"Está latente el miedo": usuario del Metro

CIUDAD DE MÉXICO, enero 19 (EL UNIVERSAL).- En la estación Polanco de la Línea 7 del Metro, José Reyes Martínez espera el vagón con intranquilidad, terminó su turno como guardia de seguridad en Ejército Nacional. José recuerda lo ocurrido el domingo 15 de enero en esa misma estación -la separación de vagones de uno de los trenes-, porque ese día salió temprano del trabajo.

Cerca de la taquilla, José narra su sentir como usuario frecuente del Metro de la Ciudad de México, ante los recientes incidentes que se han registrado en la red como el alcance de trenes en la Línea 3 que también le tocó padecer.

Relata que aquel sábado 7 de enero, había ido a sacar del empeño su reloj y se disponía a regresar. El primer tren que arribó a la estación venía muy cargado y decidió esperar el siguiente.

Afirma que ese tren que dejó pasar fue el que se impactó en la interestación entre La Raza y Potrero. "Nos bajaron en Tlatelolco, no nos dieron explicación y nos retiraron casi a empujones" comenta.

José dice que desde aquel día no se sube al Metro sin sentir miedo de estar cerca de un siniestro más. "Sí es muy impresionante ver que haya esas coincidencias y que sea el mismo sentido, querer afectar los metros (...) la verdad que injusto".

Y no es el único, los temores y descontentos de los usuarios de la Línea 7 son muchos y variados. Dulce García recorre a diario desde Barranca del Muerto hasta el Rosario y comentó que ya no se siente segura de subirse al vagón.

"Ya está muy latente el miedo a que pueda llegar a ocurrir algo (...) me da miedo, porque a parte viajo sola".

En la estación, al menos siete guardias nacionales resguardan los andenes y realizan recorridos por los pasillos. "No me tranquilizan en lo absoluto (...) sI algo pasa ¿qué podrá hacer la Guardia Nacional? Nada", expresa.

---Usuarios difieren de la Guardia Nacional

Las quejas de los usuarios se extienden a las condiciones de la línea y la falta de mantenimiento. Álvaro, otro usuario de la red, menciona que cada estación de la Línea 7 tiene por lo menos una escalera eléctrica fuera de servicio desde hace meses. "Los ventiladores no funcionan, las ventas no se abren, las escaleras no sirven y retrasos hay muchos" señaló. Y agrega: "Los recursos no llegan como deben llegar y el supuesto sabotaje es para quitarse la responsabilidad".

Sobre un posible sabotaje a las instalaciones del Sistema de Transporte Colectivo, las opiniones son variadas. Cesar, un usuario regular del Metro, opina: "para mí es evidente que alguien lo está manipulando, ya es un patrón y esto no pasaba antes". Mientras que María Guadalupe afirma: "Para mí no hay mano negra, le hace falta mantenimiento y le echan la culpa a quien sabe qué para lavarse las manos, así son todos".