiaban. Como la mayoría de los que trabajan ahí son latinos a ellos no les importa", argumentó.

Ahora están en medio de otra lucha por la vacuna, para lo que ya ha sostenido conversaciones con el Departamento de Salud que según Ventura solo le han dicho que "van a tratar".

"No se puede negociar con la vida de los trabajadores", sostuvo Ventura, que trabajó 15 años en las procesadoras.

Aseguró que aliados del Centro, que fue creado hace una década para educar a centroamericanos sobre sus derechos laborales, han abogado al gobernador a favor de estos trabajadores sin ningún resultado.

"Nosotros somos como una piedra en el zapato para ellos (autoridades sanitarias) que siempre gritamos pero es para que nos escuchen", dijo, para agregar que "se están jugando la vida de seres humanos".

"Si bien la fuerza laboral de primera línea es más susceptible a la infección por covid-19, dar prioridad a las personas mayores reducirá las enfermedades graves y las muertes", ha dicho al Boston Globe Jessica Leibler, epidemióloga ambiental de la Universidad de Boston.

"Pero, asumiendo que las vacunas pueden frenar la propagación del virus, como sugieren los datos limitados, la transmisión comunitaria probablemente persistirá hasta que se vacunen más trabajadores esenciales", indicó.

Aunque las autoridades sanitarias hacen recomendaciones sobre las vacunas, los estados pueden tomar sus decisiones en cuanto a las prioridades.

El sábado los líderes de los trabajadores de las procesadoras se reunirán para discutir el próximo paso a seguir para lograr la vacuna para estos obreros.

New Bedford es el principal puerto pesquero en la nación y recibe más de 122 millones de libras de producto al año, que generan 322 millones en ventas directas.

El puerto tiene una actividad económica superior a los 11.000 millones de dólares, de acuerdo con su página.

(c) Agencia EFE