Las víctimas (inocentes) de la polémica racista de H&M: los propios padres del niño

Hace apenas unas semanas Liam Mango solo era un niño de 5 años que vivía junto a sus padres y sus hermanos en Estocolmo (Suecia). Ahora es un auténtico icono en la lucha contra el racismo, conocido en todo el mundo, que ha recibido numerosas muestras de apoyo y de cariño de millones de personas. ¿Qué ha cambiado en tan poco tiempo? Un polémico anuncio de la firma textil H&M en el que el pequeño aparecía con una sudadera verde y un mensaje escrito: “el mono más guay de la jungla”. Apenas 7 palabras que han provocado un gran terremoto social que incluso ha afectado a los propios padres del niño.

Lo que teóricamente era una campaña publicitaria como otra cualquiera se ha convertido en una gran controversia en la que los usuarios de las redes sociales han denunciado de forma masiva racismo, ya que se compara al mono con el niño negro. Curiosamente, en otra versión de la prenda, en la que el modelo era un niño blanco, el mensaje que se leía era “Experto en supervivencia”.

El anuncio de la discordia (H&M).

En estos días la vida ha cambiado radicalmente para esta humilde familia que incluso se ha visto obligada a mudarse de su casa en la capital sueca por las presiones recibidas. Los padres, Frank y Terry, han recibido numerosos insultos y descalificaciones por lo que ha pasado, tal y como han relatado a varios medios británicos como la BBC, The Independent o Daily Mail.

Terry asegura que han dicho de ella que es “una vendida y una vergüenza para las personas de raza negra”, a la vez que se han multiplicado las acusaciones de que “ha vendido a Liam por dinero”. “Hemos perdido nuestra vida familiar normal”, completa Frank.

Lo más triste de todo es que la pareja, que ha sufrido racismo en varias ocasiones en sus vidas, está recibiendo ataques precisamente por no condenar el racismo, después de que ambos dijeran que no veían la sudadera de la misma manera que el resto.

Al respecto Terry afirma que para ella simplemente se trata de “su hijo llevando una prenda de ropa”. Solo ve a “Liam, un niño negro, que tiene puesta una sudadera en la que está escrita la palabra mono”.

Afortunadamente el pequeño ha podido quedarse fuera de toda esta polémica. Hasta el momento nunca ha sufrido racismo y ahora simplemente se da cuenta que la gente le quiere mucho, pero no es consciente de todo lo que ha pasado a su alrededor.

Por su parte, H&M decidió retirar la prenda y pedir disculpas tras las críticas, aunque eso no ha evitado que se produzcan numerosas llamadas al boicot o que incluso en Sudáfrica se hayan producido varios ataques contra tiendas de la firma.