LasTesis buscan "Quemar el miedo" y sacudir conciencias en pro del feminismo

México, 17 mar (EFE).- El colectivo chileno LasTesis define "Quemar el miedo", su primer libro, como un "un regalo subversivo para el mundo y un llamado a la revolución" para sacudir conciencias en favor del movimiento feminista a nivel mundial.

En entrevista este miércoles con Efe, Sibila Sotomayor, integrante de LasTesis, explicó que su grupo ha abrazado el arte como una poderosa forma de protesta feminista y este libro es "un soporte, otra posibilidad, para emanar estas ideas, levantar estas demanda y también difundir teorías"

Formado por las artistas Dafne Valdés, Sibila Sotomayor, Paula Cometa y Lea Cáceres, este colectivo se hizo mundialmente famoso en noviembre de 2019 al interpretar, durante las protestas sociales que vivía entonces Chile, "Un violador en tu camino", una coreografía contra los mitos sociales que rodean a la violación y la impunidad.

Publicado como un manifiesto, en el libro, LasTesis diseccionan el machismo cotidiano y abordan el origen de las protestas y la rabia que ha desbordado los continentes.

Lo hacen a través del relato de distintos casos de violencia machista y del auge del movimiento feminista, que analizan incluyendo teorías y visiones académicas con el fin último de desmontar el patriarcado.

Para Sotomayor este texto pretende ser un llamado a la acción para visibilizar cómo el estado patriarcal y el sistema neoliberal se han articulado contra las mujeres.

"El llamado es a la acción, a dialogar con estas ideas. Ya sea tanto para comulgar con ellas como para todo lo contrario. Debatir con ellas, tensionarlas (...) y dar un paso más allá", afirmó.

Aseguró que el libro busca "quemar", metafóricamente, todo aquello que oprime a las mujeres y las violenta. Y en este caso se trata de quemar el miedo, el patriarcado y el sistema.

"El patriarcado es un problema global", aseguró, y dijo que por ello han entendido que las soluciones también tienen que ser mundiales.

De esta manera, "Quemar el miedo" es un manifiesto que busca nombrar a todas aquellas que la violencia machista asesinó -como Lucía Pérez en Argentina, Jessica Tejeda en Perú o Ingrid Escamilla en México- y que viaja de los ataques de la policía en Chile contra las mujeres a las restricciones para abortar de Alabama (Estados Unidos) o Francia.

Sotomayor indicó que si bien el libro no tiene el formato duro que emana de la teoría puramente académica, sí refleja conceptos y obras de autoras feministas para lograr incentivar tanto reflexiones personales como colectivas.

Entre las académicas que mencionan en el libro como inspiración están la italiana Silvia Federici -que escribe de la relación entre machismo y capitalismo-, la estadounidense Judith Butler -famosa por su trabajo sobre teoría "queer"-, o la argentina Rita Segato, enfocada en la violencia del Estado contra las mujeres.

LAS REDES DEL FEMINISMO

Para Sotomayor, el movimiento feminista en Latinoamérica y en el mundo está viviendo un momento "un poco bisagra" pues se han generado redes muy importantes para apoyar demandas como el aborto legal o logrando posicionarse fuertemente contra los feminicidios y el sistema patriarcal.

Refirió que, por ejemplo, el movimiento de pañuelos verdes, que nació en Argentina en el 2003 en favor del aborto legal, seguro y gratuito, ha traspasado fronteras.

"Esperamos y queremos creer que se sienta un precedente en el movimiento de Latinoamérica", explicó.

Sin embargo, lamentó que el potente movimiento feminista se vea interpelado de forma "innegable" por las fuerzas conservadoras que lo oprimen a nivel global y coloca a las mujeres en una posición vulnerable.

"Hemos ganado un poco de terreno, pero nos falta mucho", afirmó.

INCLUIR A MINORÍAS

"La experiencia de una es la experiencia de todas", aclaran LasTesis en las primeras líneas de su manifiesto, que nunca utiliza el "yo" sino el "nosotras".

Y se subraya que es un texto para todas aquellas que se identifican como mujer, independientemente de su género asignado al nacer.

Al respecto, Sotomayor explicó que esta inclusión se da porque hay ciertas formas de violencia que se comparten con otras subjetividades que no corresponden al hombre heterosexual, heteronormal, blanco y occidental.

Señaló que si bien las formas de opresión son "diferentes" según cada sujeto afectado, estas "nos unen en la lucha".

Y dijo que esta reivindicación se debe dar de forma colectiva: "Creemos que disgregar, desmenuzar, no tiene mucho sentido cuando la esencia del problema radica en el mismo punto".

En este contexto, Sotomayor tiene la esperanza de que las redes que ha generado el movimiento feminista "se sigan fortaleciendo".

"Es muy necesario para poder apoyarnos dentro de todas estas luchas. Y a nivel local, crear políticas públicas y atacar el problema de fondo que es el Estado y el sistema patriarcal", puntualizó.

Cristina Sánchez Reyes

(c) Agencia EFE