Las excentricidades del sultán díscolo que quiere que apedreen a los homosexuales

Sultán de Brunei, Hassanal Bolkiah, anunció la aplicación de las leyes de la sharia islámica a partir del 3 de abril de 2019  (AP Photo/Vincent Thian)

Decía mi abuela que el ejemplo comienza en casa. Pero el sultán de Brunei piensa todo lo contrario: puso en práctica un código penal extremo que incluye lapidar a homosexuales e infieles aunque él tiene una conducta displicente y un hijo gay.

La doble moral de uno de los hombres más ricos del mundo dejó a muchos con la boca abierta. Hassanal Bolkiah, de 72 años, ha disfrutado una vida de lujuria y excesos con una fortuna personal de unos 20.000 millones de dólares, como líder máximo del protectorado inglés enclavado en la zona norte de la Isla de Borneo, enorme región insular dividida políticamente entre Brunei, Malasia e Indonesia.

Una pareja de recién casados posa en la mezquitaSultan Omar Ali Saifuddin , en la localidad de Bandar Seri Begawan, Brunei.

El control del sultán sobre los 500 mil habitantes del estado de unos 5.700 km2 es absoluto. La enorme riqueza petrolera permite al líder pagar la educación, la salud y otros beneficios sociales a todos sus habitantes sin cobrar impuestos. Pero también es uno de los países donde los medios tienen menos libertad de expresión y que a partir de abril se regirá por la sharia islámica.

¿Qué es la sharia?

Para los musulmanes, la Sharia es el nombre del camino que lleva a la verdad. La mayoría de los creyentes la asumen como un código moral en el que basan su conducta de acuerdo con su interpretación del Corán. Pero cuando las estrictas leyes religiosas son adoptadas dentro del código penal de un país las consecuencias pueden ser nefastas.

En algunas zonas de Indonesia, país vecino a Brunei, también aplican la ley penal islámica.

Las ofensas Hadd (o Hudud en plural) son prohibiciones expresas consideradas delitos contra dios con castigos específicos: El robo es castigado con la amputación de una mano, las relaciones sexuales ilícitas son castigadas con la lapidación o 100 latigazos, hacer acusaciones sin pruebas sobre sexo ilícito tiene una pena de 80 latigazos, al igual que beber alcohol o consumir sustancias intoxicantes. La apostasía, o abandonar la religión, es castigada con la muerte o la desaparición.

Los excesos del sultán

Las extravagancias del Sultán incluye pagar hasta 25.000 dólares para pagar los gastos de transporte de su peluquero desde Gran Bretaña hasta Brunei, informó el diario británico The Sun.

Amante de las fiestas y la música occidental, el sultán habría pagado 10,1 millones de dólares a la cantante estadounidense Whitney Houston para cantar en la boda de su hija mayor, la princesa Resida.

Al cumplir 50 años en 1996, el líder musulmán pagó 25 millones de dólares a Michael Jackson por tres conciertos exclusivos para sus 6000 súbditos e invitados especiales. Cada uno de los invitados regresó a casa con una gruesa cadena de oro como recuerdo de la fiesta. Lo interesante de los relatos de los testigos es que la champaña abundó durante toda la semana, aunque el consumo de alcohol siempre ha estado prohibido por el Islam.

¿Sexo ilícito?

La poligamia es legal en Brunei, así que el Sultán no ha cometido ningún delito al mantener varias esposas a la vez. Se casó en 1965 con su primera Raja Astera Pungirán Ana Haga Salea y en 1982 contrajo segundas nupcias con la azafata Haga Marian, aunque mantuvo a Raja como princesa consorte. En 2003 se divorció de Haga y se casó con la presentadora de televisión Zarinas Mazar, con quien estuvo casado hasta el 2010. Sus cuatro esposas le dieron 12 hijos.

Pero lejos de sus esposas legales, el Sultán y su hermano, el príncipe Jefri eran conocidos por las orgías celebradas en sus harenes.

La estadounidense Jilliam Lauren escribió, en un su libro autobiográfico “Some Girls: My life in a Harem”, que cuando tenía 18 años fue reclutada para formar parte del harén de la familia real de Brunei. Dice haber sido una de las 40 mujeres que tenía el príncipe a su disposición y de sus invitados.

Fui testigo de que el Sultán bebía, cometía adulterio, no llevaba exactamente una vida de rectitud”, dijo Lauren a CNN en 2014.

El diario El Confidencial recordó que la ex Miss Estados Unidos Shannon Marketic demandó al sultán y su hermano por haber sido privada de libertad y sometida a abusos sexuales como parte de su harén privado luego de ser contratada como modelo para promocionar el país.

Por su parte, el bloguero Perez Hilton criticó la actitud del Sultán y lo llamó hipócrita.El hijo de ese tipo es una loca y ahora promulga una ley para lapidar a los gais”. Hilton hablaba del príncipe Azim, de 36 años, el tercero en la línea de sucesión de su padre. “Supongo que el sultán de Brunei no sabe que su hijo es un gran homo”.