Las grandes tecnológicas han perdido su estrella... probablemente para siempre

Los analistas bursátiles y gurús ya buscan a sus nuevas acciones favoritas

Las grande empresas tecnológicas, hasta hace muy poco las grandes favoritas de todos los inversores, están sufriendo, y parece que ese sufrimiento va para largo. (Foto: JUSTIN TALLIS/AFP via Getty Images)
Las grande empresas tecnológicas, hasta hace muy poco las grandes favoritas de todos los inversores, están sufriendo, y parece que ese sufrimiento va para largo. (Foto: JUSTIN TALLIS/AFP via Getty Images)

El goteo de despidos continua en empresas del sector tecnológico. Alphabet, matriz de Google, ha anunciado el mayor recorte de plantilla de su historia. La empresa va a eliminar 12,000 empleos, el 6% del total. En todo el mundo. En todas sus áreas de trabajo.

La empresa, dirigida por Sundar Pichai, ha hecho este anuncio en la misma semana en la que Amazon y Microsoft han empezado a cursar avisos de baja para un total de 28,000 trabajadores (10,000 de ellos del creador de Windows). Meta, la antigua Facebook, también ha rebajado fuertemente su plantilla. Entre 2022 y apenas semanas de 2023, los despidos en estas empresas que hasta hace menos de un año eran de fuerte crecimiento, suman ya más de 200,000, según Layoffs.fyi.

Son medidas que llegan cuando grandes nombres para los inversionistas hasta el año pasado han sufrido en 2022 fuertes pérdidas en los mercados.

El sector sigue “en un poco de resaca tras un periodo de aluvión de ingresos y evolución estelar [en Bolsa]", explica Sameer Samana, estratega global de Wells Fargo Investment Institute.

¿Volverán los gigantes tecnológicos a ser los que eran?

Teniendo en cuenta la actual situación económica ¿Cuánto va a durar la resaca? ¿Van a volver a ser los valores estrella que han sido hasta hace un año?

Probablemente no muy pronto.

Samana dice que la historia muestra cómo toma tiempo recuperar el terreno perdido, “solucionar el problema de las sobrevaloraciones y normalizar los beneficios”. Este analista recuerda que la historia muestra que es un proceso largo. El sector financiero no ha terminado de recuperar el ritmo tras la crisis financieras y al propio de tecnología que fue líder a finales de los noventa e inicios de los 2000 le tomó entre 10 y 15 años.

“No nos sorprendería si en el futuro tuvieran un crecimiento en línea con el mercado. Creemos que los que lo superen probablemente sean valores más cíclicos y áreas orientadas a recursos, como energía, industria, materiales, finanzas. No nos gustan todas esas áreas aún pero si nos encaminamos a una recesión podemos acceder a ellas de una forma barata”, explica este analista al barajar alternativas.

En opinión de Shawn Cruz, líder de estrategia en TD Ameritrade es difícil que haya una recuperación del mercado en su conjunto “si no se tiene también una fuerte recuperación en el sector de tecnología”. “No creo que tengan que liderar o arrastrar al mercado pero ciertamente necesitamos ver al sector participando si se quiere un rally amplio en la Bolsa”.

A la hora de hablar de este sector y los grandes nombres que superaron a los mercados – Apple, Meta, Alphabet, Netflix, Tesla, Amazon, entre otros…– Samana recuerda que son los que se consideran de consumo discrecional o no esencial y comunicación, “que van a tener un año duro”.

Y el motivo es que hay muchos vientos de cara para este sector.

Tras el boom de la pandemia, llega la época de moderación

En estos momentos y a pesar de las fuertes caídas, muchas de las grandes empresas del sector siguen sobrevaloradas. Es más, su perspectiva de ganancias es más débil debido a la situación económica en la que juegan tres fuerzas en contra, la posibilidad de una recesión, la inflación y las subidas de tasas para luchar contra esta.

Esta sobrevaloración afecta sobre todo a las empresas en el área más cercana al consumidor no solo porque suelen tener altos múltiplos sino porque además va a haber contracción este año, las tasas de interés — que afectan al consumo— se mantendrán altas y los beneficios se desacelerarán porque muchos de estos se concentraron en el momento del rally de la pandemia.

La digitalización de la vida y el trabajo durante los confinamientos y los meses que les siguieron (más ojos en Internet, más ventas de computadores, otros aparatos y software, más compra electrónica, etcétera) dispararon los beneficios que además se vieron ayudados por una política monetaria muy acomodaticia. Pero ahora esa fase se ha acabado. Reactivar y llegar a esa demanda no es fácil y menos en las actuales circunstancias económicas.

Las empresas confiaron en que la tendencia iniciada se mantendría pero no ha sido así. El fundador y consejero delegado de Meta, Mark Zuckerberg ha admitido que se pecó de optimismo. Ahora llega la época de la moderación y con ella los actuales recortes de costes y despidos tras largos meses de fuerte contratación por la idea de que se iba a mantener el fuerte crecimiento.

En estas empresas el crecimiento va a ser lento por un tiempo por lo que buscan mantener los gastos bajo control. Lo dijo el consejero delegado de Microsoft, Satya Nadella en Davos, hay que hacer más con menos.

Han perdido su 'estrella' y los inversores miran hacia otro lado

“A los inversores realmente les gustaban estas compañías y no solo porque tenían un fuerte crecimiento sino porque tenían muy frecuentemente muchos beneficios y este año estas dos cosas han tenido un impacto”, explica Cruz.

Algo que se incline a su favor es el fin de la política de Cero Covid en China, dice Cruz. “Va a ayudar a no solo a lidiar con algunos problemas de producción sino también atraerá a más consumidores al mercado para estas compañías”.

El analista de TD Ameritrade dice que lo importante va a ser la orientación de mercado. “Todo el mundo entiende que en el último trimestre [de 2022] el primero y quizá alguno más las cosas van a ser débiles pero creo que la atención se va a enfocar en lo que se espere para el resto del año y 2024”.

Y entonces otras estrellas pueden ascender y superar la evolución del mercado

“En una recuperación puede irles bien, pero a largo plazo, encontramos valores en áreas más baratas con mejores perspectiva de crecimiento”, explica Samana que menciona el sector de la energía en este sentido.

Muchas de las empresas del sector han tenido la ventaja de ser los primeros en sus mercados, Amazon en comercio electrónico, Facebook en medios sociales, Google en búsquedas, pero “hay muchas empresas que llegan ahora y que pueden ser vistas como una buena inversión por su potencial de crecimiento”, dice Cruz que en este sentido recomienda algo que ya están haciendo muchos de sus clientes: ser selectivos y buscar oportunidades en el sector.

“No se puede mirar los mismos nombres y decir que uno se siente bien con la inversión en tecnología, hay que mirar más por empresas nuevas con mucho crecimiento por delante”. Con respecto a las maduras, las primeras en el mercado, las mayores y populares, hay interés en ella cuando se llegan a niveles bajos de precio.

El camino que sugieren los analistas es diversificar en otros sectores, ser selectivos y estar atentos a otras tecnologías que no estén orientadas directamente al consumidor como las de software, ciberseguridad, energías renovables o salud.

También te puede interesar:

EN VIDEO | ¿Cómo invertirán las mujeres en 2023?