La lección que no aprenden los partidos en EEUU: no, los hispanos no votan como un monolito

·6  min de lectura

Rick Jervis

Los cubanoamericanos de Miami ayudaron al presidente Donald Trump a ganar el disputado estado clave de Florida. Sin embargo, los latinos de Arizona contribuyeron a que su estado se volviera azul por primera vez en dos décadas. Por otra parte, los mexicoamericanos que viven en la frontera de Texas con México ayudaron a Trump a mantener el estado de la estrella solitaria.

El resultado de las elecciones presidenciales de 2020 fluctuó el miércoles, cuando se contabilizaron los votos finales en varios estados clave. Sin embargo, de esta contienda ha emergido una certeza: los latinos estadounidenses son un grupo diverso de votantes que no votan como un monolito y desempeñan un papel cada vez más importante en los resultados electorales.

“Sin duda, los votantes latinos demostraron ser críticos con ambos lados”, dijo Clarissa Martínez de Castro, vicepresidenta adjunta de UnidosUS, un grupo de defensa latino no partidista. “Esto demuestra algo que hemos estado diciendo a los partidos durante dos décadas: los candidatos y sus posiciones son importantes, pero el alcance significativo es esencial".

El presidente Donald Trump en una mesa redonda de la Coalición Latinos por Trump el 14 de septiembre de 2020 en Phoenix.
El presidente Donald Trump en una mesa redonda de la Coalición Latinos por Trump el 14 de septiembre de 2020 en Phoenix.

Una razón que explica la diversidad del voto latino es la gama cada vez mayor de diferentes experiencias e historias de vida latinas en todo el país, dijo Heather Silber Mohamed, politóloga de la Universidad de Clark en Worcester, Massachusetts, y autora de “¿Los nuevos estadounidenses?: Inmigración, protesta y política de identidad latina”.

En Miami, muchos cubanos y venezolanos tienen una historia de vida marcada por la huida de regímenes socialistas opresivos, mientras que los mexicoamericanos empatizan más con la experiencia de los inmigrantes que huyen de países pobres en busca de mejoras económicas, explicó.

En total, los latinos que viven en Estados Unidos representan a más de 20 países y al Estado Libre Asociado de Puerto Rico, dijo Mohamed.

“Eso implica que la gente acarrea una amplia gama de experiencias políticas a Estados Unidos y la usa como lente para interpretar la política estadounidense”, afirmó.

Los latinos están desempeñando un papel cada vez más importante en las elecciones estadounidenses. Según los números de votación anticipada, se esperaba que más de 14,6 millones de latinos votaran en estas elecciones presidenciales, frente a los 12,6 millones de hace cuatro años, según estimaciones del Fondo Educativo de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados. Gran parte de ese aumento se debe al incremento del 313 % de los votantes jóvenes con edades entre 18 y 29 años, según las estimaciones.

Una de las historias clave de la noche del martes ocurrió en el condado de Miami-Dade, hogar de la gran comunidad cubana de Florida, junto con venezolanos, colombianos y otros grupos latinos. Tras meses de participación en las redes sociales y mítines en el terreno por parte de ambos partidos, los latinos ayudaron a forjar el control de los demócratas en el condado. El candidato demócrata Joe Biden ganó el condado por solo 9 puntos porcentuales, una ventaja mucho mejor los 30 puntos que consiguió Hillary Clinton en 2016.

La línea dura de Trump sobre Cuba y Venezuela se ganó el favor de los cubanos y venezolanos del condado. Los memes en las redes sociales y los anuncios de YouTube que vinculaban a Biden con el socialismo también encontraron apoyo entre los votantes del sur de la Florida que huían de esos regímenes, explicó Jorge Duany, director del Instituto de Investigación Cubano en la Universidad Internacional de Florida.

El resultado fueron manifestaciones masivas a favor de Trump en vecindarios cubanos y desfiles de barcos con banderas de Trump ondeando en la Bahía Vizcaína de Miami en los meses previos a las elecciones. Al mismo tiempo, el condado eligió a su primer alcalde no latino en décadas, un demócrata que apoyó a Biden e hizo campaña con el ex presidente Barack Obama, y dos cubanoamericanos para el Congreso.

