Las excéntricas medidas de seguridad de Kim Jong-un: inodoro, cenicero y guardaespaldas de su misma estatura

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, no ha escatimado en despliegue de seguridad a su llegada a Singapur para la cumbre con Donald Trump.

Se trata del viaje más largo que haya hecho jamás alguno de los miembros de la dinastía Kim, y su más joven representante ha tomado todo tipo de precauciones.

Algunas son más o menos comunes: se sabe que Kim envió varios aviones “señuelo” antes de llegar en el suyo propio a la ciudad estado, una medida dirigida a evitar un posible intento de derribo.

El líder norcoreano, Kim Jong-un (c) camina junto a su comitiva durante una visita al puente Jubilee en la Esplanada de Singapur, hoy, 11 de junio del 2018. El presidente estadounidense, Donald Trump, y Kim Jong-un se reunirán a solas durante un tiempo al comienzo de su cumbre de mañana martes en Singapur, informó hoy la Casa Blanca. EFE/ Lynn Bo Bo

También es conocido que lleva su propia comida, en camiones frigoríficos fuertemente custodiados por sus propias fuerzas.

Hasta ahí nada demasiado novedoso.

Lo inusual es que Kim y su comitiva empaquen para sus viajes un inodoro. Sí, un inodoro. Al menos eso hizo para la cumbre con su homólogo surcoreano Moon Jae-in en la aldea fronteriza de Panmunjom en abril.

The Chosunilbo, uno de los periódicos más importantes de Corea del Sur, publicó que la medida estaba dirigida a “impedir que los buzos de alcantarillado tengan acceso a las heces fecales del líder supremo”.

En realidad se trata de algo muy bien pensado, puesto que las heces fecales proporcionan claves sobre la alimentación y la salud de los seres humanos.

El líder norcoreano, Kim Jong-un (c), sale del hotel Marina Bay Sands durante su visita al centro de Singapur hoy, 11 de junio del 2018. El presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se reunirán a solas durante un tiempo al comienzo de su cumbre de mañana martes en Singapur, informó hoy la Casa Blanca. EFE/ Mast Irham

Y ese tipo de espionaje literalmente sucio se ha hecho antes. En 2016, el exagente soviético Igor Atamanenko dijo que mientras investigaba en los archivos de los servicios secretos rusos encontró evidencia de que la policía secreta en 1940 bajo el mando de Joseph Stalin analizó excrementos de líderes extranjeros, incluido el chino Mao Zedong, como parte de su esfuerzo para crear retratos psicológicos.

Otras excentricidades de Kim incluyen usar sus propios bolígrafos, lápices y cenicero -nuevamente, debido a temores de ser espiado- y como tal en la reunión de Panmunjom su equipo limpió todo lo que tocó para no dejar ni siquiera una huella digital, según la revista New Yorker.

Pero aunque todas esas medidas de seguridad han trascendido a la prensa, ninguna es más visible y llamativa que los ya famosos guardaespaldas de Kim, quienes corren incluso a la par de su limusina.

Los que corren junto y aquellos que caminan cerca de él pertenecen a la Oficina Central del Partido #6, conocida como la Oficina Principal de Ayudantes, según un reporte de BBC.

(Korea Summit Press Pool via AP, File)

Son seleccionados de los reclutas del Ejército Popular de Corea (KPA) y deben ser aproximadamente de la misma altura que el líder supremo, sin impedimentos visuales.

Se les exige gran aptitud para destrezas tales como la puntería (disparar un arma de fuego) y las artes marciales.

Como es de esperar, cada candidato es sometido a una rigurosa investigación de antecedentes en su familia, que se remonta a dos generaciones. Muchos miembros del personal de la Oficina Principal de Ayudantes están relacionados con la familia Kim o con otras familias elitistas de Corea del Norte.

Reciben un fuerte entrenamiento, al igual que las fuerzas especiales del país.

Por lo general los guardaespaldas forman un anillo alrededor de Kim con el perímetro protector que tiene una vista de 360 ​​grados tanto de las personas que están cerca de él como de la ubicación. De tres a cinco caminan delante de Kim, incluido el director de la Oficina Principal de Ayudantes.

Junto a él hay entre cuatro y seis guardaespaldas, y dos o tres a su derecha e izquierda. En la parte trasera hay otros cuatro o cinco guardaespaldas.

Ellos son algunos de los únicos ciudadanos de Corea del Norte autorizados a portar armas de fuego cargadas junto al líder de su país, generalmente una pistola semiautomática y un arma de reserva.