Petroleras podrían ver en un año los cambios que toman una década

Petroleras podrían ver en un año los cambios que toman una década

Cuando el sector está en declive, las recesiones aceleran las tendencias

Según una frase habitual que se ha convertido en sabiduría empresarial durante esta crisis pandémica, en un año se producirán cambios que suelen durar 10 años.

Los retornos de las empresas en esta situación son variados.

Por ejemplo, las acciones de Zoom (ZM), han aumentado mucho debido a que la gente hace muchas más videollamadas. Las acciones de Amazon (AMZN) y Netflix (NFLX) han tenido rendimientos por encima de lo habitual debido a la creciente demanda de entregas a domicilio y de entretenimiento en el hogar.

Pero no todos los cambios derivados de los decretos de confinamiento y las preocupaciones por la salud pública parecen seguir esta tendencia.

Por ejemplo, trabajar desde casa está bien durante un tiempo. De hecho, algunas empresas tecnológicas como Twitter (TWTR) darán a sus empleados la opción de trabajar desde casa de forma permanente. Sin embargo, otros líderes tecnológicos incluidos el director ejecutivo de Google (GOOGL), Sundar Pichai, se han mostrado escépticos respecto a la posibilidad de que en el futuro esta distribución de la fuerza laboral sea la regla en lugar de la excepción.

Y con la llegada del verano y las reaperturas estatales en Estados Unidos, vemos que los consumidores vuelven a ir a los restaurantes, a los casinos y a viajar. En las últimas semanas, las acciones de las aerolíneas, los casinos y los cruceros han experimentado un fuerte repunte, ya que los inversores ponen en duda la idea de que nuestro futuro posterior al COVID-19 no se va a parecer al pasado. Y esto ocurre a pesar de que el virus sigue propagándose a un ritmo más rápido en varios estados.

Pero para los sectores que ya están atravesando turbulencias, la pandemia del coronavirus parece ser un acelerador para generar un cambio permanente en la forma que lo predijeron los expertos.

Pocos sectores han entrado en la década de los 20 enfrentando una década de cambios transformadores como lo ha hecho el petrolero. Y la respuesta del sector a la pandemia ha sido rápida y a gran escala.

De acuerdo con Reuters, el lunes, BP (BP) dijo que despediría al 15 % de su plantilla, es decir 10 000 de sus 70 100 empleados.

Reuters dijo que el director ejecutivo de BP, Bernard Looney, explicó a su personal que “siempre estuvo entre sus planes hacer que BP fuera una empresa más austera, que se pueda mover con mayor agilidad y que realice menos emisiones de carbono”. Un portavoz de BP añadió que la pandemia ha “amplificado y acelerado” los planes de transición de BP, según Reuters.

Otras compañías energéticas como Chevron (CVX) y Royal Dutch Shell (RDS-A), por mencionar algunas, también han anunciado planes de reducción de sus plantillas.

En un informe del mes pasado, los estrategas de Goldman Sachs destacaron los comentarios hechos durante la videoconferencia de ganancias de Schlumberger (SLB) luego de que los analistas dijeran: “Hemos acelerado nuestro funcionamiento remoto y la automatización de algunas de nuestras operaciones. Durante el mes de marzo, en más del 60 %, 6-0, el 60 % de nuestras perforaciones… se usó tecnología remota”.

Porque, si bien el precio del petróleo ha tenido un repunte en las últimas seis semanas tras caer en territorio negativo en abril, un hito sin precedentes, el sector sigue enfrentando un futuro en el que habrá menor demanda de petróleo y en el que aumentarán los reclamos para reducir los impactos negativos sobre el clima.

La recuperación de acciones como las de Nikola (NKLA) y Tesla (TSLA) ‒aunque ciertamente es parte de la manía que se está extendiendo entre el segmento minorista del mercado‒ también puede dejar entrever un futuro en el que la transición a la energía limpia será una cuestión de hablar menos y hacer más.

Un futuro que, de hecho, puede llegar en un año generando cambios propios de una década en el sector petrolero.

Noticias relacionadas

Myles Udland