Partidarios del presidente Donald Trump manifestándose frente al restaurante cubano Versailles en Miami, Florida, el 3 de noviembre de 2020.
Partidarios del presidente Donald Trump manifestándose frente al restaurante cubano Versailles en Miami, Florida, el 3 de noviembre de 2020.

“Muchas cosas están cambiando”, reconoció Duany.

No fueron solo los cubanos. En los condados de Orange y Osceola, hogar de la floreciente comunidad puertorriqueña de Florida, Trump también obtuvo decenas de miles de votos en comparación con 2016.

Carlos Odio, un encuestador latino con sede en Florida, advirtió que, aunque Biden hubiera ganado el condado de Miami-Dade por el mismo margen que Clinton, habría perdido el estado por 170 000 votos. Biden tuvo un desempeño inferior a Clinton en 54 de los 67 condados de Florida, explicó Odio en una serie de tuits.

“Es obvio que existe un problema masivo en Miami-Dade, pero la historia no se reduce a Florida”, tuiteó Odio.

En Texas, los condados predominantemente latinos a lo largo de la frontera con México, como Hidalgo, Starr y Webb, siguieron siendo demócratas, pero fueron testigos del avance significativo de Trump. En el condado de Starr, que es un 96 % hispano, el número de votantes de Trump se disparó de 2 218 en 2016 a 8 224 en 2020, un aumento del 200 %.

Maria Miller, organizadora de Latinos por Trump, quien no está asociada a la campaña oficial de reelección del presidente, dijo que ese avance no le sorprendió. Durante una gira en autocaravana que ella y otros miembros del grupo emprendieron en verano por las ciudades de Texas, desde el Valle del Río Grande hasta Dallas, los partidarios de Trump acudieron en masa para preguntarles sobre la inscripción para votar o compartir su entusiasmo por la campaña presidencial.

“Se sentían muy agradecidos de que saliéramos y nos comprometiéramos con la población”, dijo Miller. “Solo se puede realizar una cantidad limitada de llamadas telefónicas automáticas o de banca telefónica. Es necesario salir a la comunidad y hablar con ellos”.

Aunque los latinos varían en su apoyo a los candidatos, son bastante uniformes en los temas importantes para ellos, aseguró Martínez. En entrevistas realizadas justo antes de las elecciones, los latinos de todo el país señalaron como prioridades la gestión del coronavirus, salarios más altos y una reducción del costo de la atención médica, añadió.

El cantautor Prince Royce en una presentación ante los espectadores durante la Convención Nacional Demócrata en el Centro de Wisconsin, el 19 de agosto de 2020.
El cantautor Prince Royce en una presentación ante los espectadores durante la Convención Nacional Demócrata en el Centro de Wisconsin, el 19 de agosto de 2020.

“Independientemente de por quién votaron, están muy alineados en cuanto a las principales prioridades y preocupaciones”, afirmó Martínez.

Las motivaciones de los latinos también varían. En Arizona, los activistas latinos de base llevan más de una década animando a los votantes latinos a ir a las urnas, desde la aprobación del Proyecto de Ley 1070 del Senado, que autorizó a las fuerzas del orden a hacer cumplir las leyes federales de inmigración. Más tarde, la Corte Suprema de Estados Unidos anuló disposiciones importantes de la ley, pero ya había galvanizado el activismo latino local, explicó Mohamed.

“Desde ese momento, ha habido muchas movilizaciones de base”, dijo. “Parece que los resultados de ayer son una señal de ese trabajo”.

El condado de Maricopa, el más poblado de Arizona con un tercio de hispanos, aumentó el porcentaje de votantes demócratas del 46 % de 2016 al 52 % en 2020, lo que ayudó a que el estado se volviera azul por primera vez desde 1996.

Este artículo fue publicado originalmente en Yahoo por USA Today

TE PUEDE INTERESAR

La política, la gran derrotada de las elecciones estadounidenses

Por qué ya ha ganado el trumpismo

Trump vs Biden: el "escenario de pesadilla" que se temía en EE.UU. y que se hizo real tras las elecciones

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.