Comienzan comicios presidenciales de Francia en el exterior

Por THOMAS ADAMSON
Trabajadores preparan casetas de votación en un centro de votación en Lyon, en el centro de Francia, el sábado 22 de abril del 2017. Un día antes que en el territorio continental, centros de votación en territorios franceses de ultramar abrieron el sábado 22 de abril del 2017 para la impredecible elección presidencial del país que tiene 11 candidatos. (AP Foto/Laurent Cipriani)

PARÍS (AP) — La votación adelantada para los comicios de mayor suspenso en generaciones en Francia comenzó el sábado en el exterior, y los 11 candidatos presidenciales interrumpieron sus campañas como lo marca la ley para permitir un periodo de reflexión entre los electores.

Las encuestas apuntan a una reñida contienda entre los cuatro contrincantes que buscarán disputar la segunda ronda presidencial prevista para el 7 de mayo en la que se decidirá quién será el próximo jefe de Estado del país.

Sin embargo, los sondeos muestran que los indecisos, que representan a uno de cada tres electores franceses, serán determinantes para el resultado.

La votación adelantada se efectuó en los territorios franceses de ultramar un día antes de que los comicios tengan lugar en el territorio continental de Francia. El desempleo de 10%, la economía deslucida y los problemas de seguridad en el país encabezan las preocupaciones de los electores.

Las campañas políticas quedaron prohibidas desde la medianoche del viernes hasta el cierre de los centros de votación el domingo a las 8 de la noche.

Según las encuestas, la nacionalista de extrema derecha Marine Le Pen y Emmanuel Macron, independiente de centro y exministro de Economía, encabezan las preferencias electorales.

Sin embargo, el conservador François Fillon, exprimer ministro cuya campaña trastabilló inicialmente debido a las acusaciones de corrupción de que su esposa cobraba como colaboradora suya sin serlo, parecía acortar distancias con los punteros, al igual que el candidato de extrema izquierda Jean-Luc Melenchon.

El gobierno reforzó la seguridad con la movilización de más de 50.000 policías y gendarmes para la protección de 70.000 centros de votación. Unos 7.000 soldados también efectuaban patrullajes.

La seguridad es un tema prominente tras la oleada de ataques extremistas en suelo francés, entre ellos el de un hombre armado que mató a tiros a un policía el jueves en la noche en París antes de ser muerto por las fuerzas de seguridad. El atacante portaba una nota en la que exaltaba al grupo Estado Islámico.

Los electores depositaron sus votos en San Pedro y Miquelón, territorios franceses en el océano Atlántico; en la Guyana Francesa en Sudamérica, así como en Guadalupe en el Caribe y en otras latitudes. Los franceses en el extranjero también pudieron votar el sábado en las embajadas francesas.

La intensa campaña política de las últimas semanas paró abruptamente después del ataque a tiros escenificado por Karim Cheurfi, de 39 años, en la avenida de los Campos Elíseos.

Tres personas relacionadas con el atacante continuaban detenidas, dijo el sábado Agnes Thibault-Lecuivre, de la fiscalía de París.

Le Pen y Fillon cancelaron sus actos políticos del viernes por razones de seguridad. Macron hizo lo mismo, pero señaló que sus contrincantes intentaban aprovechar el ataque con sus discursos contra la inmigración y acerca de la necesidad de endurecer la seguridad.

En un indicio de la tensión que prevalece en el país, un hombre que sostenía un cuchillo en una mano causó el sábado pánico en la estación ferroviaria Gare du Nord en París. El sujeto fue arrestado y no hubo heridos.

___

David Keyton, Nadine Achoui-Lesage, Raphael Satter y Angela Charlton contribuyeron a este despacho desde París.