Las imágenes que explican por qué muchos maestros de EEUU están en huelga

Los maestros de las escuelas públicas de Kentucky y Oklahoma se han lanzado a la huelga en demanda de mejores salarios –los profesores en esos estados son de los peores pagados en Estados Unidos– y mejores condiciones de trabajo. Han salido en masa a las calles de las capitales de esas entidades y con ello se han suspendido las clases sin que hasta el momento se sepa cuándo se reanudarán.

Los miles de maestros de Kentucky y Oklahoma han seguido los pasos de los de Virginia del Oeste, quienes tras una huelga de varios días lograron hace unas semanas un aumento salarial. Y es que los salarios de los docentes en esos estados son de los más bajos en el país y, a escala nacional, Estados Unidos en realidad no se encuentra entre los países desarrollados que mejor paga, en términos comparativos, a sus maestros de escuelas públicas.

Miles de maestros de escuelas públicas de Oklahoma se fueron a la huelga en demanda de mejores salarios y condiciones laborales. (AP)
Miles de maestros de escuelas públicas de Oklahoma se fueron a la huelga en demanda de mejores salarios y condiciones laborales. (AP)

Chile, por ejemplo, paga una proporción mayor (62%) a sus profesores de educación secundaria (high school) en comparación con lo que paga a otros profesionales de nivel educativo similar que Estados Unidos (61%). Eso no necesariamente significa que los maestros chilenos reciban más dinero que los maestros estadounidenses, pero sí que en términos relativos son mejor remunerados –y apreciados en ese sentido- en el contexto de su país.

En comparación, Francia y Nueva Zelanda pagan más a sus maestros que al general de los profesionales de nivel educativo similar, indicó el portal Quartz.

Dentro mismo de Estados Unidos hay considerables diferencias, pues los salarios de los maestros en Oklahoma y Kentucky están rezagados con respecto a los de otros estados, y los de Oklahoma (45.245 dólares anuales) son los terceros más bajos de Estados Unidos. La suma puede parecer elevada para los niveles de países latinoamericanos, pero en Estados Unidos esa cantidad resulta con frecuencia insuficiente para que un docente de escuela pública pueda mantener a su familia y dedicarse plenamente a sus estudiantes. Es frecuente que los maestros deban tener un segundo empleo para poder sostenerse.

Y muchos profesores, por añadidura, deben pagar de su dinero materiales escolares y libros, y en muchos casos sus limitados medios los obligan a utilizar útiles muy desgastados. Los profesores de Oklahoma, por ejemplo, han divulgado en redes sociales fotos que revelan el lastimoso estado en que se encuentran los libros y los pupitres que deben utilizar en sus salones de clase.

Un comentario a esas imágenes recogido por la televisora PBS apunta la magnitud del rezago y del deterioro de sus libros de texto en la escuela Heavener High, en Oklahoma: “estoy seguro que uno de los [libros] del medio es exactamente el que yo usé cuando iba en high school en Oklahoma… hace 30 años”.

Y muchas escuelas públicas en Estados Unidos, sobre todo en las zonas populares, enfrentan severos problemas de infraestructura y deterioro de sus instalaciones.

En ciertos casos, como se muestra en un video de Now This distribuido en Facebook, las condiciones en algunas escuelas públicas estadounidenses se asemejan a las carencias de planteles en países en vías de desarrollo.

En todo caso, los profesores en huelga en Oklahoma exigen un aumento de 10.000 dólares al año a los docentes, de 5.000 dólares al año al personal de apoyo, cafetería y limpieza y 200 millones de dólares para financiamiento educativo. Pero ese estado sólo les ha ofrecido vía una ley presupuestal recién aprobada 6.100 dólares al año de aumento a maestros, 1.250 dólares al año extra al personal de apoyo y 50 millones de gasto educativo, de acuerdo a CNN. La huelga allí, por el momento, no parece tener vías de solución.

En Kentucky el nivel salarial no es tan bajo como en Oklahoma, pero allí los maestros exigen también mayores recursos para la educación y además rechazan un cambio legal a su sistema de pensiones que no ampliará el ajuste que se hace a sus ingresos por el alza del costo de la vida y por ende los pone en riesgo de perder dinero en términos reales a causa de la inflación.

Virginia del Oeste, Oklahoma y Kentucky han visto movilizaciones masivas de maestros que exigen mejores condiciones. Y aunque en Estados Unidos hay una considerable disparidad al respecto, con escuelas públicas ricas en ciertas zonas y pobres en otras, a escala general los de esos estados no son los únicos profesores que enfrentan condiciones de trabajo inadecuadas y salarios insuficientes.

La calidad de la educación y el apoyo a sus maestros son, ciertamente, una de las más punzantes asignaturas pendientes en Estados Unidos.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.