El hermoso lago de Siberia donde los instagramers adoran tomarse fotos es un basurero tóxico

Un hermoso lago con aguas turquesas y cristalinas en Siberia parece ser el lugar perfecto para que los instagramers tomen fotos o hagan videos. Sin embargo, no todo lo que brilla es precisamente limpio.

El color de las aguas de este lago no es obra de la naturaleza ni de las maravillas geográficas de Siberia. Su transparencia y quietud no es más que el resultado de los desechos tóxicos de una central eléctrica.

Conocido como las 'Maldivas de Novosibirsk', este lago de aguas turquesas que triunfa en Instagram en realidad es el vertedero de una compañía eléctrica. (Foto: Captura de Instagram / @maldives_nsk)

Según reportó BBC, los óxidos metálicos y las sales de calcio de la Sibberian Generating Company son las dos sustancias que predominan en el lago conocido como “Maldivas de Novosibirsk", por lo que la empresa ha lanzado una advertencia de que acercarse al lugar es perjudicial para la salud.

“No nade en el basurero”, apuntó la empresa en la red social rusa VKontakte, que además señaló que “el agua era altamente alcalina debido a la disolución de las sales de calcio y otros óxidos metálicos”.

El contacto de la piel con esa agua puede desencadenar una reacción alérgica. Pero eso no es todo. La empresa aseguró que la gente que intenta nadar en el lago también podría quedar atrapada en el fondo.

Pero las advertencias no parecen ser suficientes para detener a las personas y, contrariamente, se han convertido en un desafío para los más jóvenes.

Leo Alexey, quien maneja una cuenta de Instagram que publica fotos de basureros, le confirmó a la cadena BBC que había estado en el lago de la Siberia aproximadamente cuatro veces.


Sin embargo, nunca se ha bañado en el lago. En sus fotografías siempre aparece cerca pero nunca sumergido. Sabe que podría ser peligroso y causar alergias, por lo que asegura que “no es recomendable tocar el agua”.

Otro usuario también visitó el lugar y bromeó sobre la toxicidad del agua. “No es Chernóbil, por supuesto, ¡pero sigue siendo peligroso!”, escribió en una foto en la que apareció en la orilla del peculiar basurero.

Asimismo, otra persona que cubrió su cara con un pasamontañas mientras disfrutaba de las cristalinas aguas encima de un flotador con forma de unicornio.

“No es peligroso nadar aquí. Pero en la mañana siguiente mis piernas se pusieron un poco rojas y picaron durante dos días, pero luego todo pasó. ¿Pero qué no harías por el bien de esas imágenes?”, escribió en el pie de la imagen.

Aunque la empresa ha confirmado que el agua de la laguna no es venenosa y que sus niveles de radioactividad fueron monitoreados por investigadores, continúa advirtiendo a las personas que no se acerquen.

“Estamos pidiendo: no se metan en el vertedero de cenizas por tomarse una selfie”, escribió SGK en un cartel cercano al lugar.